[Gamescom 2019] Hell Pie. El plataformas 3D más grotesco, divertido e infernal

Hell Pie

Tengo varios géneros que me pueden: casi todo lo de VR, los juegos musicales, y por encima de todo, los plataformas en 3D. Este género poco a poco se va manteniendo vivo, así que cuando en Gamescom vi por casualidad Hell Pie de fondo en el Indie Arena Booth, tuve que acercame a descubrir más de él. Esta obra de Sluggerfly es bastante curiosa, ya que controlamos a un demonio que está de vacaciones, pero le encomiendan una tarea importantísima: encontrar los ingredientes perfectos por todo el infierno para la tarta de cumpleaños de Lucifer.

Esta premisa tan absurda está llena de humor, bastante grotesco, y parece que será una constante en todo el juego. Para empezar, los ingredientes no son las típicas fresas, pastel ni nada de eso, ya que tendremos que encontrar cosas tan horribles como un tampón lleno de sangre y demás asquerosidades. Pero eh, ¿quién soy yo para meterme con los gustos de los demonios? Otro aspecto importante es que nuestro demonio lleva un feo angelito encadenado, que no solo muestra el estilo por el que va Hell Pie, sino que da pie a una mecánica bastante particular, y central para todo el título.

A simple vista, estamos ante un plataformas 3D bastante básico, superando retos sencillos en niveles cada vez más desafiantes. La demo que tenían preparada para la Gamescom nos hacía visitar una buena variedad de escenarios, lo que será una muestra de todas las localizaciones que visitaremos en la versión final. Aquí pasé por unas islas tropicales, una alcantarilla y hasta una especie de ciudad futurista.

Hell Pie

Antes mencionaba al angelito, y es clave para las mecánicas del juego. Como en la mayoría de títulos del género, podremos saltar, atacar cuerpo a cuerpo (en este caso con el ángel), y dar un doble salto. Sin embargo, la mecánica que hace especial a Hell Pie es poder balancearnos en cualquier zona por el aire, ya que el ángel se queda «anclado», y lo usamos como punto de enganche. Hay un número concreto de balanceos que podemos dar antes de que se canse nuestro ángel, recuperando la energía al pisar al suelo.

En la demo se usa bastante bien esta mecánica, pero incluso nos da pie a «romper» el juego, de modo que algunas secciones se pueden superar si nos balanceamos de forma correcta. Esto no es un error de diseño, ya que desde Sluggerfly creen que encontrar la forma de explotar al máximo las habilidades del juego, como ocurre con los saltos especiales en Super Mario Odyssey. Por ahora, podía saltarme plataformas más zonas de la cuenta, ya que esta demo de Hell Pie ofrecía escenarios de diferentes puntos de la aventura final, y tenemos un número alto de balanceos continuos.

Parte de los coleccionables ayudarán precisamente a aumentar el número de balanceo, lo que potenciará todavía más la exploración, ya que cuanto más exploremos, más facilidades o incluso formas de «speedrunnear» el juego tendremos. Sobre el papel suena de lujo, y por suerte, lo que he probado, las mecánicas funcionan como un reloj suizo. El salto es muy satisfactorio y preciso, lo que combinando con el balanceo, hace que sea genial moverse por los escenarios esquivando enemigos, superando plataformas, etc. No es nada especialmente complicado, pero es algo muy divertido y funciona de lujo, que es junto lo que sentía con A Hat in Time.

Hell Pie

A nivel artístico, esa mezcla entre lo grostesco y lo adorable típico de los plataformas 3D es bastante interesante, lo que hace que tenga una identidad visual muy marcada. Así que, esta toma de contacto con Hell Pie me ha dejado muy buen sabor de boca, ya que ofrece justo lo que quiero en un plataformas 3D: un diseño de niveles acertado y unas mecánicas que funcionan a las mil maravillas. Al parecer, habrá otros tipos de ángeles que nos permitirán realizar ataques como la embestida de Spyro y mucho más, por lo que todavía queda bastante por descubrir del título.

Así que, como fan del género, voy a seguir muy de cerca a Sluggerfly, ya que quiero jugar mucho más a Hell Pie. Por desgracia, todavía les queda bastante tiempo de desarrollo, con un lanzamiento estimado para 2020 como pronto, y de momento solo está confirmado para PC. El plan es lanzar el juego en más plataformas (obviamente, Switch es un objetivo muy importante para ellos), pero aún está por ver. Lo importante es que los demonios van a tener un pastel digno de recordar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *