[Gamescom 2019] GRID. Disfrutando del placer de conducir

GRID

Parecía que este año el género de la velocidad se iba a quedar un poco vacío ante la falta de un nuevo Forza Motorsport, pero por suerte, muchos títulos están tomando el relevo, ya sea para la parte más simulador, para la arcade, o para una mezcla de ambas. En este último grupo tenemos a GRID, el reinicio de la saga de Codemasters que pude probar durante la Gamescom, donde me pareció el mejor juego de conducción de toda la feria.

Esta nueva entrega pretende ofrecernos la variedad y el drama que acarrean las carreras de automóviles. La variedad está clara cómo se conseguirá: montones de eventos en los que diferentes tipos de vehículos cobran el protagonismo, para así conseguir nuevas sensaciones cada vez. La parte del drama es algo que no sabía cómo lo conseguirían, y el sistema que tienen en mente es de lo más prometedor.

En esencia, la IA tendrá diferentes parámetros en base a cuatro condiciones: si es un corredor estándar, si es un compañero, si es un rival o si es nuestra némesis. Desde varios menús, podremos contratar a un compañero para que corra junto a nosotros, teniendo cada posible compañero un comportamiento diferente.

GRID

La gracia está en los otros dos grupos de corredores especiales, ya que sus dinámicas aparecerán en función de cómo compitamos. Por un lado, el rival simplemente será alguien que está luchando por algo muy similar a nosotros, o está haciendo tiempos muy parecidos, por lo que si ve que le vamos a intentar adelantar, hará todo lo posible para que no lo consigamos, pero sin llegar a tomar una posición excesivamente ofensiva, ya que a él le sigue interesando mantenerse en al carrera.

Con la némesis ocurre todo lo contrario, ya que igual hemos tenido algún choque o golpe con alguien de forma repetida, con que ese corredor se enemistará con nosotros, de modo que, si ve la oportunidad, no dudará en utilizar técnicas agresivas, aunque eso le pueda perjudicar ligeramente a él.

Esto afecta bastante a cómo actúan los corredores en GRID, algo que pude comprobar en los varios eventos del modo Carrera que probé. Aunque ojo, que es posible que varios de estos parámetros se activen en un mismo corredor, de modo que podremos tener un rival que es también nuestra némesis, o incluso un compañero que es ambas cosas, lo que hace que tenga un comportamiento pasivo-agresivo hacia nosotros.

GRID

Como los participantes en las carreras se mantienen a lo largo del juego (representados por sus nombres), iremos creando estas relaciones a lo largo de nuestras carreras, creando así los roces y hasta el drama que viven los pilotos. Esto es algo que poco a poco va introduciendo Codemasters en sus juegos, y me fascina este elemento de rol.

Pero claro, en GRID hemos venido también a conducir, y las sensaciones en el volante son inmejorables. Como en los originales, nos encontramos un título realista, pero que con las ayudas suficientes, puede acercarse un poco a lo arcade, para así contentar a la mayor cantidad de usuarios. Como nos contaron mientras jugábamos, la idea es que el jugador pueda tocar todas las configuraciones que considere oportunas para disfrutar al máximo de la experiencia, ya que para algo ha pagado por el juego, y tiene todo el derecho del mundo a jugar como le dé la gana, sin importar cómo tienen pensado ellos o el mundo cuál es la forma «correcta» de jugar.

Esta idea de poner al jugar en el centro de todo es algo que comentaron muchísimo. Por ejemplo, para el multijugador, en vez de gastar unos recursos de los que no disponían en sistemas de detección de jugadores sucios que solo van a empotrarse contra los demás, simplemente dan la opción de crear lobbys privados para que juguemos con quien queramos. ¿Que nos vamos a una partida pública? Pues nos arriesgamos a encontrarnos locos al volante, pero si encontramos a gente seria, con crear un lobby privado sería suficiente.

GRID

El tema de los DLCs también es interesante, ya que todas las pistas serán gratuitas, para no dividir a la comunidad. En su lugar, los coches sí que serán de pago, para que todos puedan correr con todos, pero si luego quieres ese coche nuevo y exclusivo, tocará pasar por caja. No habrá ningún tipo de microtransacción, y esto es algo en lo que fueron muy claros, ya que el desarrollador que estaba allí las odia y no las quiere por nada del mundo en GRID.

Volviendo a las carreras en sí, pude probar unos eventos del modo Trayectoria, que podría considerarse el modo principal para los que jueguen en solitario. Aquí, habrá una serie de eventos divididos por categoría. Para desbloquear más eventos, solo tendremos que completar otro evento, sin importar en qué posición quedemos. Al hacerlo, desbloquearemos dos eventos más de dicha categoría. Es una forma de no frenar el progreso ni obligar a alguien a jugar eventos que no le interesan, ya que si quiere ir directamente a los eventos de Fernando Alonso o los de Ferrari, ¿para qué hacerle pasar por pruebas en las que conduce coches de reducida potencia?

Esta idea me gusta mucho, ya que es algo que siempre me ha dado pereza en este tipo de propuestas. Además, a la hora de conducir, me lo pasé bastante bien. Parte del motivo es lo increíblemente bien que luce este GRID, al menos en su versión de Xbox One X. La sensación de velocidad es increíble, los coches tienen un modelado excelente, y los tiempos de carga son casi inexistentes. Al juntar las trabajadas físicas de los vehículos con el tema de la IA, entonces las carreras se convierten casi en duelos, donde ir forjando estas relaciones que hacen más emocionantes las carreras.

GRID

Tengo que reconocer que este tipo de juegos de velocidad no son mi punto fuerte (donde esté un arcade puro y duro, que se quite lo demás), pero me lo pasé en grande durante mi tiempo con GRID. La política de Codemasters y los desarrolladores en cuanto a poner al jugador como lo primero, además de las grandes sensaciones que se consiguen al conducir, hacen que hasta tenga ganas de echar unas carreras en la versión final. Lo bueno es que no tendremos que esperar mucho, ya que GRID estará disponible el próximo 11 de octubre para PS4, Xbox One, PC, y en noviembre también estará disponible en Stadia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *