Impresiones de Catherine: Full Body. Dos son compañía y cuatro son un remake

Catherine: Full Body

ATLUS es una empresa que sabe cómo revender a los fans los juegos. Ya lo demuestra con la saga Persona, al ofrecer una versión más completa con diferentes añadidos de peso, como un nuevo personaje principal (Persona 3), nuevos ajustes a la trama (Persona 4Persona 5), o un poco de todo. Esto es lo que ocurrirá el próximo 3 de septiembre con Catherine: Full Body, uno de los juegos mejor criticados de la compañía de la generación pasada, pero que no tuvo las ventas que se merecía.

La combinación de puzzles con una narrativa en la que tomar decisiones sobre la vida amorosa del protagonista, junto al fantástico estilo anime, lograron convencer a prácticamente todo el que lo probaba. Por suerte, el título tendrá una nueva oportunidad con este remake que añade mucho más de lo que uno se podría imaginar a simple vista. Tras probar las dos primeras horas de Full Body y el Catherine original (no lo jugué en su momento), a continuación tenéis los puntos en los que este remake ofrecerá una mejor experiencia global.

Historia. Hola Rin, hola nuevos problemas

El principal reclamo para los que ya jugaron el Catherine original es sin duda la nueva parte de la historia que se ha añadido. Para los que no conozcan la premisa del juego, en esencia seguimos a Vincent, un joven de 32 años que lleva ya un tiempo en una relación estable con Katherine. Sin embargo, su mundo está a punto de ponerse patas arriba por las presiones de dar un paso más allá en su relación, la alocada Catherine con la que se acuesta tras una borrachera y unos sueños extraños en los que, si muere, muere en la vida real. Esto parece estar afectando a muchos hombres, por lo que tendrá que sobrevivir física y emocionalmente a estos dos dilemas, teniendo nosotros que tomar las decisiones que consideremos adecuadas para ver cómo evolucionan las relaciones con ambas Catherine.

Catherine: Full Body

A todo este lío se suma Rin, un nuevo personaje que se integra perfectamente en la trama original. Un poco antes del inicio del conflicto principal, Vincent se topa con la joven por la calle, que ha perdido la memoria y está siendo perseguida por un acosador. Así que, Vincent le ayuda a que consiga un lugar donde vivir y trabajar en el bar que visita asiduamente junto a sus amigos, el Stray Sheep. Este nuevo personaje permite que podamos estar no solo en un triángulo amoroso, sino en un cuadrado, rombo o la forma geométrica que queráis, lo que amplia los líos de Vincent, los desenlaces y la profundidad de la trama.

Lo mejor es que, tras probar tanto Full Body como el título original, su integración está muy conseguida, sin que parezca que se ha puesto de pegote ni nada por el estilo. Los diálogos y situaciones reflejan perfectamente el añadido de Rin, lo cual hace que forme parte del argumento de manera muy orgánica y natural. Por lo que he visto en este periodo inicial del juego, el misterio del acosador puede ser interesante, pero Rin también nos permite ver una faceta más amable de Vincent, ya que personalmente, me parece un capullo integral por cómo trata la relación con Katherine y Catherine, algo que ayuda más a empatizar con él. Incluso Rin ayuda en las secciones de puzzles, ya que por algún motivo, también aparece en los sueños tocando el piano, algo que ralentizará el ritmo de caída de las piezas, lo que será una gran ayuda. Y hablando de los puzzles…

Mejoras en accesibilidad y calidad de vida

A nivel más jugable, lo que más se nota del Catherine original a Full Body es el cúmulo de pequeñas pero notables mejoras que hacen la experiencia más placentera, tanto en los momentos sociales en el mundo real en el que interactuamos con los personajes del bar, como en los sueños. En la parte social del mundo real, algo que me gusta es que ahora, al contestar en los mensajes de texto, podemos ver las opciones de cada línea para elegir la que queramos de golpe, en vez de escribir y borrar cada línea para ver las diferentes opciones. Parece una tontería, pero ayuda mucho a que elijamos más rápidamente y de forma más cómoda. Además, hay nuevos mensajes posibles, con la posibilidad de recibir varias fotos de ambas Catherines (a saber si de Rin también, pero no llegué tan lejos), lo que hace estas interacciones más placenteras.

Catherine: Full Body

Sin embargo, el cúmulo de las mejoras está claramente en los rompecabezas. Su funcionamiento sigue siendo el mismo, por lo que nuestro objetivo será empujar bloques para poder escalar torres, antes de que las piezas se caigan y nos hagan morir de una forma horrible. En la escalada tendremos que tener cuidado, ya que los bloques nos pueden aplastar, hay bloques especiales con pinchos o más pesados que se mueven de forma más lenta, etc. En este sentido, todo sigue igual, y la verdad es que para un novato, hay cierto periodo de aprendizaje. Empecé jugando en Normal, y morí en el tutorial, porque no dominaba del todo el tema de que los bloques se queden pegados si tocan un borde de otro cubo, etc. Luego le cogí el truco y avancé sin problemas, apreciando el genial diseño de los niveles que superé.

La gracia en Catherine: Full Body es que todo es mucho más visual. Por un lado, los bloques pesados se diferencian mejor de los bloques que no podemos mover, algo que ayuda. Si nos ponemos por detrás de los cubos, los controles no se invierten como antes, lo que hace el movimiento mucho más sencillo. Sin embargo, lo mejor es que la habilidad de retroceder un movimiento está mucho más clara. En todo momento veremos en pantalla el número de «Retrocesos» que podemos aplicar, para que siempre lo tengamos en cuenta. Lo mejor es que también lo podemos usar si hemos muerto por aplastamiento o por pinchos, en vez de pasar automáticamente a la pantalla de Game Over. Esto fomenta la experimentación y reduce notablemente la frustración, algo que noté fácilmente al pasar de este remake al original.

La otra gran novedad es un nuevo nivel de dificultad más sencillo que Fácil, en el que literalmente es imposible morir por falta de tiempo. Este modo está pensado para los que se atasquen con los puzzles y quieran disfrutar de la historia sin problemas. No solo es imposible morir, sino que es posible dejar que el título se juegue solo, activando o desactivando esta función con solo pulsar un botón. Al poder cambiar en cualquier momento la dificultad de los puzzles (en la zona social, no durante las propias pesadillas), podemos ir ajustando mejor que nunca el nivel de reto al que queremos enfrentarnos, lo cual es sencillamente fantástico. Incluso hay ajustes en los demás niveles, ya que en Normal es posible activar este modo automático si hemos avanzado bastante y hemos muerto por un error estúpido, para así volver al punto de control desde el principio pero de una forma más rápida, para aprender nuevas técnicas o lo que sea. El objetivo de ATLUS en todo esto es que nadie se quede atascado como pasó con el original, y parece que lo han clavado.

Catherine: Full Body

Más contenido, puzzles y modos

Si incluso con estos ajustes de accesibilidad queréis algo más nuevo respecto al Catherine original, en Full Body hay muchos puzzles nuevos pensados para sorprender a los usuarios que vuelvan. Al igual que con la dificultad, podemos cambiar en cualquier momento durante las secciones sociales entre el modo Clásico o el «Rearrange», que básicamente cambia notablemente las formas de los puzzles. Ahora éstos no solo funcionará de forma independiente, sino que igual están pegados en diferentes formas, como Tetrominos del Tetris o similares. No pude probar este modo, ya que para mí todo era nuevo de golpe, pero es algo que permitirá de una forma completamente diferente de jugar, además de aumentar la rejugabilidad.

En principio, también se han añadido nuevos niveles al mini-juego de Rapunzel que hay en el bar, para duplicar el número de puzzles que había en el título original. Además, en el menú principal (mucho más estilizado que en el original, al igual que los títulos de crédito) tenemos activadas de serie los modos adicionales centrados por completo en los puzzles, como el Coliseo y la Arena. No sé cuáles de estos modos son nuevos o si regresan respecto al original (solo he jugado los dos primeros capítulos), pero al menos se pueden jugar desde el primer momento, por si lo que os atrae de Catherine son los puzzles y no tanto la narrativa.

Más bonito y más Persona

Una mejora que salta a la vista en Catherine: Full Body es el del apartado técnico. Si bien el estilo de anime se ha mantenido intacto y ya lucía de lujo en la pasada generación, en este remake se han repasado por completo todos los bordes y la resolución, para que no haya ningún elemento borroso en pantalla. Esto mejora notablemente la presentación, tanto de las escenas de vídeo con el motor del juego como de las propias escenas de los puzzles. Los colores los noto en este remake más vivos, sobre todo en lo que respecta a las monedas (ahora de un oro muy claro), los tipos de bloques, etc. Esto hace que el juego entre más por los ojos, lo cual es genial.

Pese a estos cambios y tener nuevas escenas anime, todo se mantiene coherente respecto al juego original, por lo que el equipo de Studio 4ºC vuelve para estas escenas, con la misma calidad que en el original. Los actores de doblaje también se han mantenido, por lo que no suenan diferentes las escenas nuevas ni nada por el estilo, manteniendo todo una coherencia total. De hecho, porque jugué tras este remake al original, que si no, ni me habría dado cuenta de todas las escenas y diálogos que hay nuevos.

Catherine: Full Body

Por si os lo preguntabais, sí, se mantiene la traducción al castellano, por lo que podremos disfrutar de toda la historia sin problema. Además, podremos elegir entre las voces en inglés (con Troy Baker y Laura Bailey entre los actores más conocidos y destacados) o en japonés, todas con una gran calidad.

A nivel artístico, todo se mantiene igual, pero hay cambios notables. Por un lado, el Stray Sheep ahora tiene una zona con piano, donde veremos a Rin habitualmente en nuestras visitas al bar. Además, muchos guiños y referencias hacia la saga Persona se han actualizado, habiendo un peluche de Morgana junto al de Teddy, o con un póster de «Se busca» de los Ladrones Fantasma de Persona 5 en los baños, en vez de un póster de Teddy. Incluso en la gramola del bar hay temas de la saga, siendo posible escuchar temas de Persona 4Persona 5 durante los momentos sociales. En principio, también visitaremos el Café LeBlanc y conoceremos a los Ladrones Fantasma a lo largo de la historia, y la verdad, tengo mucha curiosidad por cómo los van a usar. Sí, soy muy fan de Persona y cualquier nueva referencia hace que se me ponga una sonrisa de oreja a oreja.

Conclusión. Más Catherine y sensual que nunca

Por si no se ha notado a lo largo del avance, esta toma de contacto con Catherine: Full Body me ha encantado. El juego como tal me parece fascinante, y siempre me gustan estas propuestas de misterio y elementos sobrenaturales en la época actual, en la que se combinan elementos sociales con la parte más de «juego», a lo Persona. Lo mejor es que todas las mejoras que introduce este remake (tiene tantas cosas que me parece más apropiado que remasterización) se notan desde el primer momento. Tras probar los dos primeros capítulos del original y el remake, se nota que ATLUS quiere ofrecer un Catherine todavía más completo que el original, lo que al mismo tiempo me hace emocionarme más por Persona 5: Royal.

Así que, tanto si os llama la atención esta mezcla de aventura narrativa con ingeniosos puzzles, o ya disfrutasteis del original, muy atentos a Catherine: Full Body. El juego es increíblemente divertido y adictivo, las mejoras que introduce son fantásticas para mejorar la experiencia global del juego, y todo tiene un estilo increíble. Ya estoy deseando jugar más de las nuevas aventuras de Vincent, aunque para ello nos tocará esperar hasta el 3 de septiembre, con que tocará armarse de paciencia y no soñar que nos caemos a nuestra dolorosa muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *