[Gamescom 2019] Phantom: Covert Ops. De infiltrados al río

Phantom: Covert Ops

El género del sigilo está muy poco aprovechado en la Realidad Virtual, y por suerte, en los próximos meses nos van a llegar dos exponentes con propuestas tan diferentes como prometedoras. La que pude probar durante la reciente Gamescom 2019 fue la de Phantom: Covert Ops, y de hecho, se convirtió en uno de mis juegos favoritos de toda la feria. En lo nuevo de nDreams (autores de Shooty FruityThe Assembly entre otros) nos trasladaremos a la Guerra Fría, en una misión que tendrá lugar durante toda una noche en una zona pantanosa.

Esto será clave, ya que en todo el juego estaremos en un kayak. La demo la jugué en Oculus Quest (también saldrá en Oculus Rift/S), y el estar en el kayak es clave para movernos, ya que no usaremos los sticks de los mandos ni nada por el estilo. En su lugar, el método de locomoción busca ser único, ayudar a que no sintamos mareos, y de paso, nos sintamos totalmente inmersos en la acción. Así que toca preparar los brazos, pues nos toca remar sin parar por el escenario.


La misión que probé empieza tranquila, lo que ayuda a familiarizarnos con el control. Lo bueno es que, remar es bastante intuitivo, de modo que, como si estuviéramos en una canoa de verdad, tendremos que usar los dos lados del remo para avanzar, girar, frenar, etc. No estamos ante un simulador del todo, ya que nDreams tampoco querían una experiencia cien por cien realista que hiciera el moverse todo un infierno, por lo que es todo sencillo, pero al mismo tiempo, inmersivo.

Phantom: Covert Ops

De hecho, la inmersión es uno de los aspectos que quiero destacar más de Phantom: Covert Ops, ya que en todo momento me sentía dentro de este kayak y esta situación. Meternos entre unos juncos cuando vemos que se acerca una patrulla enemiga en otro barco es de lo más emocionante, y de hecho, la infiltración funciona de maravilla en la Realidad Virtual. Sentir que nos pueden descubrir a nosotros, y no a un personaje al que controlamos, hace que la intensidad aumente de forma exponencial.

Otro aspecto muy positivo en esta demo era el diseño de los niveles. Aunque la fase era bastante lineal, había caminos alternativos, en función de cómo quisiéramos aprovechar la situación. Por ejemplo, en una zona más amplia, encontré en un rincón un túnel que poder atravesar sin problemas, teniendo además que subir una cadena para abrir una puerta, manteniendo todavía más las interacciones físicas con el entorno que nos rodea.

De hecho, todo es físico a más no poder. En un lado del kayak tendremos el remo, en otro el rifle de francotirador, la pistola la tendremos en el pecho, y una MP5 estará en nuestra espalda. Luego, en la parte delantera del kayak tendremos los cargadores para recargar las armas (con recargas físicas) y unos explosivos. Al final, el objetivo de la misión era alcanzar una torre de comunicaciones y destruirla, con que al menos, una carga explosiva la tendremos que usar de forma obligatoria.

Phantom: Covert Ops

Por el camino, me topé con varias patrullas enemigas, tanto en otros barcos como en estructuras enemigas o en la orilla del río. Para sortearlos, había varias posibilidades, e intenté hacer un poco de todo. En algunos casos, pasaba cuando no miraban hacia el camino que iba a hacer, de modo que pasara como si fuera un fantasma, sin que sepan que había un operativo enemigo entre medios.

En otros casos, intentaba crear ventanas por las que colarme, al disparar a las luces con las armas silenciadas. En este sentido, los escenarios de Phantom: Covert Ops son bastante interactivos, con sus barriles explosivos, luces que podemos destruir, puertas a abrir, etc. De nuevo, mantenemos esa interacción física con el escenario, por lo que si pensamos que podemos hacer algo en la vida real, es bastante probable que podamos hacerlo en el juego.

El último enfoque que usé (cuando me falló alguno de los anteriores) es el de ir pegando tiros. Obviamente, moverse y disparar al mismo tiempo es complicado al ir en kayak, por lo que esta es una táctica que debemos usar como último recurso, y ser rápidos en nuestros disparos, ya que somos una diana esperando a que nos dejen como un colador.

Phantom: Covert Ops

En cuanto al uso de las armas, todas funcionaban muy bien, pero quiero destacar el funcionamiento del rifle del francotirador. Muchas veces, en la VR es complicado hacer que las mirillas funcionen perfectamente, por lo que, al ser una mecánica principal de Phantom: Covert Ops, me gusta el compromiso al que se ha llegado. Al agarrar el rifle con las dos manos, cuando lo acerquemos a uno de los ojos, la pantalla de ojo pasará a mostrar solo la mirilla.

Antes de acabar con este avance, quiero destacar lo impresionante que es el juego a nivel técnico. Mostrar unos escenarios tan interactivos y realistas en Oculus Quest es algo digno de elogio, con que tengo ganas de comprobar qué más escenarios habrá en la versión final. Incluso tengo ganas de rejugar la misión, ya que al acabar el nivel, aparecían una serie de logros de los que me gusta conseguir en los títulos de infiltración, como superar la fase sin ser descubierto, sin matar a nadie, etc.

En definitiva, Phantom: Covert Ops me ha gustado muchísimo. La infiltración en VR es un género que debe explotarse más, y hacerlo de una forma tan original como esta, al meternos en un kayak, es de lo más interesante. En la demo que probé, todas las mecánicas funcionaban de maravilla, y esa interacción tan física con el entorno que nos rodea hacía que me sintiera inmerso en este thriller de espionaje. Si la versión final mantiene el nivel, podemos estar ante uno de los grandes no solo de Oculus Quest, sino de toda la Realidad Virtual de este 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *