Impresiones de Crash Team Racing Nitro-Fueled. El mejor juego de karts regresa tal y como lo recordamos

Crash Team Racing Nitro-Fueled

Uno de los lanzamientos más importantes de esta semana es sin duda Crash Team Racing Nitro-Fueled, ya que marca la siguiente etapa en la estrategia de Activision de recuperar los clásicos que todo el mundo lleva pidiendo durante años, y actualizarlos para toda una nueva generación de jugadores, al mismo tiempo que apela a la nostalgia de los usuarios de los originales. Esto lo pude comprobar a lo grande gracias a un evento que tuvo lugar el pasado viernes en El Corte Inglés de Callao, donde se podía probar la demo disponible en el E3 en unas partidas para 8 jugadores, para que el público empiece a comprobar por él mismo cómo luce este remake del Crash Team Racing original, junto a los circuitos adicionales de entregas posteriores.

Y vaya si parece que han logrado dar con la tecla perfecta para que a los fans del mejor juego de karts de la historia (lo siento Mario KartSonic & SEGA-All Stars Racing Transformed) nos atrape desde el primer momento. Todo es casi tal y como lo recordamos, pero con una capa de pintura que hace que parezca irreconocible, de la mejor forma posible.

En esta demo se podían probar 4 circuitos, entre los que estaba Slide Colisseum, y es la pista en la que volví a hacer click con todas las mecánicas que hacen destacar a este título de los demás de karts. En esencia, para conseguir turbos derrapando, tenemos que ir derrapando y pulsar el botón de salto para activar el turbo en el momento adecuado, pudiendo enlazar así hasta 3 turbos si lo hacemos todo correctamente. Esto es radicalmente diferente a lo visto en Mario Kart, y dominar esta técnica es clave. Esto hacía que al principio, mucha gente sólo derrapara, pero en cuanto empecé a cogerle el truco, fue fácil alzarme con la victoria en unas cuantas carreras… Hasta que llegó otro usuario que se acordaba todavía de cómo se jugaba al Crash Team Racing de PS1 y tenía la mecánica más que dominada, por lo que barrió la pista con todos los demás.

Crash Team Racing Nitro-Fueled

Lo importante es que las partidas eran súper adictivas, al empezar piques con los otros usuarios y compañeros de la prensa que estaban probando el juego, como en todo buen juego de karts debería pasar. A medida que todos nos íbamos acostumbrando a las mecánicas de derrape, a cómo funcionan las diferentes armas y demás, esas sensaciones que tenía cuando jugaba el original volvían de golpe, y era sencillamente increíble.

Lo mejor es que el lavado de cara es increíble a todos los niveles. El nivel gráfico es equiparable al visto en la N’Sane Trilogy, pero ampliándolo gracias a mostrar mapas mucho más amplios, más personajes en pantalla, etc. En este sentido, me gustó ver a todos los personajes desbloqueados, con montones de opciones clásicas y alguna incorporación nueva. Todos los personajes tenían 3 skins, y ya me veo picándome para conseguir al tigre mosquetero, porque era muy, muy adorable. También se podían personalizar ciertos aspectos de los karts, pero eso no afectaba a las estadísticas del mismo, con que habrá que trastear un poco más para ver cómo afecta todo al rendimiento durante las carreras.

Lo que sí espero que retoquen un poco en la versión final (quiero creer que la demo del E3 no es la más reciente que tienen) es el tema del rendimiento. Jugamos a Crash Team Racing Nitro-Fueled en una PS4 Pro, y todavía se notaban ciertos tirones en momentos puntuales. No afectaban del todo, pero sí deberían de terminar de pulirlo. En teoría, parece que la versión de PS4 Pro y Xbox One X irán a 60 FPS, mientras que todas las demás se quedarán en los 30 FPS. No sé cómo afectará esto realmente a la hora de jugar (personalmente solo tengo Pro y X, con que no podré probarlo), pero es algo a tener en cuenta.

Crash Team Racing Nitro-Fueled

Pero quiero acabar estas impresiones rápidas (ya entraré más en detalle en el cercano análisis) de Crash Team Racing Nitro-Fueled en una nota positiva, y es que me lo pasé en grande durante todo el tiempo que estuve jugando. Me volví a sentir un crío, disfrutando con los derrapes, lanzando misiles, recogiendo fruta Wumpa (o manzanas, que reconozcámoslo, todos las llamamos así) e intentando hacer morder el polvo a los rivales. Todo con unos gráficos impresionantes, pero manteniendo la base jugable tan perfecta que tenía el original. Siempre diré que el original es el mejor juego de karting jamás creado, y parece que este remake va a coger el relevo de la mejor forma posible, con todavía más circuitos, personajes (y más que se añadirán mediante DLCs gratuitos) y un apartado técnico sensacional. El 21 de junio está ya a la vuelta de la esquina, pero vaya si no quiero llegar ya derrapando hasta él para volver a competir de la mano de Crash y compañía.

Comentarios

    • Así es. La vista me engañó, y reconozco que no soy bueno en detectar si algo va a 30 o 60 FPS, salvo que tenga las dos tasas de refresco seguidas. Pero bueno, al meno el juego ahora va totalmente fluido, con que algo es algo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *