[Gamescom 2018] Star Renegades. La lucha constante contra el Imperio Galáctico

Si podemos extraer alguna lección de las películas recientes de Star Wars, es que cuando los Rebeldes ganan, es más que probable que el Imperio sea reemplazado por otro mal, ya sea la Primera Orden o como quiera que se llame. Esta idea es sobre la que se basa Star Renegades, el nuevo RPG por turnos de Massive Damage, que ya sorprendieron a la comunidad independiente con Halcyon-6. Esta vez van a volver a apostar por los aspectos rogue-like, con ciertos aspectos que harán de Star Renegades algo único.

Durante la Gamescom pude probar una demo bastante extensa del juego, y la verdad es que me conquistó a base de bien. En esencia, nuestro objetivo en cada partida será, como Rebeldes, acabar con el malvado Imperio que ha tomado un planeta. Por tanto, dispondremos de un escuadrón pequeño que tendrá que hacer ataques de guerrilla a lo largo de un mapa, obteniendo todos los recursos posibles por el camino para poder aumentar su poder, y lograr la victoria ante el Imperio.

Por tanto, empezaremos en un mapa global similar al de Super Mario Bros, teniendo que elegir hacia qué nodos nos movemos. En el mapa no estamos solos, sino que también hay unidades enemigas siguiendo sus propias rutas de vigilancia. En el mapa tendremos un objetivo muy claro a tomar, pero el camino que llevemos hasta llegar hasta allí depende de nosotros. Podemos evitar la mayor cantidad de enfrentamientos posibles para no ponernos en más peligro del necesario, o atacar diferentes almacenes y fábricas para ir mermando el poder del enemigo, lo cual es lo ideal. Todo tiene sus pros y sus contras, con que deberemos de planear muy bien nuestra estrategia.

Los combates de Star Renegades son por turnos, con cierto toque estratégico, al tener en cuenta todas las habilidades las posiciones físicas de los miembros del escuadrón aliado y enemigo. Una característica común de los RPGs por turnos es que hay cierto componente aleatorio, por si fallamos un ataque, realizamos un crítico, etc. Pues bien, en Star Renegades esto no es así, ya que siempre podremos saber al 100% lo que ocurrirá en cada turno.

Los turnos empezarán con los enemigos marcando en la barra de acción las acciones que van a realizar en dicho turno. Luego nosotros tendremos que ir dando las directrices a cada miembro de nuestro escuadrón, viendo si atacamos antes que los enemigos, y pudiendo avanzar por esta barra de acción para ver exactamente qué ocurrirá con las acciones que se han establecido hasta ese momento.

Esto es clave, ya que nos permitirá crear las mejores tácticas posibles, de modo que nuestro éxito o fracaso no dependerá del azar, sino de nuestras capacidades tácticas. Es algo que hace único a Star Renegades, y me encanta. Otro detalle fantástico es que podemos anular las acciones de los enemigos, ya que algunos ataques tienen una estadística de “bloqueo”, lo que nos permite hacer daño y evitar que nos lo hagan.

Todo esto ofrece montones de opciones tácticas a la hora de combatir, siendo cada encuentro una especie de juego de ajedrez, en el que ir dañando a nuestros oponentes, al mismo tiempo que nos defendemos de los ataques que sabemos que nos van a hacer. A medida que vamos combatiendo, obtenemos recursos, equipo y experiencia, que nos permitirá ir evolucionando a lo largo de nuestra rebelión.

Por el camino nos podremos encontrar tiendas en las que comprar equipo especial, o mejor aún, nuevos mercenarios para unir a nuestro escuadrón. Esto nos hace luego equilibrar bien toda la experiencia acumulada, para ver a quién subimos de nivel, qué habilidad mejoramos, a quién equipamos con qué, etc. El equipo nos dará diferentes mejoras a costa de otras, con las desventajas siendo reducidas cuanto mejor sea el equipo.

Por tanto, el ciclo normal de una partida de Star Renegades será avanzar por el mapa, acabar con los objetivos valiosos que podamos para reducir el poder enemigo y obtener recursos, y seguir con la batalla. Al acabar con estos objetivos es posible que tengamos que tomar alguna decisión, como destruir una fábrica ya tomada para reducir la potencia enemiga, o dejarla estar para obtener algún objeto. En otros casos, igual podemos afectar a las rutinas de los enemigos por el mapa, lo que nos dará una ventaja si queremos evitar esos encuentros.

Con esto, el juego ya estaría muy bien, pero hay un aspecto que me fascinó, aunque no lo pude comprobar jugando: los cambios de régimen. Si logramos acabar con el Imperio, los Rebeldes podrán disfrutar de una victoria temporal, ya que otro régimen maligno se impondrá poco después. Si en nuestra partida perdimos a algún aliado en la batalla, lo habremos perdido, pero podremos rescatarle. Si decidimos dejarle tirado, es posible que el general del nuevo régimen sea el compañero al que dejamos de lado, que se querrá vengar de nosotros.

Esto crea una dinámica similar a la del Sistema Némesis de Sombras de Mordor/Guerra, lo que garantiza mini-historias únicas para cada jugador entre sucesivas partidas. Lo dicho, esta es la idea que tienen los desarrolladores, pero ayudaría a Star Renegades a dar un paso más allá. Al menos, sé que yo no pararía de jugar si se pueden formar estos arcos argumentales capaces de sorprenderte, junto a la adictiva naturaleza de la jugabilidad.

Siguiendo con lo positivo, estamos ante un juego con unos gráficos fantásticos. El píxel-art es increíble, ofreciendo unos escenarios muy llamativos, y sobre todo, muy animados. Es una delicia ver a unos personajes tan dinámicos en combates por turnos, lo que ayuda a dar la sensación de dinamismo. Además, podemos ver diferentes animaciones en función de los ataques, si están cargando una habilidad, etc. Todo entra por los ojos, y también los oídos, ya que la música está bastante bien. Tengo ganas de ver más variedad en los escenarios, pero al menos, lo que se veía en esta demo era genial.

Por tanto, Star Renegades puede ser el próximo gran bombazo dentro de los rogue-like. Sin lugar a dudas, tiene todos los ingredientes para triunfar, gracias a un sistema de combate de RPG por turnos que da todo el peso a nuestras capacidades tácticas, un apartado visual de escándalo, y una dinámica increíble. Si realmente vemos esas mini-historias que enlazan unas rebeliones con otras, podemos estar ante toda una maravilla que nos sorprenderá a cada momento. Por ahora, la obra de Massive Damage me tiene conquistado, y tengo muchas ganas de probar más a fondo el juego una vez se ponga a la venta en 2019 para PC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *