[Gamescom 2019] Down The Rabbit Hole. De aventuras en el País de las Maravillas

Down The Rabbit Hole

Uno de los anuncios de Realidad Virtual dados en la Gamescom 2019 ha sido Down The Rabbit Hole, la nueva propuesta de Cortopia Studios tras su gran éxito de Wands. Nuevamente, siguen centrándose en VR, pero esta vez apuntando a todos los visores de Realidad Virtual con una aventura bastante clásica, con varias particularidades propias de la VR.

Básicamente, estaremos en el centro de la “madriguera del conejo”, o lo que es lo mismo, el área sobre el que estará presente el mundo que visitarán los personajes. Sí, estamos ante otro juego del estilo “maquetas” a lo Moss, pero con una particularidad: las diferentes habitaciones que visiten los personajes aparecerán a nuestro alrededor, estando absolutamente todas presentes en todo momento. Además, algunas veces las habitaciones no son del todo lineales, ni mantienen la escala de tamaño, para que vivamos la locura del País de las Maravillas como pocos juegos han logrado hasta la fecha.

A nivel de historia, en Down The Rabbit Hole seguiremos a una chica sin nombre, junto a una carta que le acompañará. En la demo, el objetivo era encontrar a la carta Rey, y para ello, el gato sonriente nos dice que encontremos las mariposas (o literalmente, trozos de mantequilla por la broma de “Butter-Fly”, “mantequilla que vuela” en inglés) repartidas por el escenario.

Esto inicia la exploración, y tendremos que resolver varios rompecabezas para encontrar todas las mariposas. Una de las gracias del juego es que los personajes a veces se verán separados por el entorno, ya que la carta es estrecha y se meterá por recovecos. En estos momentos, tocará colaborar entre ambos para progresar, o que se vuelvan a reencontrar.

Down The Rabbit Hole

Los rompecabezas de la demo no son excesivamente complicados, pero están bien planteados. Algunas veces incluso pasaremos a una perspectiva en primera persona, para interactuar mejor con ciertos elementos, o durante diálogos importantes que harán progresar la historia. En este sentido, los desarrolladores me dijeron que esperan localizar los textos a nuestro idioma, lo que hará más sencillo entender lo que ocurre en esta locura de sitio.

¿Y cómo se juega exactamente a Down The Rabbit Hole? Básicamente, tendremos que guiar a los personajes por el mundo para que interactúen con ciertos elementos, o lo hagamos nosotros. No parece que los protagonistas sean conscientes de nosotros, pero nuestras manos virtuales sí que pueden tocar varios objetos, como el agua del río, o incluso los gatos sonrientes presentes en las zonas oscuras de la “madriguera” que es el conejo notarán nuestra presencia al pasar la mano.

Para mover a los protagonistas por los mapas, podemos usar tanto nuestras manos como nuestros sticks. Personalmente, es más cómodo lo de usar los sticks (no sé cómo se hará en PSVR, o si se podrá usar el Dualshock), y en la versión de Oculus Quest, todo funciona la mar de bien. La otra opción es tocar a los personajes, y marcarles hacia dónde deberían dirigirse, como si fuera una aventura “point and click”.

A nivel técnico, la versión de Oculus Quest funciona de maravilla, manteniendo a la máxima resolución posible todas las habitaciones en las que no están los personajes en ese momento, y creedme que no son pocas. Los escenarios están llenos de detalle, con varios personajes y elementos muy llamativos, como otras cartas o el gusano que fuma en pipa. Como ocurre en Moss, noté que no había iluminación o sombra, pero no importa en absoluto, ya que igualmente, Down The Rabbit Hole va a entrar muy bien por los ojos. Seguramente en PSVR y PCVR habrá un mayor nivel de detalles, pero saber que incluso en Quest tendremos una versión óptima, es genial.

En definitiva, Down The Rabbit Hole me ha gustado muchísimo. El ritmo de la demo estaba muy bien planteado, los puzles están bien diseñados y nos mantienen interesados en explorar. Pero lo que más me ha enamorado es cómo aparecen las habitaciones a nuestro alrededor, para crear una sensación bastante única no solo entre los juegos de “maquetas”, sino en la VR en su totalidad. Lo bueno es que no tendremos que esperar demasiado para comprobar cómo les irá la aventura a todos los protagonistas, ya que Down The Rabbit Hole llegará a Oculus Quest, PSVR y PCVR en diciembre de 2019, con siempre la posibilidad de sufrir algún retraso, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *