[MGW 2019] A Tale of Paper. El poder de la papiroflexia

Los ganadores de los Premios Playstation del año pasado fueron los chicos de Open House Games con A Tale of Paper, y ya que no lo había probado anteriormente, tenía ganas de ver qué es lo que lo hacía tan especial como para destacar por encima de los demás proyectos interesantes que se presentaron el año pasado. Para eso tenemos la Madrid Games Week y la zona de PS Talents de Sony, donde quizá no destacaba en exceso por cómo estaba montado el stand, pero que al probarlo, veías fácilmente por qué se alzó ganador.

En A Tale of Paper controlaremos a un pequeño muñeco de origami, que cobra vida, y que tendrá que recorrer el mundo para cumplir el sueño de su originador, un anciano que acaba de morir, y que deseaba viajar al espacio. Desde que vi el juego, lo primero que pensé fue en Little Nightmares, ya que controlamos a un pequeño ser en un mundo gigantesco, y la estructura del mundo es muy similar. Por suerte, hay bastantes diferencias con la propuesta de Tarsier Studios, empezando porque no estamos ante un juego que dé mal rollo a cada minuto que pasa.

Lo que haremos será superar una serie de puzzles y secciones de plataformas, aprovechando el entorno a nuestro alrededor. La sensación de escala está muy bien conseguida, para que todo sea gigantesco, de modo que llegar a lo alto de una mesa es una pequeña odisea, ya que somos tan enanos, que deberemos escalar por cajas para llegar a lo alto, y así poder llegar al picaporte de la puerta, por poner un ejemplo.

Los enemigos también serán los propios para el papel: una Roomba (¡benditos aspiradores automáticos!) o el agua, que podrán dejarnos blandurrius o triturarnos sin miramientos. Por suerte, en A Tale of Paper hay una mecánica muy interesante para avanzar por los escenarios: el cambio de forma. A lo largo de la aventura iremos aprendiendo diferentes transformaciones, teniendo cada una habilidades únicas y necesarias para encontrar todos los secretos o progresar en el juego.

En esta demo, empezamos desbloqueando la forma de tortuga, que nos impide andar de forma normal, pero a cambio pega unos saltos mucho más altos. Más adelante, está la forma más típica del papel: una bola arrugada, sobre todo si estamos en una fase de prueba y error de cualquier cosa. En la forma de bola, la física es nuestra única forma de movernos, y la emplearemos sobre todo para atravesar estrechos recovecos o avanzar por tuberías.

En los dos niveles de la demo, me gustó mucho el diseño, ya que la progresión era bastante natural, había varios secretos y huevos de pascua, además de dar la sensación de que estamos ante un lugar más o menos real. Esto se consigue muy bien por medio de los atajos que desbloqueamos, ya que tras encontrar la forma de la rana en el primer nivel, nos metemos por un conducto de ventilación y volvemos a la habitación inicial, que está justo encima de en la que estábamos en ese momento.

En la versión final habrá todavía más transformaciones y más entornos (en esta demo se visitaba la casa del anciano y unas alcantarillas), para así ofrecer niveles más complejos y desafiantes, donde tengamos que combinar las diferentes formas de nuestro protagonista para progresar.

El tema de la narrativa es otro aspecto interesante, ya que en A Tale of Paper no habrá ni una sola palabra, de modo que toda la narrativa será por medio del entorno. Ya en el escenario de la casa podemos ver elementos bien colocados para hacernos una idea de quién era el dueño de la casa, como el bastón para simbolizar su vejez, o una puerta clavada porque temía lo que encontraría dentro de dicha habitación, por citar varios ejemplos. Aun así, el estudio quiere contar una trama clara, en la que podamos extraer conclusiones propias, pero que se pueda entender.

En líneas generales, A Tale of Paper me gustó mucho, y aunque todavía hay alguna cosa por pulir (algunos puntos de interacción no funcionaban correctamente, y por la cámara, la profundidad no siempre se ve bien sin una sombra fija bajo el personaje) de las que son conscientes, mientras se adentran en los meses finales del desarrollo. En principio, esperan acabar el desarrollo como tal para el mes de marzo-abril, para luego empezar con el proceso de porteo y certificación a PS4, con que todavía nos quedan unos meses para disfrutar de esta prometedora aventura de papiroflexia, plataformas y emociones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *