[Gamescom 2019] Follia – Dear Father. La universidad nunca dio tanto miedo

Follia - Dear Father

Los survival horror independientes no pueden faltar en una Gamescom, y el que es más típico, y a la vez inusual de todos, es Follia – Dear Father. Tengo que reconocer que quise ver el juego en la feria alemana por el simple hecho de que va a salir para la Realidad Virtual, y bueno, estoy demasiado enganchado a esta tecnología como para dejar pasar cualquier cosa relacionada.

Por eso, la primera decepción me llegó al comprobar que la demo que estaba disponible para probar se jugaba en un PC de la manera tradicional. Esto es normal, ya que la obra de Real Game Machine será compatible con la VR, pero se podrá jugar de forma tradicional en todas las plataformas. ¿Y de qué va? Básicamente, de adentrarnos en la universidad más terrorífica de la historia.

El estudio de desarrollo es italiano, y Follia no solo es una palabra que queda bien, sino que en italiano significa locura. Por tanto, ya os podéis haciendo a la idea de que no vamos a estudiar a la universidad, ni nuestro mayor temor será hacer un trabajo en grupo con nuestros peores enemigos. En su lugar, nos toparemos con toda clase de horrores, que pondrán a prueba nuestra salud mental y valentía.

Follia - Dear Father

La trama nos muestra cómo el joven Marcus recibe un mensaje de lo más extraño de sus padres, que han desaparecido en la universidad donde son profesores. Así que, ni corto ni perezoso, se decide adentrarse en el edificio en su búsqueda. La demo que probé nos mostraba precisamente los comienzos de la aventura, cuando al principio todo está tranquilo y estamos en nuestro piso, pero recibimos este fatídico mensaje.

Lo primero que quiero decir a favor de Follia – Dear Father es lo lograda que está la ambientación, ya que desde el primer momento que pisamos la universidad por la noche (no podía esperar al día o llamar a la policía, qué va), es fácil empezar a sentir bastante mal rollo. Los sonidos, la iluminación, la disposición de los elementos… Todo ayuda a crear una atmósfera que me encanta.

Hasta aquí lo positivo, ya que por mucho que me duela decirlo, estamos ante el juego que menos me gustó de toda la feria, sobre todo por el paupérrimo diseño que muestra en estos primeros compases de la aventura. Para empezar, una de las «mecánicas» es que el escenario es como un laberinto. Esto está bien, pero resulta que hay puertas que, si intentamos abrir, suponen un «game over» instantáneo, ya que aparecerá un monstruo y nos matará sin que podamos hacer nada. ¿Están marcadas estas puertas de forma especial? Claro que no, con que me parece una mecánica de ensayo y error que puede frustrar más que otra cosa.

Follia - Dear Father

Luego está el tema de las persecuciones. En esta demo, sólo llegamos a conocer a uno de los enemigos, a los que en principio, podemos enfrentarnos gracias a una barra de hierro. Sin embargo, aquí solo podía huir, y aun así, estaba todo mal planteado. La primera vez que nos asalta el monstruo, nos lanza volando, así que lo natural sería correr en la dirección opuesta de donde estaba, escondernos, y luego pasar por su zona cuando no nos detecte.

Pues no en Follia, ya que tenía que ir hacia donde me lo había topado por primera vez, ya que había desaparecido por arte de magia, pero en teoría estaba todavía por el escenario. Si un desarrollador no hubiera estado ahí para guiarme, habría salido corriendo de la nada, lo cual es, nuevamente, extraño. Lo peor es que esto me pasó en dos ocasiones, con que no fue cosa de un bug o algo por el estilo, sino que está todo pensado de esta manera.

Si estuviéramos ante una especie de «walking simulator» con algún que otro susto, no me parecería mal, pero se supone que hay diferentes mecánicas, como gestionar las pilas, la salud, etc. De hecho, el género en el que encasillan a Follia es «sigilo y survival horror», con que no todo será simplemente andar, activar un evento y seguir progresando.

Follia - Dear Father

Estas dos cosas hacen que me preocupe mucho cómo saldrá Follia – Dear Father, ya que en teoría, sale este mismo año, y estos problemas me parecen demasiado básicos. Además, daba la sensación de que el juego estaba todavía excesivamente verde, con que no veo que el equipo llegue a su fecha del Q4, y mucho menos que todo funcione correctamente en todas las plataformas y en VR.

Quiero tener fe en que la demo que llevaron era muy prematura, y el juego final será mucho mejor, ya que me gustan los survival horror, y cualquier cosa que se pueda jugar en VR ya me llama la atención. Con lo buena que es la atmósfera, cruzo los dedos para que esta primera impresión tan negativa sea un espejismo, y la versión final de Follia – Dear Father asuste por el propio juego, y no por su calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *