[Gamescom 2019] Ghost Recon: Breakpoint. Los Ghosts pasan de cazadores a cazados

Ghost Recon: Breakpoint

Aunque la saga Ghost Recon me encanta, el enfoque que tomó en Wildlands no me convenció del todo, por lo que aún no lo he jugado. Sin embargo, con Ghost Recon: Breakpoint la gente de Ubisoft volvió a captar mi atención, y vaya si la ha mantenido tras probar el juego durante la Gamescom. En esta toma de contacto, pude jugar a la misión de la campaña con la que se presentó el juego, en modo cooperativo con otros 3 alemanes más.

Sí, la comunicación fue todo un desafío, y puede que no sea lo suyo ir de frente «a lo Rambo» en un juego como este, pero también me sirvió cómo de importante será planificar estrategias con nuestro equipo. Pero vayamos por partes. La demo empieza con el escuadrón en lo alto de una colina, a unos cientos de metros de la base enemiga en la que está la científica a la que hemos ido a rescatar.

El escuadrón es bastante variado, al estar cada uno especializado en algún arma en particular, como el rifle de francotirador para apoyar desde lejos, o una ametralladora ligera para atraer el fuego enemigo del resto de compañeros. El primer paso es llegar a la base, pudiendo hacerlo a pie con sigilo, o con un vehículo que había cercano, lo que hace más fácil que nos descubran.

Ghost Recon: Breakpoint

Bueno, lo primero fue curarnos después de un percance con una granada de un compañero mientras aprendíamos los controles, por lo que sí, hay fuego amigo y es muy peligroso. De hecho, en Ghost Recon: Breakpoint todo será bastante peligroso, al tener un sistema de lesiones, por el cual no podremos correr si nos hacemos daño en la pierna, la puntería empeorará si nos dan en el brazo, etc. No es algo súper realista (seguimos aguantando daño), pero añade otro motivo más para el intentar actuar con sigilo sin que nos detecten, y obviamente, no tengan la oportunidad de destrozarnos.

Esa es la teoría, porque con el escuadrón llegamos a la base, abrí un agujero con sigilo en la valla para pasar desapercibidos, y ellos empezaron a pegar tiros como si no hubiera un mañana. Entonces, un enemigo con un lanzacohetes que había en un tejado cercano nos disparó, y nos aniquiló a todos de un plumazo. Buena forma de empezar la misión, desde luego.

Al segundo intento, ya todos nos pusimos más o menos de acuerdo para ir mediante la acción, pero acercándonos sin el coche (el punto de control nos dejó cerca), y empezar ya a pegar tiros cuando estuviéramos en el complejo. Esto funcionó mucho mejor, pero también sufrimos lo suyo, ya que los tiroteos son muy intensos.

Ghost Recon: Breakpoint

Si afrontamos el combate como en un Gears of War, lo más probable es que los enemigos nos acaben flanqueando, o directamente, nos superen en cuanto a potencia de fuego. Porque sí, los Ghosts ya no son el escalafón más alto de la cadena alimenticia en este entorno, al haber soldados pesados e incluso drones llenos de armamento muy potente.

Esto forzaba a usar pequeñas tácticas, no parar de moverse (muchas coberturas son también destructibles), y trabajar en equipo para flanquear al enemigo cuando están ocupados con nuestros compañeros. Sentí realmente que estábamos ante un shooter en tercera persona táctico, algo que nunca llegué a notar en Wildlands.

Otro aspecto a destacar de Ghost Recon: Breakpoint será la mayor importancia de la trama, ya que al llegar hasta la científica, hubo un flashback sobre el pasado entre el protagonista y el villano, interpretado por Jon Bernthal. De nuevo, un acercamiento que me gusta más que lo visto en Wildlands, al haber una trama central, con un personaje al que odiar durante todo nuestro periplo en territorio enemigo.

Ghost Recon: Breakpoint

La parte final fue bastante espectacular, al tener que llevar a cuestas a la científica (había sido herida en la pierna por un dron en la cinemática), mientras los demás compañeros nos cubrían. Es aquí cuando me alegré muchísimo de que finalmente, al jugar en solitario tengamos a compañeros controlados por la IA, ya que esta escapada en solitario habría sido todo un infierno.

En general, esta toma de contacto con Ghost Recon: Breakpoint me ha dejado muy buenas sensaciones. El estilo de juego más táctico lo acerca más a los originales, lo cual ya es algo con lo que me tienen completamente ganado. Esto hace que tenga muchas ganas de disfrutar del juego completo el próximo 4 de octubre, pero esta vez, con un equipo en condiciones con el que poder comunicarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *