6

Among the Sleep

Among-the-Sleep

Hoy toca hablar de otro de esos proyectos que se financian a través de Kickstarter y que sirven para que videojuegos independientes vean la luz sin un gran nombre detrás que ponga la pasta y las ganas de quedarse con tu retoño. Y hablando de retoños va el tema, porque hoy hablamos de Among the Sleep, un juego la mar de bizarro de los vikingos Krillbite Studios que nos pone en la piel de un adorable bebé y su inseparable osito de peluche Teddy (original de cojones).  ¿Y por qué es una bizarrada? Pues porque se trata de un juego de supervivencia en primera persona donde nuestro osito de peluche hace la función de linterna en las zonas más penumbrosas. No sabemos muy bien cuál es el objetivo, el caso es que la oscuridad, los sustos, gritos y los puzles nos acompañarán durante toda esta oscura y escueta aventura.

¿Cómo te sentirías si tienes dos míseros años y de pronto tu fase rem se ve alterada para viajar a un oscuro y tétrico mundo? Pues harías lo que hace todo buen niño de mamá, buscar a tus padres, llorando y asustado. Prepárate para armarte de valor, oso de peluche en brazos, y buscar a tu mamá en esta nueva propuesta noruega llamada Among the Sleep, un título que tras terminarlo no dejará a nadie indiferente.

Juega como un niño de dos años

Hoy es nuestro aniversario y cumplimos nuestros dos primeros años de vida. Como todo buen niño, tenemos que echar la siesta tras la comida y, como niño de rigor que somos, toca jugar cuando no toca jugar. Es en este momento, cuando comenzamos a hacernos con los controles de la criatura en Among the Sleep. Básicamente usamos los gatillos para hacer drag’n drop de absolutamente todo, desde juguetes, cajones, puestas, pelotas de goma, etc. Con el botón R1 agarramos objetos y con el botón L1 los lanzamos. Si un niño de 2 años puede lanzar una pelota, el juego podrá lanzar una pelota, si el objeto en cuestión pesa más de la cuenta, la física hará el resto.

Among-the-Sleep

Pronto descubriremos que tenemos dos botones de acción más, el de gatear (el cual nos otorga una gran velocidad de movimiento) y el de acción, que hará que subamos a zonas más altas como sillas, camas, sofás, etc… También tenemos un botón de correr y que si pulsamos demasiado tiempo, nuestro pequeño protagonista se irá de bruces al suelo, como es lógico en un crio de su edad. La primera zona del juego nos ofrece un pequeño tutorial con los comandos básicos, donde tenemos que encontrar a Teddy y meternos en el armario para descubrir unas extrañas manchas en el suelo que a priori, parece sangre seca. Ya hemos jugado suficiente, es hora de dormir, mamá lo sabe y así comienza nuestra aventura, en mitad de un profundo y reconciliador sueño.

Oscuridad y pequeños dolores de cabeza

Al principio el juego huele a pañal cagado, para ser sinceros. Pero a medida que nos vamos adentrando en el mundo oscuro y más propio de una pesadilla, Among the Sleep empieza a cobrar algo de interés pues se ofrecen una serie de retos a modo de puzles que irán desbloqueando memorias, que en realidad no son más que nuevos niveles a superar. En total existe un total de cinco “capítulos” que nos llevarán al esperado final de la aventura, un final que a mí, personalmente, me ha parecido muy crudo aunque no más lejos de la realidad. Cada uno de estos mundos o recuerdos, se activan al final de cada uno de los niveles, cuando encontramos una silueta de nuestra madre sujetando un objeto que es importante para nosotros, casi siempre un juguete que apreciamos mucho.

Among-the-Sleep

Pero el verdadero motivo de terminar esta “criaturada” de aventura es la historia que existe detrás de esos puzles, de porqué nos adentramos en un mundo cada vez más tétrico y decadente; y lo más importante, porque tiene que vivir un niño de dos años una experiencia tan aterradora como esa. Para colmo, el juego cuenta con un enemigo, una silueta femenina que tiene una pinta terrible y que grita aún peor. En muchos niveles tendremos incluso que escapar de ella o escondernos para salir de su campo de visión y evitar así que nos atrape. El origen de esta criatura es todo un misterio pero parece que guarda algún tipo de relación con el mundo real en el que vivimos.

El juego nos ofrece una mezcla de plataformas y puzles donde tenemos que conseguir un número determinado de objetos que nos permita avanzar en nuestra misión. Tengo que decir que los puzles que nos ofrece el juego son (y deben de ser) rompecabezas adaptados a un niño de dos años, casi todo son juguetes de desarrollo cognitivo (formas y colores básicamente) así que no os debe de sorprender en absoluto que Among the Sleep sea un juego para niños grandes. No es que el reto sea demasiado exigente, pero el título tiene talento y lo demuestra en los escenarios, todos ellos bien detallados y ambientados como debe ser. Será necesario en más de una ocasión apretar a Teddy contra nuestro pecho para que su luz interior impregne los decrépitos escenarios, eso sí, con una luz suave y muy sutil.

Among-the-Sleep

Para darle un poco más de rejugabilidad al título, Krillbite Studios ha repartido por todos los escenarios del juego una serie de dibujos pintados por el protagonista con el fin de volver a la aventura, como mínimo, una vez más y conseguirlo absolutamente todo. No es que sea demasiado complicado sacarlos todos, pero sí que nos obliga a explorarlo todo; y eso implica abrir absolutamente todos los cajones o tirar al suelo todos los juguetes, quizás te lleves una sorpresa y haciendo eso salta algún trofeo.

Conclusión

La primera media hora de Among the Sleep fue un desastre. Controles confusos, apartado gráfico más regulero que aceptable… La primera sensación no fue buena, nada buena. El juego en sí era bastante poco explicativo, pero no mucho tiempo más tarde, un giro cruel e inesperado hace que todo cambie y se despertó el interés por poner el fin de esta nueva y oscura locura que se presentaba ante un pobre bebé de 24 míseros meses de vida. A partir de ese momento, el juego comenzó a fluir solo, sin necesidad de granes florituras pero sí de una ambientación que atrapaba, y mucho. Among the Sleep se convirtió en un “paseo” de lo más tenso y aterrador por los distintos escenarios que se presentan, recolectando piezas de juguetes que nos permitía avanzar para desengranar el quid de la cuestión.

Una vez terminada esta temprana aventura, la sorpresa es mayúscula y mucho más aterradora que la ficción que acabamos de superar. Among the Sleep es un juego atrevido en ese aspecto, muy valiente. Aunque no cuenta los detalles más escabrosos de lo que ocurre al final (o de porqué se llega a eso; creo que tampoco nos interesaría) nos hace recapacitar cual es el grado que puede afectar a una criatura de tan solo dos años nuestros propios problemas para que forme en su cabeza una pesadilla como la que acabamos de superar, con fantasma incluido. Sin duda, el final me ha tocado, más como padre de una criatura que como jugador y me enternece ver que, a pesar de todo, ellos solo hacen que querer y amar sin condiciones.

Nos consolamos con:

  • Ambientación extraordinaria
  • Original, sin duda, vivir una aventura siendo un crio de dos años es sin duda original
  • El final, pese a ser la puta peor cosa
  • Poca o nula rejugabilidad

Nos desconsolamos con:

  • A nivel técnico deja algo que desear para ser relanzado en PS4
  • múltiples errores de clipping
  • La mitad de nuestras acciones con el entorno no valen para absolutamente nada

Ficha

  • Desarrollo: Krillbite Studios
  • Distribución: Krillbite Studios
  • Lanzamiento: 10/12/2015
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 19,95€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *