La tercera edición de la Barcelona Games World cierra sus puertas con éxito de asistentes y quejas de profesionales y visitantes

Barcelona Games World

Tras el cierre de la tercera edición de la Barcelona Games World toca recapitular lo ocurrido y vivido durante los cuatro días de feria. Evidentemente que no le hace ningún bien a ninguna feria de este tipo que otras ferias estén próximas en fechas como ha ocurrido con la Madrid Games Week o la Fun & Serious. Esto provoca que hasta una semana antes de que se inicie la feria los asistentes no sepan qué empresas van a presentar sus productos, así como los eventos o actos que se producirán en ella. Sólo conocíamos que RetroBarcelona seguiría formando parte de la Barcelona Games World, el cambio de fechas respecto a ediciones anteriores y el cambio de ubicación (quizás debido a una feria del coche de ocasión en el conocido recinto ferial junto a Plaza España).

Esto no ha hecho que el público se desanimase, y gracias a él de nuevo la tercera edición de la Barcelona Games World ha sido todo un éxito, sin duda alguna. Pero esto no evita que haya cosas a mejorar u otras que sin saber muy bien porqué han empeorado respecto a las dos ediciones anteriores.

Para empezar, un evento de este tipo arrastra a muchos medios, ya sean escritos, visuales, influencers, de todo el país. Evidentemente a los organizadores esto les va como anillo al dedo porque necesitan de estos para publicitarse y llegar a la mayoría de público posible. Lástima que a estos no se les tenga en cuenta y no tengan un día o al menos una mañana para poder hacer bien su trabajo y no entorpecer la labor de aquellas personas que religiosamente han pagado su entrada para disfrutar del evento todas las horas posibles.

Barcelona Games World

Por otro lado, tener muchas ferias con fechas cercanas provoca varias cosas sobretodo en el ámbito económico y es que no todas las marcas, expositores y tiendas se pueden permitir el lujo de pagar por estar presente. Así que a ya las ausencias destacadas de Ubisoft y Microsoft de ediciones anteriores (no contaban con stand propio), a esto hay que sumar este año a Electronic Arts y BadLand Games que después de estar el año pasado, esta edición han preferido no acudir. Y lo que es más demencial todavía, es que Nintendo (yo creo que no iba a estar presente inicialmente) sólo ha estado durante dos días de feria y con un único juego en uno de los pabellones anexos al pabellón 2 dónde se encontraba todo el maremagnum de marcas.

A esto hay que sumar las pocas novedades presentes en la feria en lo que ha juegos se refiere. Muy pocas y para probarlas unas colas bastante largas en las que podías perder mínimo un par de horas si la suerte te sonreía. Lo mismo pasaba con los puestos de juego, bastante pocos paras los 138.000 visitantes repartidos entre los cuatro días, aunque a buen seguro la mayoría han asistido el fin de semana. Aforo completo, todo vendido, éxito ferial.

Barcelona Games World

Lo que ha sido determinante en cualquier caso es la presencia de RetroBarcelona y otras propuestas como un pasaje del terror, un Room Escape o una buena cantidad de puestos para probar la realidad virtual o poder seguir los torneos de eSports. Estas actividades paralelas a la feria sí han dado un empaque a la Barcelona Games World como en ninguna otra de las ediciones, sobretodo al estar todo bajo el mismo espacio en uno de los pabellones más grandes de la Fira de Barcelona. Lo único es que muchos usuarios entre los que me encuentro tenemos morriña o echamos en falta estar cerca de Plaza España por su situación más próxima al centro de la ciudad. De todas formas cabe destacar que al ser pabellones nuevos es una gozada poder moverse de un lado a otro, poder comer o tomar algo en los diferentes locales al respecto o incluso la situación de la entrada, los lavabos o incluso la entrada para los asistentes.

Un servidor se va con un sabor agridulce de la feria más esperada de todo el año. Sabíamos que la organización no tenía las cosas fáciles después de que la AEVI decidiese a principios de año volver a apostar por la feria de Madrid y dejar como segundo plato la feria de Barcelona. Podría alternarse un año en cada ciudad o hacerse de otro modo, sólo con la finalidad de que los usuarios que asistan no se vean afectados por decisiones que no les toca a ellos. El visitante quiere disfrutar de la feria, jugar a todo lo que pueda y probar las novedades recién salidas o que están a punto de llegar, comer, comprar un recuerdo y tirar de nostalgia y jugar a aquella consola o videojuego cuyo recuerdo aún vive en nuestro interior.

Seguro que la organización se pone a trabajar mañana mismo en la cuarta edición de la Barcelona Games World dado los buenos resultados obtenidos. Pero sobretodo que piensen que si no pueden dar a los asistentes los que piden mejor dejarlo para otra ocasión. Algo que RetroBarcelona ha aprendido a base de esfuerzo una y otra vez. Cada año hay más puestos, más consolas, más recreativas, más pinballs, más tiendas, más editoriales, sin bajar en ningún momento el gas del acelerador y por eso mis felicitaciones a sus organizadores porque para mi son los que realmente han salvado la tercera edición de la Barcelona Games World en 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *