Impresiones de The Vale. Una aventura de acción diseñada para ser jugada por invidentes

The Vale

Los videojuegos son algo audiovisual, por lo que personas con ciertas discapacidades pueden tener problemas para disfrutarlos. Por suerte, las compañías están apostando por incluir a estos colectivos con mayor frecuencia en sus propuestas, con soluciones fantásticas como el Adaptative Controller de Microsoft. Sin embargo, las personas invidentes siguen sin poder disfrutar del medio, ya que prácticamente todo en los videojuegos se basa en lo que vemos.

Ahí es donde entran los chicos de Falling Squirrel, un estudio independiente formado por veteranos de la industria, que quiere permitir a las personas ciegas que también disfruten de los videojuegos. Su primera apuesta es The Vale, y ante este planteamiento, me picaba mucho la curiosidad sobre cómo podría funcionar un juego de este estilo. Así que, cuando me propusieron probar una demo, no lo pensé dos veces, y salté a la acción, saliendo bastante impresionado con lo que está logrando el estudio. En esencia, The Vale es una aventura de acción en primera persona con pequeños toques de rol, donde no hay ninguna ayuda visual, sino que tenemos que usar nuestro oído para movernos por el mundo.

La demo permite probar el inicio de la aventura, mostrando el fuente enfoque narrativo que tendrá el título. Nosotros nos pondremos en la piel de Alex, la joven hija del rey que es ciega, lo que justifica que no haya nada visual en pantalla, más allá de unas pequeñas partículas flotando. Así que, nada de una visión de sónar como en Blind ni nada por el estilo, ya que aquí no hay habilidades sobrenaturales.

Tras la muerte del rey, nuestro hermano va a ser el próximo gobernante del reino, mientras que, por deseo de nuestro padre, nos vemos exiliados a las afueras del reino, para no convertirnos en un estorbo para el futuro rey. De camino, la caravana es atacada por un ejército invasor, con que nos tocará sobrevivir en un territorio hostil para recorrer las 500 millas que nos separan de la capital, para avisar del ejército invasor y lograr sobrevivir.

Por suerte, Alex no es una damisela en apuros, sino que su tío le ha enseñado a pelear con la espada, ya que en la época medieval, no había compasión ni por una persona invidente. El planteamiento de The Vale es realmente interesante, y funciona muy bien gracias a unas increíbles actuaciones por parte de los actores de doblaje. Sin embargo, aquí nos topamos con el primer problema de cara a nuestro mercado: el idioma.

Al no haber absolutamente nada visual, no hay subtítulos ni nada por el estilo, y por ahora, está todo en perfecto inglés. Un inglés con toques medievales y muy británico, por lo que si no controlamos el idioma, no nos vamos a enterar de absolutamente nada. No sé si en la versión final esperan localizar el juego a más idiomas para que todos puedan disfrutarlo, ya que va a ser una barrera muy importante.

Durante ciertos momentos de The Vale, podremos andar libremente por los escenarios, ya sea en escenarios con un objetivo claro (como llegar hasta el río) o con más libertad, como en un poblado. De nuevo, no tendremos nada visual en pantalla para ayudarnos, por lo que tendremos que guiarnos por el sonido, yendo hacia el ruido que hace el agua al correr por el lecho del río, o buscando el martilleo del herrero si estamos buscando su tienda en la ciudad, por citar dos ejemplos.

Lo mismo ocurre en el combate, pero con ciertas limitaciones. Cuando empecemos a pelear, no nos moveremos, sino que estaremos fijos. Con el stick izquierdo controlamos el escudo, mientras que con el derecho usamos la espada. En función de la dirección en la que movamos cada palanca, realizaremos un ataque o una defensa, teniendo que escuchar atentamente para detectar la posición de los enemigos y por dónde nos golpearán. Incluso habrá zonas de caza donde usar un arco, teniendo que «solo» apuntar en la dirección donde escuchemos nuestro blanco.

Como podéis notar, el sonido es fundamental en The Vale, y aquí los chicos de Falling Squirrels están haciendo un trabajo fantástico. Recomiendo mucho jugar con cascos, ya que así podremos disfrutar de un audio 3D, que nos permite notar rápidamente por dónde viene cada sonido. Es algo que no había disfrutado en un juego en plano hasta la fecha, pero sí en VR, y me encanta comprobar lo bien que funciona. La calidad de todos los efectos sonoros nos permite meternos en la piel de Alex, y durante toda la demo no he tenido problemas para imaginarme qué es lo que me rodea solo por el audio. De hecho, el inicio cuando las flechas impactan en nuestra caravana es muy intenso, mientras que luego en el combate funciona muy bien para saber si nos atacan por un lateral o de frente.

Incluso los menús son sin ayudas visuales, al decirnos con una voz qué opción podemos escoger, o mediante diálogos más o menos naturales. Esto se comprueba sobre todo en el pueblo, al meternos en la taberna y navegar entre las diferentes misiones secundarias con las que esperamos obtener algo de dinero, o al comprobar qué objetos tiene el herrero a la venta.

La verdad, me he llevado una sorpresa enorme con The Vale, ya que no sabía cómo podría funcionar un juego que solo funciona por el audio, pero todo es muy sólido, y me tienen ya intrigado por cómo avanzará la trama. El personaje de Alex está muy bien planteado, y sentirnos igual que ella en este mundo medieval, es prometedor. Es cierto que todavía quedan cosas por pulir, como que los combates no se alarguen tanto o introduzcan algo más de variedad, pero Falling Squirrel va por un camino estupendo para traernos un juego que invidentes y personas con perfecta visibilidad podremos disfrutar por igual.

El juego llegará en 2020, pero podéis apuntaros para acceder a la demo del mismo desde la página web del juego. 

Comentarios

    • Ya. Esa es la principal barrera del juego, y más que en ningún otro título al ser TODO audio. Espero que para el lanzamiento lo localicen a varios idiomas, porque si no, el juego lo tendrá muy jodido en países de habla no inglesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *