8

A Fisherman’s Tale

A Fisherman's Tale

Aunque durante Gamescom no pude probar muchos juegos de VR, los que sí probé me gustaron mucho. Uno de ellos fue A Fisherman’s Tale, el nuevo juego de Arte Francia, InnerspaceVertigo Games, donde el tema de las perspectivas me reventó literalmente la cabeza durante la feria alemana. Tras finalizar su desarrollo, es la hora de comprobar si la historia de este pequeño pescador está a la altura de las expectativas.

La premisa es bastante sencilla: somos una marioneta de un pescador que vive en su faro tranquilamente, llevando una rutina diaria muy clara: lavarse los dientes, trabajar en su maqueta, observar el mar desde la ventana y ordenar sus cosas. Sin embargo, un día se despierta y hay algo raro: desde la radio avisan de una gran tormenta que se acerca, por lo que debe subir a lo alto del faro para poder encender el faro y ayudar a los posibles marineros que estén en alta mar. Sin embargo, nada es lo que parece, al estar atrapado en la sala de estar, con las ventanas tapiadas y la puerta cerrada. Al abrir la ventana, descubre que el mar no está fuera, sino una versión de sí mismo más grande. Éste es el principal gancho de A Fisherman’s Tale, al tener la acción dentro de una maqueta que está dentro de una maqueta que está dentro de una maqueta, y así hasta el infinito, estando relacionado lo que ocurre entre la maqueta y las demás versiones del faro.

Esta premisa es increíble, e incluso sabiendo lo que iba a encontrarme en el primer capítulo cuando quitaba el tejado de la maqueta, seguía quedándome con la boca abierta. Es un juego de perspectivas que no he visto antes den VR, y funciona de lujo, ya que es algo muy vistoso que se usa directamente para progresar en los puzzles. Porque sí, A Fisherman’s Tale es un título de puzzles, pero con un fuerte énfasis en la narrativa.

A Fisherman's Tale

De hecho, la historia está contada como si fuera un cuento, con un narrador contándonos lo que ocurre en casi todo momento, cambiando de voz cuando hace como si nuestro personaje hablara, además de varios personajes bastante variopintos que nos encontraremos a lo largo de nuestra travesía a lo alto del faro. Todos los actores de doblaje hacen un trabajo estupendo, y el ritmo de la historia es genial para que vayamos desengranando los misterios de este faro y del pescador. Por desgracia, uno de los principales problemas de A Fisherman’s Tale viene por esta narrativa, ya que el juego solo se puede disfrutar en inglés, francés o alemán. Nada de español ni de subtítulos en estos idiomas, por lo que si no los entendemos de oído, no sabremos qué nos cuentan en este bonito cuento, y mucho menos sabremos qué hacer para poder ir progresando en el juego. Sé que es una pega bastante típica en los juegos de VR, pero siempre hay que destacarlo, ya que en la Realidad Virtual, cuando más inmersión se está buscando, te puede sacar del juego no entender absolutamente nada.

A la hora de jugar a A Fisherman’s Tale necesitamos dos PS Move, y las opciones de control son nulas. Solo podemos movernos mediante teletransporte, y con giros mediante grados. Antes de que muchos os llevéis las manos a la cabeza (yo también prefiero el movimiento libre), dado que estamos ante un título de puzzles pausado, no supone un gran problema, y así se ayuda a que todos puedan disfrutar del juego sin temor a los dichosos mareos. Siempre es bueno tener más opciones, pero en este caso, no es algo muy grave.

Lo que sí llama más la atención es cómo podemos coger las cosas. Como no siempre podemos jugar con mucho espacio, o directamente el tracking de PSVR puede jugarnos una mala pasada, los desarrolladores permiten que estiremos nuestra mano (casi como si fuéramos el Inspector Gadget), para así poder coger los objetos lejanos a los que no podemos llegar de otra forma. Es algo inteligente, pero por algún motivo, cuando un objeto toca una pared o algún otro elemento, sus físicas se vuelven raras. Es algo divertido de ver, pero me ha pasado alguna vez en la que de repente, un objeto ha saldo volando de mis manos por tocar otro objeto. No es algo grave, pero sí que choca un poco, cuando otros juegos en los que interactuamos con el escenario funcionan bastante mejor. De nuevo, no es algo grave, pero nunca está de más comentarlo.

A Fisherman's Tale

Hasta aquí lo negativo que tengo para decir de  A Fisherman’s Tale, ya que pese a que estamos ante un juego de puzzles sencillo (hasta podemos dejar que nos den pistas cada X tiempo si nos hemos atascado), la forma de plantearlos me ha parecido brillante. Absolutamente todo gira en torno a la relación que tenemos entre nuestro mundo y el de la maqueta. Lo que ocurre en la maqueta se replica en nuestro mundo, lo cual se puede usar para todo tipo de soluciones. ¿Necesitamos mover algo demasiado pesado para nosotros? Pues movemos su réplica en la maqueta, momento en el que veremos nuestra mano gigante en el mundo «real» mover dicho objeto. ¿Que necesitamos la versión pequeña de un objeto? Pues cogemos el de la maqueta. Y así constantemente.

No quiero comentar puzzles en concreto, ya que la gracia de toda la propuesta está descubrir por nosotros la relación entre ambos mundos, pero diré que hay rompecabezas muy ingeniosos, y que nos dejan con una buena sonrisa en la cara al darnos cuenta de la solución. Todo es bastante lógico dentro de la locura en la que estamos, por lo que al ver cómo en cada uno de los 4 capítulos del juego nos introducen alguna nueva forma de interactuar con el mundo, uno no puede parar de felicitar a Innerspace VRVertigo Games por lo bien que está todo planteado. Incluso podemos buscar varias perlas por el mundo a modo de coleccionables, lo que nos anima a explorar cada estancia hasta el más mínimo rincón.

Pese a lo mucho que he disfrutado el juego, hay un último aspecto que puede decepcionar a más de uno: su duración. En aproximadamente un par de horas habremos completado los 4 capítulos de A Fisherman’s Tale (junto con su prólogo y epílogo), por lo que estamos ante una aventura bastante breve. A su favor, diré que esto permite que el ritmo no decaiga en ningún momento con rompecabezas que son puro relleno o momentos narrativos poco interesantes, pero claro, si se está buscando una aventura más duradera, aquí no se va a encontrar.

A Fisherman's Tale

A nivel visual, el equipo ha hecho un gran trabajo, ofreciendo un estilo visual muy propio de un mundo de marionetas, para que el pescador destaque muy bien, sobre todo cuando nos vemos en versión gigante o pequeña a través de la maqueta. Al estar siempre en escenarios más o menos pequeños, podemos disfrutar de un nivel de detalle muy elevado, lo cual es fantástico, ya que podemos interactuar con prácticamente todo, salvo que esté anclado al suelo, claro. Sí, esto puede dar lugar a momentos bastante delirantes, sobre todo si, por ejemplo, cogemos un objeto grande de la maqueta y lo movemos por la misma, afectando así a nuestro mundo, dejando que todo salga por los aires. Otro punto importante de los gráficos es la nitidez que ofrece A Fisherman’s Tale, probablemente de nuevo por estar en mapas más o menos pequeños, pero siempre es de agradecer que no tengamos dientes de sierra por todos lados.

En cuanto al sonido, pocas pegas se le pueden poner al juego. Como comentaba más arriba, los actores de doblaje hacen un trabajo impecable para vendernos esa sensación de estar en un cuento o una fábula, al menos en inglés, que es como he jugado, ya que mi francés y alemán brillan por su ausencia. La música también refuerza esta estética de cuenta, creando así un conjunto técnico muy vistoso y placentero para nuestros oídos.

A Fisherman's Tale

Conclusión

Empezamos ya fuerte con la Realidad Virtual este 2019, ya que A Fisherman’s Tale es un título excelente para los que quieran disfrutar de un juego de puzzles con una fuerte narrativa. El tema de la perspectiva con lo de la maqueta dentro de una maqueta es increíble, algo que impresiona mucho a nivel visual, al igual que en la forma de plantear los rompecabezas. Hay puzzles realmente ingeniosos, que gracias a la forma de presentar la lógica de este mundo (¿o es un mundo de otro mundo?), todo tiene sentido, lo que nos permite progresar a un ritmo adecuado sin ninguna barrera artificial ni nada por el estilo.

La narrativa también está francamente bien, logrando una estética de cuento fantástica, con varios momentos sencillamente increíbles en esta aventura del pequeño pescador-marioneta. ¿Es todo perfecto? Ni mucho menos, ya que el tema del idioma es algo que echará para atrás a muchos usuarios, al igual que su escasa duración. El control, aunque es bueno, no presenta opciones para el usuario, por lo que si detestáis el teletransporte y el giro por grados, aquí estáis de mala suerte. Aun así, son pegas que creo que se pueden pasar por alto cuando el conjunto es tan rematadamente bueno, original, y te reviente la cabeza casi de forma constante. Así que, a poco que os gusten los juegos de puzzles, A Fisherman’s Tale os dará una fantástica experiencia que se os quedará grabada en el cerebro durante bastante tiempo.

8

Nos consolamos con:

  • Narrativa bastante buena, haciendo que todo parezca un cuento entre el narrador y los variopintos personajes
  • El tema de la perspectiva. Literalmente hace que te reviente la cabeza
  • Puzzles lógicos pero muy, muy ingeniosos
  • Técnicamente genial

Nos desconsolamos con:

  • Completamente en inglés, francés o alemán. Si no controláis alguno de estos idiomas, no os enteraréis de la trama o de cómo progresar
  • Solo podemos movernos con teletransporte y giro por grados
  • Las físicas de los objetos agarrados son algo extrañas
  • Muy breve. Aunque eso juego a favor del ritmo del título, si no nos atascamos, en un par de horas habremos completado la aventura

Ficha

  • Desarrollo: Innerspace, Arte Francia y Vertigo Games
  • Distribución: Vertigo Games
  • Lanzamiento: 22/01/2019
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos y Voces en Inglés, Francés y Alemán
  • Precio: 14,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *