[Gamescom 2018] Population: ONE. El Battle Royale llega a la Realidad Virtual por la puerta grande

Population: ONE

Aunque técnicamente no será el primer Battle Royale de VR (en ese campo el fantástico Rec Room le ha ganado), Population: ONE tiene todas las papeletas para ser una auténtica sensación entre los usuarios de VR del PC. Durante la Gamescom pude probar el juego en el evento de NVIDIA donde presentaron las RTX 2080, y si tuviera que describir el juego rápidamente, sería diciendo que estamos ante Fortnite en primera persona con la posibilidad de escalar y volar.

Sobre el papel, no parece nada revolucionario, pero es que no hay nada a esta escala en la Realidad Virtual, y mucho menos que funcione tan bien. Los chicos de BigBox VR (que ya trabajaron en el divertido Smashbox Arena para VR) están esforzándose mucho en que el juego sea además accesible por todo tipo de públicos, evitando mareos y, lo más importante, unos controles sencillos para que todo el mundo pueda jugar. Aunque todavía les falta para publicar la beta abierta en 2019, todo apunta a que van por el camino del éxito.

Antes de empezar a jugar en una partida de 2 vs 2, nos dejaron movernos por el mapa para aprender los controles. Esta demo se jugaba en Oculus Rift usando los Oculus Touch, que personalmente, son los mejores mandos disponibles para la VR. Gracias a estos mandos, es muy sencillo empezar a movernos por el mapa, girarnos usando el stick y/o nuestro propio cuerpo, etc. El manejo de las armas es muy inmersivo, ya que tenemos que hacer el gesto de recargar el arma para poner un nuevo cargador o volver a usar un rifle de francotirador, por lo que siempre estaremos usando las dos manos. Eso por no mencionar el tener que sujetar la parte baja del arma con la mano que tenemos libre, para así tener una mayor estabilidad. Esto puede que sea común en juegos como PavlovOnward, pero al jugar principalmente en PSVR, es algo nuevo y maravilloso para mí.

Population: ONE

Lo que más me gustó sin lugar a dudas es lo fácil que es el sistema de construcción. De una forma similar a lo visto en Fortnite, podemos construir paneles delante de nosotros, que pueden servir como muro, o incluso ponerlo como suelo una vez hemos construido una estructura bastante alta. Todo lo que construimos está conectado, por lo que si hacemos una torre y derriban la base, adiós a toda la estructura, algo que puede jugar en nuestra contra si no somos cuidadosos.

La mecánica realmente única de Population: ONE es la de la escalada. Con acercarnos a cualquier superficie sin ningún arma en la mano, podemos empezar a escalarla, haciendo el gesto de escalar obviamente. Esto nos permite ir a cualquier punto del mapa sin demasiado esfuerzo. ¿Vemos un edificio que puede ser un punto ventajoso como un francotirador? Pues vamos a la fachada y a escalar hasta llegar a la cima. Esto se puede combinar con la construcción, ya que podemos ir escalando los paneles que vayamos construyendo, de una forma muy intuitiva y eficaz. Esto último lo hice para construir una torre gigantesca durante este periodo de entrenamiento, y era súper divertido. Me encantan los juegos de escalada en VR, con que poder construir mi propio camino para llegar a lo más alto es genial.

Una vez en las alturas, no hará falta bajar poco a poco, ya que podemos planear. Si estiramos los brazos como un pájaro (no a lo Superman como hizo un servidor), caeremos lentamente, pudiendo controlar la caída y hasta disparar al mismo tiempo si lo hacemos bien. De esta manera, se crea una fantástica sinergia entre todas las mecánicas del juego, lo que aumenta mucho las posibilidades tácticas dentro de las partidas.

Population: ONE

Con todos los controles aprendidos, llegó el momento de jugar, y el inicio es increíble. Entramos al mapa en unas cápsulas que caen desde el cielo, dando una impresión muy chula cuando vamos cayendo y finalmente nos «estrellamos» contra el suelo. Esta caída es aleatoria, por lo que no controlamos la zona de llegada como en, digamos, FortnitePUBG.

Como en los demás Battle Royale actuales, la zona del mapa se va haciendo más pequeña a medida que avanza el tiempo para animar a los jugadores a encontrarse. En el camino, es necesario conseguir armas, equipo de protección y recursos con los que fabricar las plataformas que comentaba antes. Durante esta parte de exploración, vi un edificio que quería escalar para obtener una visión ventajosa, pero decidí algo más divertido: dar un puñetazo a la ventana para poder entrar al edificio. Esto será posible con todos los edificios que veamos, siendo esto bastante satisfactorio, y de nuevo, inmersivo. Quizá me estoy repitiendo con estas palabras, pero sencillamente, no es lo mismo hablar de Population: ONE (o cualquier juego de VR en realidad) a jugarlo por uno mismo.

Al explorar con bastante rapidez, conseguí muchas armas poderosas y equipo de protección, por lo que cuando me encontré con otro jugador enemigo, no tuvo nada que hacer. Para el segundo, la partida ya nos había obligado a movernos hasta una zona pequeña en el mapa, y al verlo mientras estaba en lo alto de otro edificio, me lancé planeando mientras disparaba. La sensación era genial, y más lo fue acabar el tiroteo en tierra con una victoria aplastante. Se notaba que los otros jugadores no tenían mucha experiencia en VR, ya que les costaba moverse y disparar al mismo tiempo, siendo este un aspecto que medirá la habilidad de los usuarios en la versión final. Eso sí, recargar en mitad de un tiroteo es intenso a más no poder, por lo que algo tan sencillo como hacer el gesto de poner el cargador y tirar del percutor del arma se nos puede atragantar porque queremos disparar lo antes posible, y esto sencillamente no es posible en ningún otro medio que no sea la VR.

Population: ONE

Al verme otros compañeros mientras jugaba, me dijeron que todo se veía algo cutre, y puede que sea así. Las animaciones a la hora de escalar son un poco extrañas, ya que no siempre tenemos las manos pegadas a la superficie, y casi somos más Spider-Man que otra cosa, al no hacer un gesto de agarrar. Además, algunas texturas y los interiores de los edificios no es que luzcan muy allá. Aun así, no puedo negar lo emocionado que estoy por Population: ONE.

El género Battle Royale es el que está de moda, y quitando el modo Rec Royale de Rec Room, no hay más opciones para probarlo en VR. Population: ONE promete ser la respuesta a todos los que están deseando probar el género en VR, y tiene una pinta increíble. La inmersión es total a la hora de disparar y usar las armas, mientras que las mecánicas de construcción, escalada y planeo crean una sinergia fantástica para sentirnos casi super héroes dentro de un entorno tan duro como el de un Battle Royale. Me fastidia que por ahora no vayamos a ver el juego en PSVR, ya que el estudio se está centrando exclusivamente en PC por el momento, pero todo apunta a que será una auténtica sensación entre la comunidad VR cuando se ponga a la venta. Mientras tanto, no os olvidéis apuntaros en la página web para la beta cerrada, ya que el año que viene vamos a escuchar mucho más sobre Population: ONE sin lugar a dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *