[Gamescom 2019] Overpass. Esto sí que es una carrera de obstáculos

OverpassOverpass

En el campo de la velocidad, suelo disfrutar de los arcades más que otra cosa, por lo que cuando me cogí la cita de Overpass, lo hice pensando que iba a ser un título de off-road más bien arcade. Así que, cuando descubrí que era un simulador, al principio me llevé las manos a la cabeza (de forma figurada, que no queda bien hacerlo delante del desarrollador, claro), pero poco a poco, fui cogiéndole el gustillo al estilo de conducción que propone, ya que es totalmente diferente a lo que nos podemos encontrar en cualquier otro videojuego, y al plantearlo como un juego de plataformas, me acabó gustando mucho.

¿Cómo se puede pasar de la simulación a un género tan loco como el de las plataformas? Por los buggies con ruedas gigantes que pilotaremos, y porque solo competiremos en complicados circuitos llenos de obstáculos para intentar conseguir los mejores tiempos.

Las físicas de estos buggies son muy particulares, ya que estamos ante vehículos que tienen una gran potencia y pueden «escalar» varias elevaciones del terreno. Sin embargo, tienen un punto de gravedad que hace que también sean inestables, por lo que o se va con cuidado, o se acabará volcando más veces que en un Warhog de Halo. El tema de la tracción en las ruedas es fundamental, y por eso, estos coches tienen un activador que les permite activar la tracción a las cuatro ruedas, lo que les da mucho mayor impulso, pero a cambio, los giros se convierten en tarea casi imposible.

Overpass

Los circuitos de Overpass no son los típicos de los juegos de velocidad donde intentar ir a toda pastilla, ya que es más importante ir con precisión que otra cosa. Es aquí donde veía similitudes con los juegos de plataformas, al ver los obstáculos, y tener que planificar la ruta más óptima para poder superarlos de forma eficiente. Por ejemplo, cuando llegamos a una elevación del terreno muy fuerte junto a muchas rocas, hay que intentar buscar la ruta más plana, aunque sea algo más vertical, ya que si vamos por donde hay vaivenes, es posible que el coche se quede encallado, lo que nos obligue a reaparecer en el punto de control más cercano.

En otras ocasiones, hay que ir por una zona muy estrecha despacito, para no caernos por un terraplén y perder más tiempo. Algo en lo que tenía que cambiar el chip mental era en el tema de las penalizaciones. Como en muchos otros juegos, tenemos que ir entre las diferentes banderas, por lo que si nos vamos por fuera o las rompemos, nos añaden alguna penalización. Sin embargo, estamos hablando de un segundo o dos en circuitos que nos durarán unos 15 minutos fácilmente, con que una penalización no es el fin del mundo en Overpass.

Gracias a las físicas, cada nuevo obstáculo era todo un desafío de lo más intenso, teniendo que ir alternando entre los dos tipos de tracción, encontrar el camino más apropiado para cada obstáculo (no hay uno solo), e intentar no salirnos del circuito. Vamos, hay muchos elementos a tener en cuenta a la vez, lo que hace que tengamos que estar muy atentos durante todo el circuito.

Overpass

Ya os digo, en un solo circuito tardé unos 15 minutos en completarlo, y en principio, habrá más de 40 circuitos divididos en 6 entornos, lo que ofrecerá una gran variedad de situaciones y terrenos sobre el que competir. Junto a estos buggies, también habrá ATVs para pilotar, cada uno con sus diferentes físicas.

Está claro que todavía hay varios aspectos a mejorar en Overpass, como unos gráficos que son bastante modestos, o unas físicas algo irreales en ocasiones, pero los chicos de Zordix Racing van por buen camino para ofrecer un título de velocidad único, fresco y desafiante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *