8

Aegis Defenders

Aegis Defenders

Un género que se ha mezclado bastante con otros tantos es el del Tower Defense. Al fin y al cabo, en casi todos los juegos hemos tenido algún tipo de misión de defender un objetivo, de modo que es un género bastante propicio a ello. Hemos tenido shooters en primera o tercera persona, o directamente títulos de estrategia, especialmente en dispositivos móviles. Sin embargo, Aegis Defenders nos propone un pequeño giro: mezclar plataformas en 2D con la defensa.

Esta propuesta ha sido tan interesante que ha llamado la atención de Humble Bundle, al ser uno de los primeros juegos que está distribuyendo directamente la popular compañía. ¿Será esta una combinación ganadora, o una de la que hay que defenderse?

Lo primero que me llamó la atención de este Aegis Defenders es el fuerte trasfondo narrativo de toda la aventura que nos aguarda, al no ser la trama una mera excusa para salir a cada nivel a defender X, sino haber un universo bastante interesante. En esencia, aparecieron unos seres conocidos como Deathless (“los que no mueren” traducido de una forma muy directa), lo que hizo que se consideraran como dioses, creando tribus diferentes en función de a qué Deathless se adoraba, o incluso cómo se adoraba. Como os podréis imaginar, algo pasó en el mundo para que este ecosistema cambie, al aparecer un Imperio bastante autoritario y peligroso.

Aegis Defenders

Nosotros seguimos principalmente a Clu y a su abuelo, dos “Ruinhunters” (“Cazadores de tesoros” en esencia), que se terminan topando con el Aegis, un arma increíblemente poderosa que no debe caer en malas manos bajo ningún concepto. Así iremos conociendo a diversos personajes mientras exploramos el mundo en busca de la fuente de energía del Aegis, al mismo tiempo que evitamos el Imperio ponga sus zarpas en ellas.

A medida que vayamos completando cada uno de los 18 niveles, iremos sabiendo más de los protagonistas por los divertidos diálogos que tienen entre sí, además del mundo por medio de unas escenas animadas sencillitas pero efectivas. Por tanto, todo el argumento de Aegis Defenders, pese a no ser algo revolucionario, logra enganchar, que es mucho más de lo que me esperaba inicialmente. Es una pena que el juego nos llegue completamente en inglés,

Entrando a nivel de mecánicas, la mezcla entre plataformas y tower defense se debe a cómo están estructurados los niveles. Básicamente, todos tienen dos partes muy bien diferenciadas: una inicial de exploración y plataformas, y luego una conclusión de defender un objetivo a oleadas cada vez más duras (y numerosas) de enemigos. Hay fases en las que se potencia más una parte u otra, y hasta hay alguna ocasión en la que se mezclan de forma espectacular, al hacernos defender un objetivo que está en movimiento por un nivel lleno de plataformas y trampas de diferente índole.

Aegis Defenders

Estemos en la fase en la que estemos, siempre habrá que tener en cuenta a todos los personajes que estén en nuestro grupo en ese momento, ya que podrá haber hasta 4 protagonistas en la misma fase. Cada personaje tiene sus habilidades propias, como por ejemplo Clu, que es la atacante al poder disparar con su rifle o arco, mientras que su abuelo es más defensor, encargado además de reparar los objetos que hayamos fabricado.

A su vez, cada protagonista de Aegis Defenders tiene asociado un color, lo cual afecta al combate y a la exploración. Por un lado, siempre haremos tres veces más daño de lo normal si atacamos a un enemigo con el mismo color, algo muy a tener en cuenta sobre todo en las fases de defensa. Luego están las puertas a las que sólo podrán entrar los personajes de su mismo color, obligando a veces a separar a los protagonistas para ir activando mecanismos que permitan progresar a todo el grupo más adelante.

En todo momento podremos cambiar entre los personajes de nuestro grupo. Los que no controlemos nos podrán seguir sin hacer nada (estarán algo transparentes), pero en cualquier momento los podemos dejar parados en un sitio, para que se mantengan sobre un interruptor de presión o hagan alguna acción automática, como atacar a lo que tengan delante o reparar el objeto que esté a nuestro lado. Todo tiene que estar en el rango de donde lo hayamos colocado, ya que la IA no se mueve en absoluto. Por tanto, si jugamos en multijugador local con un amigo, se pueden hacer muchas más acciones simultáneas que si jugamos en solitario. En este sentido, la pantalla dinámica funciona realmente bien (en la línea de los juegos de LEGO), y hasta se activa cuando jugamos en solitario, al mostrarnos a los personajes o enemigos que no están en nuestro campo de visión directo, para así tener los en cuenta.

Aegis Defenders

Junto a las habilidades de cada personaje, también son fundamentales los objetos que pueden construir. Para ello hay que conseguir materiales, habiendo uno para cada personaje en concreto. Cada personaje tiene algún objeto básico a construir, como un bloque de defensa del abuelo de Clu, una hoguera para incendiar los proyectiles por medio de Raiik, o la bomba de Clu. Si a estos objetos básicos le sumamos otro elemento, podemos fabricar otros objetos ofensivos, como torretas básicas juntando dos bloques amarillos, o pinchos juntando dos azules. Los ataques de dichos objetos son del mismo color del personaje, pero si juntamos materiales de diferentes personajes, podremos realizar torretas u objetos defensivos que difieren algo de los objetos básicos, además de juntar los colores de los dos materiales empleados.

Todo esto se tiene en cuenta para las fases de defensa principalmente, pero también en las zonas de exploración, ya que hay momentos en los que es necesario aprovechar las habilidades de un personaje en concreto, o directamente algún objeto en particular.

Las mecánicas de Aegis Defenders son realmente sólidas, y se benefician de un diseño de niveles bastante bueno. Las partes de exploración y plataformas no son nada del otro mundo, sobre todo si hemos jugado a bastantes títulos del género. Las de las zonas de defensa tampoco es lo más rompedor del mundo, pero funcionan, al ofrecer algo único en cada nivel.

Aegis Defenders

Puede haber un nivel en el que las zonas de las que salen los bichos estén completamente libres, para luego encontrarnos con un nivel en el que hay muchas zonas con una especie de hierba (debris) en la que no podemos construir, lo que limita nuestras opciones tácticas. Incluso a veces el escenario aprovecha elementos propios de ese mundo, como ascensores, de modo que podemos mover las defensas construidas en dicha zona para mover las defensas de un nivel a otro en función de donde sean necesarias; o una especie de burbujas que hacen flotar a nuestros personajes y a los enemigos. Todo esto hace que cada fase y cada mundo de Aegis Defenders ofrezca algo ligeramente diferente, para que no se haga repetitivo.

A medida que progresemos, iremos desbloqueando mejoras para los personajes, ya sean aumentar sus armas, la vida, su ataque o incluso el número de puntos de vida de la base que tengamos que defender. Al ir aumentando poco a poco los personajes que tenemos para usar (lo que amplia las mezclas de objetos), siempre tendremos algo nuevo para hacer, lo cual me parece genial.

Otro toque que me ha gustado son los cameos de Shovel Knight y Derpl Zork de Awesomenauts, que no desentonan demasiado y ofrecen un buen cambio de rutina, además de recompensas que merecen la pena. Así que, con todo, tenemos un juego que funciona la mar de bien, y tiene una curva de dificultad bastante buena para que en todo momento nos enfrentemos a un desafío aceptable, pero que sean intensas las partidas.

Aegis Defenders

Aun así, no todo es perfecto, y cuando ya tenemos a todos los personajes, puede llegar a abrumar el hacer absolutamente todo por nosotros mismos. Es en estos casos donde se agradece bastante el tener a un amigo para que nos ayude (en Switch poder usar un Joy-Con cada uno ayuda muchísimo), y habría estado mejor contar con algún sistema de órdenes básico para nuestros aliados. Y cómo no, un online para el multijugador estaría de lujo para coordinarnos con nuestros amigos sin necesidad de estar en local jugando.

Dentro de lo técnico, el pixel art es bastante bueno, ofreciendo personajes con bastantes animaciones, retratos detallados para mostrar a los personajes en los diálogos, y sobre todo, escenarios preciosos y variados. Además, es una delicia ver cómo interactuamos con el entorno, como ver cómo se mueve el césped al interactuar con él. El diseño de los enemigos de Aegis Defenders también es muy claro, al poder ver de un vistazo el color al que son vulnerables, si tienen partes destructibles que defienden su cuerpo como tal, etc. Esto ayuda mucho para tomar decisiones rápidas en las fases de defensa, donde tenemos que actuar rápidamente si no queremos vernos abrumados por decenas de enemigos. Eso sí, en la versión de Switch he notado momentos muy puntuales en los que había ciertas ralentizaciones, cuando había muchos enemigos y efectos de partículas en pantalla.

El sonido tampoco se queda atrás, al contar con una banda sonora que acompaña muy bien, y nos pone en situación para sentir la presión en las fases de defensa. No es que sea memorable ni mucho menos, pero funciona. Es una pena que no haya muchas voces, más allá de pequeñas frases aquí y allá, ya que eso potenciaría mucho la narrativa.

Aegis Defenders

Conclusión

La combinación de plataformas y tower defense resulta ser muy exitosa en Aegis Defenders, al ofrecer unas mecánicas sencillas, pero que gracias al uso de varios personajes y un sencillo sistema de construcción, las fases de exploración y de defensa funcionan francamente bien. Si a este buen funcionamiento le sumamos un apartado técnico bastante bueno (sobre todo en lo visual) y una historia más o menos interesante, tenemos un indie la mar de entretenido de principio a fin, ya sea en solitario o con amigos.

Es cierto que algunas cosas se podrían haber pulido algo más, como dar la opción de dar órdenes a los compañeros que no controlemos en ese momento, pero se trata en general de una propuesta que enganchará sin remedio a los fans de cualquiera de los dos géneros.

8

Nos consolamos con:

  • Combinación de géneros que logra funcionar muy bien
  • Bastante variedad de situaciones, tanto a la hora de explorar como de defender
  • Historia atractiva
  • Pixel-art muy trabajado. El juego entra por los ojos

Nos desconsolamos con:

  • Se echa en falta una IA aliada, sobre todo al jugar en solitario. Puede llegar a abrumar un poco al tener que gestionar a los 4 personajes por separado
  • No hay cooperativo online
  • Completamente en inglés

Ficha

  • Desarrollo: Guts Department
  • Distribución: Humble Bundle
  • Lanzamiento: 08/02/2018
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: 19,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *