Impresiones de la demo de Anthem. Los libranceros son los Iron Man del futuro

Aunque jugué a la demo VIP de Anthem el fin de semana pasado, no pude escribir las impresiones de la misma para entonces (gracias, fiebre y vicio a Kingdom Hearts III), pero tampoco quería, ya que este fin de semana VIP resultó ser un desastre de magnitudes épicas, siendo una forma desastrosa de mostrar el juego al público por primera vez, sobre todo a los que habían depositado su fe en Bioware reservando el título. Por suerte, la espera para el fin de semana de demo abierta ha sido mucho mejor, y aunque seguimos ante una versión del juego de básicamente 2 meses de antigüedad, ya se pueden ver varios motivos por los que estar emocionados ante lo próximo de Bioware.

No os voy a engañar, no tenía muchas expectativas en Anthem ya que me daba pereza otro shooter RPG de mundo abierto online, cuando ya con Destiny 2 soy más feliz que una perdiz, y The Division 2 tiene una pinta espectacular para los que nos enganchamos al original. Sin embargo, todo apunta a que tendremos un tercer contendiente muy capaz, pero con el que todavía hay cierto margen de duda en base a lo visto en esta demo.

En primer lugar, la narrativa de Anthem es seguramente uno de sus principales atractivos. Critiqué mucho en su momento cómo Destiny ofrecía un gran universo sin saber contar nada interesante ni ofrecer personajes carismáticos, pero parece que ese no va a ser el caso en lo nuevo de Bioware. Para empezar, la demo nos deja en una parte ya avanzada del juego, pero comprobamos cómo nuestro personaje, el librancero que lucha por Fort Tarsis, tiene personalidad, responde durante los diálogos, etc. Incluso hay personajes que nos mandan misiones que apuntan maneras, como Mathias y su división, que da lugar a algunos encuentros bastante divertidos. No solo eso, sino que hay un códec con mucha información, lore y demás, lo que grita a juego de Bioware de manual. ¿Hay bastantes diálogos en esta base donde estamos solos? Sí, y puede que para algunos eso rompa el ritmo de las partidas, pero personalmente, me encanta, y estoy deseando ver qué más ofrece la trama y el universo.

A nivel de mecánicas, otra gran diferencia con Destiny (sí, es su principal competidor, con que si bien las comparaciones son odiosas, están a la orden del día) es su énfasis en las diferentes clases. Aquí cada clase viene representada por un traje diferente, por lo que podremos ir cambiando entre los que hayamos desbloqueado. Por haber jugado a la demo VIP, pude probar este fin de semana las cuatro Alabardas, y las diferencias son notables. Empezamos con la Comando, la clase más estándar, y con la que es muy fácil sentirnos un Iron Man futurista: podemos lanzar misiles, golpear con una porra eléctrica y hasta crear escudos donde reponernos un poco.

La clase que más me gustó fue la Interceptor, donde Anthem parece cruzarse con Warframe, al ser la Alabarda más rápida pero frágil, ganando a cambio la posibilidad de lanzar shurikens especiales o destrozar a los oponentes con rapidísimos ataques cuerpo a cuerpo. El Coloso es el tanque, y no tiene escudos regenerativos, pero sí tiene mucha más salud, puede usar un escudo físico con el que embestir de forma más o menos segura, además de usar armas de gran tamaño que las demás Alabardas no pueden emplear. A cambio, es el traje más lento, sin la posibilidad de realizar ningún tipo de esquivas. Otra clase genial es Tormenta, una especie de Mago con el que lanzar sobre todo ataques elementales, algo que viene de perlas para realizar combos y hacer más daño a los oponentes de un plumazo. Además, con esta clase se refuerza el atacar desde el aire, al reforzar nuestros escudos.

Como podéis leer, las clases son muy diferentes entre sí, y otro cambio importante es lo rápido que se recargan sus habilidades. En Anthem, las armas parece que son lo que usar mientras las habilidades se recargan, en vez de ser nuestro principal método de hacer daño a los rivales. Esto es especialmente cierto con varias clases, como Tormenta o Comando, ya que podemos destrozar a base de granadas, rayos o misiles, empleando entre medias el arma de turno para no parar la fiesta del ataque.

La gracia de Anthem es que dentro de las clases podemos personalizar ciertos elementos en base al loot que obtengamos, para así potenciar más la capacidad de apoyo, de defensa o de ataque de nuestra Alabarda, de modo que dos usuarios pueden tener una clase Comando muy diferente entre sí, y jugar diferentes roles dentro de las misiones. A pesar de todas estas diferencias, a la hora de la verdad todas las clases se controlan muy, muy bien, siendo una auténtica delicia surcar los cielos, intentando estar cerca del agua para mantener fríos los motores, ver a unos enemigos, y que algunos compañeros se lancen en picado con un ataque cuerpo a cuerpo, mientras los demás destrozan desde el aire.

La movilidad es fantástica, y el gunplay también es muy satisfactorio, siendo dos cosas que saco muy en claro de esta demo. Lo que está por ver es todo lo demás, ya que esta demo es algo escasa en ese sentido. Para empezar, en cuanto a misiones individuales, no es que haya muchas. Lo que nos ofrecen es un mini-arco argumental con Mathias, pero poco más. Estas misiones son sencillas, con un puzzle en una ocasión, pero sin ser algo revolucionario, basándose bastante en defender una zona o acabar con todos los enemigos de un área. El único Stronghold o Fortaleza que hay está bastante bien, siendo una especie de Asaltos de Destiny, acabando en un jefe final interesante, pero parece que de lanzamiento sólo habrá 3 misiones de este tipo, con que está por ver qué clase de contenido endgame tiene el título para engancharnos durante mucho tiempo.

El mundo abierto también estaba para explorar, con algunos eventos públicos que han salido durante el domingo, pero no eran la norma, estando bastante vacío este mundo. Sí, de vez en cuando te encontrabas bases o mini-mazmorras, pero para eso había una pantalla de carga, estando fuera del mundo como tal, por lo que esa promesa de un “mundo vivo” la veo poco probable. Además, al ser todo un único mundo, espero que haya más variedad que cuevas y zonas boscosas, ya que a la larga esto podría ir cansando.

Otro aspecto que no me convence es el loot. Que no puedas equiparte con lo que has encontrado, o que estés forzado a usar una habilidad que te has equipado para probar pero que luego no te gusta porque no puedes ir al inventario en mitad de una misión, me parece un poco absurdo. Entiendo que se ha hecho para que al finalizar cada fase, podamos ver todo el botín de una tacada, además de evitar que haya usuarios que se tiren demasiado tiempo en el inventario tras cada nuevo objeto, pero se podría buscar una solución intermedia, como poder cambiar de forma rápida entre varias equipaciones para tener “la que funciona” y “la de prueba”, o algo por el estilo. Además, el loot en temas de armas no me ha convencido, siendo todas las que he probado muy parecidas entre sí, y con un aspecto poco atractivo. Espero que luego haya “juguetitos” más espectaculares, ya que el armamento de Anthem me ha parecido algo feo y genérico.

Aunque estas son pegas más o menos menores que vienen del contenido de la demo, con que hasta no tener la versión final no podremos salir de dudas, hay dos cosas que me parecen muy mejorables, y esto sí podría afectar mucho a la versión final. Por un lado, el sistema de reaparición me parece un desastre absoluto, al no poder ver a los otros compañeros cuando nos abaten, por lo que si estamos en una zona sin reaparición (aunque el juego diga claramente “Reaparición en X segundos”), veremos nuestro cuerpo todo el tiempo, algo que es obviamente muy, muy divertido.

El otro problema principal que le veo a Anthem es la estabilidad. He jugado la demo en Xbox One X, y aunque visualmente es todo un espectáculo, el rendimiento es de todo menos estable. Aunque el objetivo sea llegar a 30 FPS, no se mantienen ni por asomo, con que espero que esto sea por venir de una versión vieja y ya se haya optimizado. La otra pega respecto a la estabilidad viene por parte de los servidores. Sí, en el segundo fin de semana todo iba mejor, pero seguía habiendo muchos enemigos que aparecían y desaparecían mientras iba en el mundo abierto, daño que no se registraba justo cuando lo hacía, o directamente momentos en los que todo va a saltos. No creo que sea por mi conexión, ya que luego salté a Destiny 2 y todo iba como la seda, con que es algo que me preocupa, ya que tener un título tan frenético como este con estos problemas, perjudicará mucho a la experiencia.

Con todo esto, la demo de Anthem me ha dejado una sensación más bien positiva, aunque no lo parezca. A nivel de mecánicas, creo que vamos a estar ante todo un pelotazo, ya que es increíblemente divertido surcar los cielos, los tiroteos funcionan de lujo con esta gran movilidad y las habilidades de cada Alabarda son geniales. Además, el enfoque en la trama y el lore respecto a otros títulos como DestinyThe Division pueden aportar algo diferente, y bueno, más variedad siempre es algo bueno.

Ahora bien, que haya tantísimos problemas de rendimiento, y sobre todo, con los servidores a dos semanas de poder probar ya la versión final con EA Access, me preocupa bastante. Vale que algunos problemas pueden ser porque la demo tiene 2 meses y no está tan optimizada como el juego, pero los servidores sí que son de ahora, y un lanzamiento tan catastrófico como el de la demo VIP puede ser mortal para un juego que tiene a tanta gente indiferente. Quiero ser positivo, y pensar que Anthem irá de lujo desde el 15 de febrero, y obviamente desde el 22 de febrero en su lanzamiento oficial, ya que lo nuevo de Bioware tiene mucho potencial para que enganche a muchos usuarios con el sueño de hacernos sentir como los Iron Man del futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *