Impresiones de la beta abierta de Battlefield V. Una guerra con mucho potencial, pero mucho que mejorar

Cada dos años tenemos una batalla campal en los videojuegos entre Call of Duty y la saga que hoy nos ocupa, Battlefield. Las dos siempre han apostado por estilos de juego muy diferentes, pero eso no ha impedido que intenten vencer al otro en el apartado de ventas. Las dos franquicias han evolucionado de formas muy dispares en los últimos años, con Battlefield volviendo a los conflictos clásicos para hacer evolucionar la franquicia.

Tras su paso por la Primera Guerra Mundial, ahora es el turno de volver a la Segunda Guerra Mundial por tercera vez en la franquicia gracias a Battlefield V, con muchas novedades interesantes sobre el papel para ofrecer la guerra multijugador más inmersiva. La primera prueba de fuego es la beta abierta, con la que hemos podido combatir estos días en Róterdam y la nevada zona de Narvik.

Esta beta nos ofrece bastantes cosas buenas, y otras muy mejorables. Antes me quiero centrar en lo positivo. Los modos de juego disponibles son Grandes Operaciones, una evolución de las Operaciones vistas en Battlefield 1, al enlazar unas batallas con otras. En esta ocasión, este modo solo tiene lugar en el mapa de Narvik, y nos divide en dos días de conflicto, con dos modos diferentes en cada uno de ellos. El resultado de un día afecta radicalmente al segundo. Por ejemplo, en el primer día, los Aliados tienen que destruir unas baterías anti-aéreas, pero si no se consigue, en el siguiente día habrá bastantes más problemas, lo que se traducirá en menos unidades para los atacantes.

Battlefield V
Esta dinámica me encanta, ya que nos permite participar en grandes conflictos, con pequeños momentos narrativos entre las batallas, para dar una gran sensación de una guerra virtual. Es cierto que no parece una revolución respecto a lo visto en la anterior entrega, pero sí es una evolución bastante buena.

El otro gran modo de esta beta, y uno de los principales de Battlefield V es el clásico Conquista. Aquí la gracia es que los mapas son tan grandes, que habrá hasta 6 puntos de conquista repartidos por el mapa. Esto divide mucho más la atención de los usuarios, por lo que los combates son más impredecibles todavía.

Las otras novedades vienen en la materia jugable, donde es fácil encontrar una división de opiniones sobre si los cambios son buenos o malos. En primer lugar, ahora contaremos con mucha menos munición de serie. Del arma principal, tendremos el cargador actual y otro de reserva. Si queremos más munición, tendremos que buscar cajones de munición, que siempre están cerca de los puntos de reaparición o de los objetivos. Esto me gusta bastante, ya que te hace ser más cuidadoso con las balas, además de hacerte depender de la pistola más que en juegos anteriores. A largo plazo, es algo que frenará bastante a los camperos, pero para los que nos movemos bastante, no será un problema demasiado importante, por lo que ofrece un ligero cambio de dinámica para acercarnos al realismo de la guerra en la que los soldados no llevan 50 cargadores encima.

Battlefield V

Otro cambio fundamental de Battlefield V está en el sistema de movimiento. Ahora nuestro avatar reacciona de forma física con todo, por lo que veremos cambios en la animación del arma al juntarnos a una pared, asomarnos por una esquina, etc. Lo más impresionante es cuando nos tiramos al suelo y podemos ver que estamos tumbados hacia arriba. Incluso ahora las grandes explosiones nos pueden derribar, algo que sorprende bastante cuando estamos con los objetivos de destrucción, y que me encanta. La primera vez que me pasó pensé que me habían matado, pero un detalle así me parece increíble.

El control de las armas también es genial, siendo una delicia movernos al apuntar, disparar, el impacto de las balas, etc. El daño de las armas es de hecho más importante que nunca, ya que ahora no regeneraremos toda la salud. En su lugar, tendremos que usar botiquines que todas las unidades podrán llevar encima. Esto hace a los médicos más importantes, ya que al estar cerca suya, podremos obtener estos preciados botiquines.

El sistema de reanimación ha sufrido también muchos cambios, y esto no me ha gustado en absoluto. Ahora podremos reanimar a los compañeros de nuestro escuadrón, pero el médico lo hará mucho más rápido. Hay una animación para la reanimación, tanto si somos los que curamos como los curados.

Battlefield V

Esta animación tarda demasiado, y es extraña su forma de activarla: pulsar el botón “Cuadrado” o equivalente. No mantener pulsado, ya que eso nos hace quitar el arma a nuestro compañero caído. Esto no nos permite dejar de hacer la animación cuando queramos simplemente dejando de pulsar el botón, y a veces, nos pasará que cogemos el arma del compañero en vez de curarle. Esto me ha pasado también a la inversa, siendo reanimado con un arma diferente a la que tenía. Es algo que debe retocarse algo, o dar al menos la opción de arrastrar a nuestro compañero a una zona más segura para poder reanimarle de forma segura.

Quizá lo que menos me ha gustado de este Battlefield V, ligado al sistema de reanimación, es que ahora nos podremos quedar desangrándonos en el suelo. No podemos movernos en este estado, sino que podremos pedir ayuda o rendirnos. Con cualquiera de las dos opciones, tardaremos un tiempo en morir, ya sea más o menos, pero unos segundos no nos los quita nadie. Si morimos de esta forma, luego también tendremos que esperar para reaparecer. Son dos tiempos de espera por el precio de uno. ¿Por qué no dar la opción de morirnos de forma directa, en vez de esperar varios segundos?

Al menos, el diseño de los mapas y la destructibilidad de los mismos es increíble. Me encanta ver cómo el mapa no se parece en nada al principio que al final de una partida, una marca ya de identidad de la saga, siendo algo que nunca me cansaré de ver. Además, esta vez podemos fabricar pequeñas barricadas en los objetos rotos (¡o un muñeco de nieve!), lo que nos sigue dejando la posibilidad de emplear coberturas, que siguen siendo totalmente destructibles. Es algo sencillo que no vuelve las partidas en Fortnite ni mucho menos, pero le da otro toque táctico interesante.

Battlefield V

Siguiendo con lo positivo, me gusta el énfasis que se pone en los escuadrones, ya que ahora si somos líderes de escuadrón, podemos gastar los puntos obtenidos al cumplir objetivos para pedir ataques aéreos o refuerzos varios. Es una mecánica interesante, que de nuevo, potencia algo más el trabajo en equipo, y hace que un buen escuadrón pueda suponer la diferencia entre la derrota y la victoria si se usan estas ayudas con cabeza.

Un cambio importante que tendrá Battlefield V es en la personalización de absolutamente todo. Lo que no me ha convencido nada es la progresión de las armas. Además de los diferentes accesorios que se pueden acoplar (incluyendo anacronismos varios como miras de punto rojo y otros objetos modernos), ahora todas las armas tienen un árbol de habilidades. Estos árboles tienen ramificaciones, pero no es posible desbloquear las habilidades de las dos ramas, y luego cambiar entre una rama u otra en función de lo que necesitemos. Al parecer, la idea que tienen desde DICE es que nos compremos otro arma igual y desbloqueemos en ese arma la otra rama. ¿No sería mucho más eficiente y cómodo tenerlo todo en un arma? Sería como Destiny, donde vas eligiendo qué rama de habilidades usas en tu sub-clase.

Esto también va a dar lugar a armas mucho más poderosas con respecto a las básicas, ya que algunas de las mejoras son mayor velocidad de las balas, reducción notable del retroceso, etc. Habrá que ver cómo equilibran todas las armas con estas habilidades extras, ya que es algo que me preocupa.

Battlefield V

Otro aspecto a mejorar es cómo poder acceder a los diferentes retos que nos dan dinero ingame para comprar armas y/o habilidades. En el interior de una partida no podemos modificar ningún desafío o confirmar que hemos completado alguno, sino que nos tenemos que salir al menú principal. Lo mismo ocurre para toda la personalización de las armas y clases, por lo que si subimos de rango y queremos usar ese accesorio a por el que íbamos, tenemos que salirnos de la partida para equiparlo. Es algo absurdo y poco amigable para el usuario que espero se solucione en la versión final.

Sin embargo, lo peor de todo es la cantidad de bugs y glitches que hay. Estamos ante una beta, con que es de esperar que Battlefield V, pero hay mucho que mejorar. Hay cadáveres que se quedan flotando en el aire como si estuvieran poseídos por un poltergeist, fallos en las caídas e impactos, etc. Aunque el fallo más grave de todos, y que no entiendo cómo está presente en una beta de este tipo, es en el sonido.

Ahora mismo, el sonido está roto. Por un lado, los disparos de nuestra arma suenan de lujo, pero es muy común ver a otros jugadores disparando, pero no escuchar sus disparos. Esto te saca por completo de la experiencia, además de perjudicarte notablemente a la hora de jugar, ya que no detectas correctamente a los oponentes.

Battlefield V

De hecho, es algo que juega justo en contra de un sistema de localización de enemigos más simple que en anteriores entregas, donde no se marcan a los rivales como si tuviéramos un GPS colocado sobre ellos, sino que es algo temporal y mucho más sutil. Durante bastante tiempo he estado pensado que la beta no me hacía click por algo, y es sin duda por el sonido, ya que es una parte fundamental de la experiencia, que actualmente no funciona ni a la de tres.

Con todo esto, está claro que Battlefield V va a suponer una evolución respecto a lo visto en la anterior entrega, sin ser completamente revolucionario, pero sí dándonos un toque nuevo a lo ya visto. Algunos cambios me encantan, como el sistema de movimiento o los nuevos sistemas de munición limitada y salud que no se regenera. Al mismo tiempo, se nota que el retraso hasta noviembre no era solo para evitar la lucha de titanes de octubre que se avecina, sino porque el juego está todavía muy verde. Hay muchos aspectos que tienen que mejorarse, como bugs graves (el del sonido es increíble), equilibrar mejor las armas (el STG 44 está rotísimo), toquetear un poco el sistema de reanimación para que no frustre al curandero y al curado, el tema de la progresión de las armas y un larguísimo etcétera.

La base que tiene este Battlefield V es muy prometedora, pero no estoy seguro si podrán solucionar tal cantidad de problemas de cara al lanzamiento. Espero que sí, ya que si sale bien, estaremos ante la guerra online más inmersiva (ojo, no realista) del mundo de los videojuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *