[Gamescom 2019] Yooka-Laylee and the Impossible Lair. Recuperando el espíritu de Donkey Kong

Yooka-Laylee and the Impossible Lair

Me encantan los juegos de plataformas, así que os podréis imaginar que le tenía muchísimas ganas a Yooka-Laylee, al prometer un juego al estilo de los clásicos por varios de los desarrolladores de algunas auténticas joyas. Sin embargo, el resultado distó algo de lo que todos esperábamos, quizá por la inexperiencia de Playtonic para abordar un proyecto, o por el hype que levantó la campaña de Kickstarter. Lo importante es que el dúo protagonista ha venido para quedarse, y por eso, el próximo 8 de octubre saldrá a la venta Yooka-Laylee and the Impossible Lair.

Sí, esta secuela ya tiene fecha de lanzamiento para todas las plataformas posibles, y pude probar varias novedades muy interesantes durante la Gamescom 2019. Para empezar, esta entrega cambia por completo de perspectiva, para centrarse en ofrecer niveles de scroll lateral, junto a un mundo global desde una perspectiva cenital. Este nuevo enfoque es necesario para derrotar nuevamente al villano del original, que desde el mundo de los libros donde se quedó atrapado, amenaza con hacer mucho daño. Así que, ni cortos ni perezosos, nuestros dos intrépidos héroes se lanzan en una nueva aventura.

Antes de pasar a lo que se anunció durante la Gamescom 2019, quiero comentar las sensaciones que produce el juego desde el primer nivel. Si el original quería emular a Banjoo-Kazooie, en esta ocasión la inspiración más obvia es Donkey Kong. Incluso nuestro método de ataque es lanzarnos rodando hacia delante, y se mantiene la mecánica de que, al tener a nuestro compañero, tenemos un punto más de vida, además de diferentes movimientos que solo Yooka no puede realizar. La diferencia es que aquí el dúo está junto desde el principio, y sólo tendremos que recuperar a Laylee si recibimos un impacto y no conseguimos recuperarla. Porque sí, ahí me recordó un poco a Sonic, con la mecánica de tener «vida infinita» si podemos recuperar a nuestro protector, que en vez de ser anillos, es nuestro (in)separable compañera.

Yooka-Laylee and the Impossible Lair

Los controles son mucho más precisos y fluidos que en el título en 3D, además de ofrecer un desarrollo de los niveles muy interesante por lo que pude ver. Al igual que en los Donkey Kong, hay varios coleccionables en cada fase, como las monedas (algunas se obtienen en fases bonus muy similares a las de obtener plátanos), recompensas especiales al recoger todas las plumas que se aparecen tras activar algún item, y mucho más. Todo es muy Donkey Kong, pero con varios movimientos más únicos de Yooka-Laylee, como el giro en el aire para saltar un poco más.

Inspirarse en semejante clásico no es nada malo, y de hecho, parece que desde Playtonic han clavado este estilo de juego. Con esto ya estaba contento, pero al ver cómo funciona el mundo global desde el que accedemos a las misiones, acabé más enamorado todavía de Impossible Lair. Para empezar, aquí habrá una gran cantidad de puzzles, que nos podrán dar «Pagies» extra, y otros coleccionables que nos acercarán al siempre ansiado 100%, o nos permitirán desbloquear nuevos tónicos (luego voy a ellos). Para ir avanzando por el mundo, tendremos que pagar una cantidad de monedas en concreto a Trowzer, la serpiente vendedora del original, por lo que conseguir este coleccionable en las fases es bastante importante si queremos progresar en la aventura. Algunas monedas estarán desperdigadas por este mapa global, lo que refuerza nuevamente la necesidad de explorar este mundo.

Otros puzzles harán que activemos efectos sobre las páginas que dan acceso a los mundos, como abrir un grifo para que el agua llegue al libro, y otro buen número de ejemplos que habrá a lo largo del título. Esto cambiará por completo el nivel, ya que ahora pasará a estar completamente inundado, lo que cierra algunos caminos y abre otros. En otras fases, la modificación será congelarlo todo, lo que de nuevo, nos dará acceso a zonas nuevas.

Yooka-Laylee and the Impossible Lair

Nuestra meta con cada nivel completado (y su variación) es rescatar a una abeja, que nos ayudarán en la Guarida Imposible que se ha creado el villano de turno. Esta fase la podremos afrontar desde el primer momento, pero lo más probable es que muramos por varios motivos. Para empezar, es la fase más larga del juego, y segundo, no hay ni un solo checkpoint. Antes de que penséis que se les ha ido la mano, hay que pensar en las abejas: cada una nos dará un «toque» extra, lo que nos ayudará a superar este nivel un poco por fuerza bruta.

Intenté una vez este desafío final, y me sorprendió lo desafiante que era. Primero, hay un combate contra el villano, y luego ya es el nivel en sí, donde se combinan todas las mecánicas vistas en todos los niveles. Será un súper examen final, lo cual suena interesante. Con 16 abejas, logré superar un 20% de la mazmorra, con que aprender a jugar bien, conocer cada tipo de enemigo y demás ayudará, junto a la cantidad de abejas que tengamos.

Todo esto de Yooka-Laylee and the Impossible Lair ya se sabía, y comprobarlo en persona me hizo tener muchísimas ganas de afrontar el reto por mí mismo. La novedad que tenían reservada para la Gamescom 2019 es el regreso de los tónicos del original. Estas pociones especiales se metieron un poco a última hora en la primera aventura, pero esta vez han tenido tiempo para pensar bien cada posible tónico, por lo que hay una cantidad absurda de modificadores que podemos aplicar al juego, que van desde lo puramente estético a lo que afecta a las mecánicas de juego.

Yooka-Laylee and the Impossible Lair

Algunos tónicos son típicos, como un modo cabezones, pero hay otros muy curiosos, como poner todo en modo Limbo para que solo veamos siluetas; dejar todo a oscuras, pero que un foco ilumine a nuestro dúo protagonista; luces de discoteca por todos lados; filtros para que se vea todo como en una Game Boy, una SNES o una mezcla de cada una; modelos del estilo de PSX y muchísimo más. Algunos tónicos los podremos comprar con las plumas obtenidas en los niveles, mientras que otros los encontraremos en el mundo. De nuevo, la exploración será importante, al obtener recompensas por todo lo que haremos.

En definitiva, me encantó todo lo que vi y probé de Yooka-Laylee and the Impossible Lair. La estructura de niveles me llama mucho la atención, el diseño de los mismos me ha parecido excelente en lo que jugué, los controles son geniales, y los tónicos van a hacer que rejuguemos muchos niveles de la forma más estrambótica posible. Que encima vayamos a disfrutar del juego en poco más de un mes, el 8 de octubre, es genial, con que preparad vuestro espíritu plataformero, que vamos a saltar sin parar con estos adorables camaleón y murciélago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *