Impresiones de Devil May Cry 5. Nero vuelve con todo un Devil Trigger

Devil May Cry 5

El anuncio que más me gustó del E3 es el de Devil May Cry 5, ya que la saga me encanta y estaba deseando poder controlar nuevamente a Dante. Aunque no estamos ante una secuela al reboot creado por Ninja Theory (que siempre defenderé), por fin vamos a saber qué ocurrió tras la nefasta segunda entrega de la saga, en la que Dante se quedaba atrapado en el infierno tras acabar con el mal de turno. Esto deja a la Tierra sin un protector ante los demonios, pero por suerte, ahí está Nero, el hijo de Virgil (aunque no se llegó a confirmar en la cuarta parte de forma explícita) que ahora tendrá que luchar contra los demonios usando su brazo robótico, el Devil Trigger.

Aunque Dante será jugable, la primera demo jugable, y que se presentó por primera vez e la Gamescom, tiene a Nero como protagonista absoluto, y gracias a Koch Media, ya que podido quitarme la espinita que me dejó no poder probar el título en Alemania. No me voy a andar con rodeos: sí, la saga va a volver a lo grande, y sí, hay influencias de DmC Devil May Cry que me encantan.

Como decía antes, el protagonista de esta demo, y parece que de gran parte de Devil May Cry 5, será Nero, a quien vimos por última vez en la cuarta parte. Por suerte, el personaje ha cambiado radicalmente, y ahora tiene un look que se parece al de Dante de DmC, y ya no es un crío estúpido al que daban ganas de hostiar, sino que es más chulo que un ocho. De hecho, casi parece Dante, con algún momento que parece copiado del Hijo de Sparda. Un gran ejemplo está en una de las últimas escenas de la demo, cuando el jefe final del nivel nos lanza una ambulancia, y éste entra por ella a través de la puerta lateral que está abierta, deja que la ambulancia se estrelle, y una vez está quieta, sale de dentro como si nada.

Devil May Cry 5

Pero bueno, lo importante de Devil May Cry 5 no creo que vaya a ser su trama, sino su jugabilidad, y esta demostración nos muestra cómo Capcom sigue con las mecánicas básicas de Nero, pero añadiendo un par de novedades interesantes. Para empezar, Nero cuenta con todas las habilidades que se desbloqueaban en Devil May Cry 4, lo que incluye combos, ataques para impulsarse hacia los enemigos, doble salto, velocidad aumentada, etc. Espero que no sea por algo de la demo y no suframos un “Metroid” al comienzo de la aventura, ya que estas habilidades funcionan exactamente igual, y no me haría mucha gracia perder algunas tan básicas como el de movernos rápido cuando no hay ningún enemigo por el escenario.

El gran cambio lo tenemos en nuestro brazo, que ya no es demoníaco, sino que es robótico. Ahora, sus ataques no son iguales siempre, sino que varían en función de qué brazo tenemos equipado. En la demo, podemos usar un brazo con el que crear una potente onda eléctrica para hacer mucho daño a los enemigos cercanos; mientras que con el otro brazo aumenta notablemente nuestra agilidad, al poder hacer ataques con una especie de “dash”, que no es muy veloz, pero nos mantiene en movimiento.

Si un enemigo nos golpea mientras realizamos uno de estos ataques, el brazo se destruirá, teniendo que pasar al siguiente. Si cargamos el brazo para lanzar un ataque potente y nos pasamos con la carga, el brazo también será destruido. Si lo queremos, también podemos destruirlo nosotros, para emplearlo como un proyectil potente contra los enemigos.

Devil May Cry 5

Por tanto, sí, nos podemos llegar a quedar sin brazo si no tenemos cuidado, y aunque podemos seguir usando nuestra espada y el revólver, no tener el brazo supone perder habilidades tan importantes como atraer a los enemigos hacia nosotros, o nuevas formas de enlazar combos, lo que nos deja en una situación peliaguda si queremos obtener una buena calificación. Por suerte, en el mundo de Devil May Cry 5 alguien ha dejado brazos repartidos por el mapa, por lo que podremos reponer nuestra “munición” del brazo, que será de 4 como máximo.

Un aspecto que me ha gustado es que no podremos cambiar entre los dos tipos de brazo a placer, ya que si queremos pasar a un brazo ágil desde un brazo potente, tendremos que destruir el potente, y ver si el siguiente brazo en nuestro arsenal es de los ágiles. Esto hace que tengamos que gestionar bien nuestro inventario, al mismo tiempo que nos obliga a adaptar nuestra forma de jugar. Puede que prefiramos el brazo potente, pero solo hay ágiles por la zona, con que nos tocará usarlo lo mejor posible, o viceversa.

Esto crea una dinámica completamente nueva, al tener un ataque muy poderoso como un consumible que podemos perder si no somos cuidadosos, lo que nos obliga a pensar de antemano si nos conviene usar el brazo, o seguimos empleando el clásico dúo de espada y pistola.

Devil May Cry 5

Los enemigos normales de la demo no suponen un gran desafío, al ser demonios bastante típicos para los que nos hemos podido encontrar en otros capítulos de la saga. Hay algún bicho que ataca desde el aire, pero la mayoría son terrestres. Se nota que estamos ante una fase inicial, ya que quieren que nos habituemos a estas nuevas mecánicas antes de ofrecer un gran desafío. Sólo hay dos tipos de demonios terrestres, y de los más complicados, tampoco es que haya muchos combates.

Una parte del nivel se centra un poco más en la exploración, al tener que buscar una larva con la que destruir unas raíces de un árbol demoníaco. Esto nos obliga a avanzar por una parte del mapa para luego volver a dicha puerta. No es un puzzle muy complejo, pero conocido la saga, seguramente habrá momentos más complejos con mecánicas de este estilo. Un cambio interesante que sí veremos en Devil May Cry 5 es que la tienda ya no es una estatua mágica, sino que con las cabinas telefónicas podremos llamar a nuestra compañera, que llegará con la furgoneta dispuesta a cambiar almas rojas por nuevos objetos o mejoras. En la demo no estaba disponible la tienda, pero es un cambio interesante, y que contextualiza este elemento característico de la saga.

La demo culminaba con un jefe final que era un demonio bastante grande, y que junto a su fuerza bruta, también cuenta con una boca gigante en su estómago con la que absorber elementos del escenario (¡o a nosotros!), además de lanzar enormes bolas de fuego. La pelea tiene tres fases entre las que vamos pasando por diferentes escenarios, lo que hace el combate muy dinámico y espectacular. Quitando esto, el combate es bastante sencillo, aunque me encantaba usar el brazo ágil para mantenerme en el aire y así destrozar su cara, al mismo tiempo que esquivaba sus puñetazos. Sin embargo, una vez medí mal el movimiento y me quedé con el brazo potente, teniendo que reajustar por completo al estrategia. Son estos momentos los que me encantaron de la demo, y espero poder experimentar con más brazos robóticos en el futuro.

Devil May Cry 5

Pese a todo lo bueno que puedo decir de la jugabilidad, hay un aspecto que creo se podría cambiar: las esquivas. Al igual que en Devil May Cry 4, la única forma de poder realizar una esquiva es cuando fijamos a un enemigo, y pulsamos el botón de salto junto a una dirección lateral. ¿Tan difícil habría sido implementar un botón únicamente para realizar las esquivas? Es algo que funcionaba de maravilla en DmC, y que echaba bastante de menos en esta demo.

A nivel técnico, Devil May Cry 5 luce de maravilla, y se nota bastante la influencia de DmC. Todo el nivel tiene lugar en una ciudad actual destrozada por los demonios, pero de una forma que me recordaba mucho al Limbo. De hecho, hasta había momentos en los que el escenario cambiaba gracias a las raíces del gigantesco árbol demoníaco que se está formando. Aquí hay otra excusa para estos cambios dinámicos, pero el estilo es muy similar.

La música no se queda atrás, gracias a unos temas realmente cañeros. En particular me gustaba cómo, a medida que sube nuestra clasificación de estilo, vamos escuchando más elementos de la canción “Devil Trigger” en bastantes combates, lo que nos anima todavía más a hacer movimientos muy chulos y vernos recompensados tanto por una mejor melodía como por una mayor calificación al final de la misión.

Devil May Cry 5

Ya tenía muchas ganas de disfrutar de Devil May Cry 5 solo con lo visto en el tráiler del E3, pero tras probarlo, tengo el hype por las nubes. Básicamente, las partes de Nero serán iguales que las de Devil May Cry 4, pero gracias a la nueva mecánica con el brazo robótico, las sensaciones y las posibilidades tácticas aumentan enormemente. Todavía queda por ver cómo funcionará Dante, quién es el misterioso tercer protagonista (¿Virgil volverá de entre los muertos?) y cómo estará planteada la narrativa. Sea como sea, estoy deseando seguir escuchando más el Devil Trigger, con que 8 de marzo, llega pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *