Tom Clancy’s HAWX

    La saga Tom Clancy se expande, y tras ofrecernos su visión más estratégica en EndWar ahora el famoso escritor, de la mano de Ubisoft, nos traslada al mundo de la aviación militar. Desde que Tom Clancy’s HAWX fue anunciado se ha ido convirtiendo en una de las promesas dentro de este género que está en decadencia, e incluso seprometía ser el nuevo líder de este género, título que tiene Ace Combat.

    Sin embargo, ahora con la versión final entre nuestras manos toca ver si realmente consigue este título, o se queda en una divertida alternativa para los fans de este género.

    La historia de Tom Clancy’s HAWX empieza justo en el desenlace de Tom Clancy’s Ghost Recon: Advanced Warfighter 2, es decir, en Ciudad de Juarez. Nosotros tomamos el control del piloto de cazas del ejército de Estados Unidos, David Crenshaw.

    De esta forma esta primera misión sirve como tutorial, donde una parte del nivel se divide en la batalla alrededor de la ciudad y en la segunda mitad tendremos que proteger al equipo Ghost liderado por Scott Mitchel.

    Después de esta misión desmantelan la unidad HAWX en la que nos encontramos junto al resto de nuestro escuadrón. De esta forma nos pasaremos al sector privado cuando el presidente Artemis, Adrian DeWinter, nos ofrece unirnos a esta compañía.

    Artemis es una compañía militar privada, que se ha hecho muy importante tras el acuerdo de Reykjavik, que permite a las PMC tomar parte en los conflictos armados de todo el globo siempre y cuando se pidan sus servicios.

    Al principio tendremos una misión en la que se nos probará, y tras cumplirla con éxito volveremos a liderar nuestro antiguo escuadrón, que se alistó junto con nosotros.

    Después de esta prueba el juego dará un salto de varios años, y será a partir de entonces cuando la historia real del título empezará a notarse.

    Tras realizar varias misiones sueltas solicitadas por la ONU y otras organizaciones gubernamentales, se nos pedirá ayuda en el conflicto entre La Trinidad y Brasil (justo la misión aparecida en la demo). Después de dos misiones ayudando al ejército de Estados Unidos, que ha tomado parte en el conflicto ayudando a Brasil, toda la historia dará un giro de 180 grados.

    De esta forma pasaremos a cumplir misiones por diferentes partes de Estados Unidos, visitando lugares tan emblemáticos como Washington DC, Caño Cañaveral (el lugar desde el que despegan los transbordadores espaciales de la NASA), Los Ángeles o Chicago.

    En general la historia es buena, previsible, pero es lo típico del género (y más en los títulos del escritor Tom Clancy). También se nota mucho que la historia está hecha por americanos, pues se resalta muco el sentimiento patriótico y todos los temas que se tratan en todas las películas del ejército.

    La duración de la historia ronda las ocho horas, que se reparten entre las 19 misiones que la componen. Sin embargo, la rejugabilidad es bastante alta gracias a todos los desafíos disponibles en la campaña, y a los tres niveles de dificultad disponibles.

    En todo momento estaremos acompañados por nuestro escuadrón, que es controlado por la IA, y a la cual podemos poner en posición ofensiva o defensiva, para así recibir una ayuda que será muy esencial en el nivel más alto de dificultad.

    Sin embargo, lo mejor es poder jugar cualquiera de las misiones en modo cooperativo online con otros tres jugadores, de manera que se consigue una mayor calidad de nuestros compañeros al estar controlados por humanos. Lo mejor de este modo es que no hay nada de lag y por ahora no cuesta nada encontrar una partida, de forma que siempre que lo necesitemos podemos unirnos a una partida para que todo sea más fácil. Además cada jugador podrá seleccionar la dificultad, de forma que habrá algunos usuarios que mueran de tan solo dos impactos y tengan menos munición, mientras que otros resistirán más daño y sus misiles serán más abundantes.

    Los objetivos en las misiones no serán muy numerosos ni tampoco novedosos, puesto que únicamente se basarán en proteger a un objetivo concreto (evitando que el enemigo entre en un perímeto alrededor de nuestro objetivo para que no le tengan a tiro), eliminar ciertas unidades enemigas concretas (pueden ser navales, aéreas o terrestres), infiltrarnos en zonas con limitaciones de altitud o zonas a las que no podemos acceder, y finalmente nos encontraremos con zonas en las que tendremos que apoyar a las tropas aliadas para que se hagan con un objetivo concreto.

    Esta falta de originalidad en los objetivos se compensa con unas situaciones muy intensas, emocionantes y espectaculares, como una misión en la que debemos seguir una ruta prefijada para evitar todos los misiles que nos manda al enemigo y esquivarlos a toda velocidad mientras pasamos cerca de los rascacielos y sabiendo que salirnos de esa ruta lo más mínimo supone la muerte.

    En todos los niveles predominará el factor arcade, y esto se acentuará en los niveles más bajos de dificultad. De esta forma nunca llegaremos a aterrizar ninguno de los cazas ni nada por el estilo.

    La jugabilidad del título presenta varias novedades respecto al resto de juegos de aviación que han sido implementadas de una forma brillante.

    Para empezar podremos controlar todo lo que hace nuestro caza mediante órdenes de voz. De esta forma solo nos tendremos que mover el joystick, acelerar y girar gracias a este sistema que funciona a la perfección. Un gran ejemplo sería la opción de lanzar misiles, que se activará con solo decir “Fuego”.

    Luego nos encontramos con la posibilidad de pasar de un modo con ayudas a otro sin éstas. En el primero la cámara puede adoptar tres posiciones diferentes: en la cabina, primera persona o en el exterior del avión. En este sistema de juego tendremos un mayor control sobre los movimienos del avión, por lo que será esencial para lanzar ataques terrestres y para las misiones en las que hay que pasar por zonas concretes. Además podemos activar el sistema ERS que nos indicará la ruta que debemos tomar para esquivar misiles e interceptar a los enemigos.

    Cuando juguemos sin ayuda la vista pasará a ser isométrica, con una perspectiva mucho más amplia del escenario y con un mayor toque arcade. En este sistema no se nos indicarán las rutas anteriormente comentadas, sino que seremos nosotros los que tendremos que encontrar el mejor camino para lograrlo. Para conseguirlo podemos hacer la técnica de la deriva, que consiste en hacer un giro cerrado con la ayuda del freno. Sin embargo, tendremos que tener cuidado para no mantener pulsado este botón mucho tiempo, o entraremos en pérdida y el avión iniciará una caída libre. Para sobrevivir y no estrellarnos debemos mover el morro del avión y acelerar. Sin duda son dos sistemas de control muy diferenciados, pero si aprendemos a usar uno u otro en el momento adecuado (las ayudas para objetivos de precisión y el otro sistema para los combates aéreos) podremos llegar a controlar todas las técnicas que nos ofrece el juego.

    Al igual que en los últimos juegos de Tom Clancy (como Rainbow Six Vegas 2) el juego dispone de un sistema de rangos que nos permitirá ir ascendiendo jugando offline y en red.

    Para conseguir experiencia tendremos que completar las misiones del modo campaña, eliminar enemigos y cumplir los desafíos específicos del juego.

    Estos retos podrán consistir en eliminar a un número de enemigos con armas determinadas, esquivar misiles sin usar bengalas, completar los niveles del modo historia en las diferentes dificultades, activar ciertas meoras en las partidas online, etc.

    Una vez subamos de rango conseguiremos nuevos aviones para nuestra colección y más armamento, que podrá estar formado por misiles de ataque de varios objetivos, bombas racimos, lanzacohetes, etc.

    El apartado gráfico de Tom Clancy’s HAWX está muy bien, aunque tiene algunos problemas.

    Para empezar tenemos que comentar que los diferentes escenarios han sido recreados graicas al sistema de vídeo por satélite “Geo Eye”, lo que da un gran realismo en los niveles al mostrar algunos elementos arquitectónicos conocidos de las ciudades norteamericanas (como la Casa Blanca o el Monumento a Washington). Sin embargo, también tenemos que recalcar el hecho de que si nos acercamos al suelo vemos unas texturas muy simples que podrían estar más trabajadas. Los edificios parecerán en ocasiones cajas de cartón adornadas con luces, y los árboles son de papel e incluso los podremos atravesar sin sufrir ninguna consecuencia.

    Estos problemas los notarems más cuando estemos dando un paseo tranquilo por los niveles gracias a una opción que nos brinda esta posibilidad.

    En el lado positivo nos encontramos con todo lo demás.

    El modelado de todos los cazas disponibles es excelente. El efecto de los reactores en su parte posterior es muy realista, y además resulta muy natural ver cómo las alas de algunos aviones se mueven dependiendo de la velocidad a la que vayamos.

    El cielo tiene un aspecto muy realista, con unas nubes muy logradas.

    Las explosiones y sus efectos gráficos son excelentes, haciendo que nunca nos cansemos de volar aviones o tanques enemigos, ya que el efecto del fuego y del humo nos ha encantado gracias a su espectacularidad, en especial cuando volamos algo y pasamos junto a la explosión.

    Los efectos de iluminación están muy trabajados, ya que en los momentos del día podremos llegar a cegarnos si nos mevemos en dirección hacia el Sol, mientras que también podemos ver su reflejo en el avión y en el escenario (este efecto tiene una mayor presencia en los edificioes, puesto que la mayor parte están hechos de cristal).

    Probablemente, el mayor fallo del juego sea la sensación de velocidad. En ningún momento tendremos la sensación de viajar a miles de kilómetros por hora, y únicamente sentiremos una sensación similar a la velocidad en la mencionada fase en la que tendremos que seguir una ruta para esquivar misiles con un pequeño margen de error.

    En definitiva, Tom Clancy’s HAWX tiene una apartado gráfico muy bueno que tiene como únicos puntos negativos el escenario y la pobre sensación de velocidad.

    El apartado sonoro sigue teniendo una gran calidad, como nos ha acostumbrado los juegos de Tom Clancy.

    El doblaje al español es bastante bueno, con voces ya conocidas de otros juegos de la franquicia (la mayor parte son iguales a las de Ghost Recon: Advanced Warfighter debido a que aparecen sus personajes). El resto de protagonistas tienen unas voces correctas, con una buena actuación en la que transmienten realismo en las numerosas comunicaciones que recibiremos durante las batallas (lo que suele hacerlas más emocionantes).

    La música es de tipo militar, pero se ha sabido elegir de una manera magistral para meternos más tensión en el cuerpo ante las incesantes olas de enemigos que nos encontraremos en algunos de los niveles.

    Los efectos sonoros son también muy bueno, con un sonido espectacular de las explosiones y del resto de armas.

    Como una de las novedades del juego, Tom Clancy’s HAWX permite a los usuarios de Playstation 3 subir las grabaciones que hagamos durante los modos para un jugador a YouTube mediante nuestro perfil en esta conocida página.

    Además se ha inlcuido una modalidad multijugador competitiva para un máximo de 8 jugadores.

    Por el momento solo está disponible el modo de “Team Deathmatch” (suponemos que habrá más debido a que hay opciones de búsqueda y uno de los parámetros que salen en esta modalidad es cambiar el modo de juego).

    En esta modalidad los jugadores se dividarán equipos que tendrán como misión eliminarse mutuamente. Las reapariciones están activadas, y la partida se acabará cuando se consiga el número máximo de muertes o se acabe el tiempo de la partida.

    Al igual que en el modo campaña disponemos de la opción de cambiar entre los modos con y sin ayuda, con la diferencia de que con la primera modalidad no disponemos del indicador de ruta para esquivar los misiles, lo que dejará esta tarea en manos de nuestra habilidad (os recomendamos que uséis el modo sin ayudas para esquivar los ataques enemigos).

    Una de las incorporaciones a este modo es la posibilidad de conseguir apoyos, que podrán ser solicitados cuando consigamos una puntuación específica.

    Estas ayudas beneficiarán a nuestro equipo, mientras que se lo pondrá muy difícil al enemigo. Algunos de estos apoyos consisten en poner una altitud máxima a la que pueden volar los rivales sin que sufran daños, mejorar los sistema de radar y detección, provocar un estado de pérdida para los rivales más difícil de superar que una normal, etc.

    Sin duda este modo ayuda a alargar (junto al modo cooperativo) a aumentar la longevidad del título, gracias a unas partidas muy divertidas, con muchas posibilidades y nada de lag.

    En definitiva, Tom Clancy’s HAWX es un soplo de aire fresco en un género que está en decadencia. Además las novedades que incluye en el género son muy acertadas, como la posibilidad de contar con dos tipos de control que pueden ser intercambiados en mitad de la batalla y el modo cooperativo online, además de los modos de competición y la habilidad de poder controlarlo todo mediante la voz.

    Sin embargo en el aspecto negativo tenemos que comentar la falta de originalidad de las misiones (aunque eso no quita que sean muy emocionantes) y la falta de realismo en algunas situaciones.

    Así que si sois fans del género de la aviación en consolas y no os importa encontraros con un arcade en lugar de los simuladores caracterísiticos del PC os encontraréis con un juego que os dará muchas horas de diversión y emoción gracias a sus espectaculares misiones.