[Gamescom 2018] Decay of Logos. El Dark Souls de los The Legend of Zelda

Decay of Logos

Ya casi parece una broma del sector decir que algo es “El Dark Souls de…”, pero tras ver Decay of Logos durante la Gamescom, no podía pensar que estamos ante el Dark Souls de los The Legend of Zelda, al combinar mecánicas propias de los Souls-like con otras de la popular saga de Nintendo, con que por una vez, la expresión me parece bastante apropiada.

En esta obra de Amplify Creations y Rising Star Games, nos trasladaremos a un mundo de fantasía devastado por la ruptura de la Familia Real, ya que los hijos del Rey han asolado grandes territorios y se han obsesionado con sus posesiones. Nosotros controlaremos a la joven Ada, cuyo pueblo ha sido destruido por uno de los hijos del Rey, por lo que viajaremos por todo el reino en busca de venganza. Nuestro único compañero será una especie de llama-ciervo-caballo, un ser mítico llamado Elk, que nos ayudará y será nuestra fiel montura en tal aventura.

Desde el primer momento, Decay of Logos entra por los ojos, gracias a un apartado artístico algo simple, pero de lo más llamativo. Realmente parece que estamos en un mundo de fantasía sacado de un cuento, alejándose del realismo de otros títulos de fantasía. Esto hace que sea una delicia ver las interacciones entre Ada y Elk, que han sido fuertemente inspiradas por The Last Guardian. Por tanto, no esperéis que Elk sea una herramienta, sino que es un ser vivo, por lo que tendremos que ganarnos su confianza, y no siempre nos hará caso, de nuevo, como ocurre con Trico.

Decay of Logos

Por este motivo, el primer objetivo de la demo era afianzar esta confianza con Elk para empezar la aventura propiamente dicha. Para ello, había que buscar alimento para Elk, y tras unas cuantas manzanas, ya nos podríamos montar en Elk. Sin embargo, una vez montados tendremos que tener cuidado, ya que por ahora, el vínculo entre ambos protagonistas es frágil, de modo que si los enemigos nos rodean, Elk se asustará y nos tirará al suelo, lo cual nos deja en una clara desventaja.

Hablando de los enemigos, el combate de Decay of Logos se ha inspirado claramente en Dark Souls, aunque sin apostar por una dificultad tan alta. Aun así, las señas de identidad, como el uso de resistencia para que no estemos atacando tanto tiempo y un énfasis en peleas más individuales, son muy claras. Esto contrasta con una exploración de los escenarios que recuerda bastante más a The Legend of Zelda, tanto por el estilo de fantasía como por el encuentro con diferentes NPCs, la estructura del mundo (en forma de HUBs interconctados de alguna forma, sin ser un sandbox gigantesco, pero dando pie a la exploración), etc. Todo esto crea una combinación bastante interesante, y la verdad es que tengo ganas de explorar más de este fantástico mundo.

La demo no mostraba mucho del mundo, sino que se centraba en dos secciones: el bosque en el que empezaba la demo, y las catacumbas de un castillo cercano. El objetivo de la demo era llegar hasta dicho castillo, y como el camino directo estaba cortado, tocaba ir por los lugares menos “amigables”. Estas catacumbas estaban llenas de enemigos, que son espíritus que toman los cadáveres que hay por la zona justo cuando nos acercamos. Estos combates son bastante más intensos que los del bosque, donde las criaturas hostiles eran mucho más débiles. Este tipo de monstruos y enemigos no son habituales en el mundo de Decay of Logos, por lo que parte de la trama se centrará en descubrir de dónde han salido estas criaturas.

Decay of Logos

Hacia la mitad de esta mazmorra hay una hoguera para sí, funcionar como punto de control. De nuevo las similitudes con Dark Souls, por si no lo habíamos detectado antes. La demo acababa con un gran jefe final que tenía dos partes, al tener que luchar contra la marioneta que controla una bruja, y luego dicha bruja.

Este combate era interesante no solo por sus dos fases tan diferenciadas, sino porque hay posibilidad de “saltarnos” esta primera fase. Al fin y al cabo, una marioneta no es nada sin su controlador, por lo que si atacamos a la bruja, ésta caerá de su posición segura, iniciando directamente el combate contra ella. Esta idea de formas alternativas de superar los encuentros será algo habitual en Decay of Logos, lo cual suena muy interesante.

La pelea como tal era bastante intensa, teniendo que ver los patrones de ataque del jefe en sus dos fases, para luego poder reaccionar de forma acorde y atacar en el momento de adecuado. Todo parecía bastante divertido (sólo jugaba el desarrollador durante la demo), pero había un aspecto que no me terminaba de convencer: el ritmo de recuperación de resistencia. Esta barra tardaba demasiado en recargarse, lo cual creaba momentos en los que había que seguir esperando en vez de empezar a atacar. Me dijeron que la resistencia tendrá diferentes ritmos de recuperación en función de la progresión de Ada, aunque ahora están precisamente en la fase de ajustes de estos parámetros de cara al lanzamiento. Espero que lo retoquen un poco, ya que es el principal aspecto que podría luchar contra la diversión del título.

Decay of Logos

Quitando este detalle, Decay of Logos no pinta nada mal. Puede que no estemos ante un juego con tanto presupuesto o tan pulido como los Dark Souls o The Legend of Zelda, pero tenemos una mezcla independiente entre ambas sagas, que tiene bastante personalidad y promete darnos un gran mundo de fantasía a explorar. El juego se lanzará a finales de año en PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC, por lo que todos podremos vivir esta gran aventura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *