[Gamescom 2018] Destiny 2: Los Renegados. Gámbito es el modo multijugador perfecto para amantes del PvE

Destiny 2 Los Renegados

Aunque uno de los aspectos que más ganas tenemos de descubrir de Destiny 2: Los Renegados es su campaña en la que vengaremos la muerte de Cayde-6 a manos de los prisioneros escapados que dan nombre a la expansión, en el campo del multijugador va a haber una novedad casi tan interesante: el modo Gámbito. Este modo se presentó en el pasado E3, y aunque estamos a unas pocas semanas de poder disfrutar en nuestras casas de esta gran expansión, en la Gamescom pude echar una partida a este modo, que automáticamente se ha convertido en uno de mis favoritos de todo el juego.

En esencia, estamos ante un multijugador de 4 vs 4, pero en el que el enfoque está más en el PvE que en el PvP. Casi como en “Muerte Confirmada”, al matar a un enemigo, éste dejará una mota/marca que deberemos de recoger, y luego llevar al núcleo de nuestra base para que podamos obtener puntos. Nuestro objetivo es llenar la barra de energía de nuestro núcleo, que hará llegar a un gran jefe final. El primer equipo que acabe con semejante criatura es el vencedor.

Los dos equipos están en escenarios que no están conectados, por lo que no podremos molestar al otro equipo de forma normal. Digo de forma normal, ya que hay varias mecánicas que hacen que podamos fastidiar a los oponentes, a costa de tener un mayor riesgo de perder nuestras motas. Aunque podemos llevar tantas marcas de enemigos como queramos al núcleo, si llevamos 5, 10 ó 15 (el máximo que podemos llevar), entonces enviaremos peligros a la base enemiga de más nivel cuantas más motas depositemos de golpe.

Destiny 2 Los Renegados

Algunos de estos obstáculos son enemigos poseídos que deben ser aniquilados para poder reactivar el núcleo, por lo que tienen que lidiar con los enemigos tradicionales y estos nuevos, que además no dejan ninguna marca al ser asesinados. De vez en cuando, se activará en nuestra base un portal que nos llevará durante unos momentos a la base enemiga. Sólo un jugador puede ir a la base enemiga, de modo que puede acabar con el equipo rival. Al morir, perdemos todas las motas que llevemos encima, por lo que morir es bastante peligroso, por mucho que nos puedan revivir o reaparezcamos a los pocos segundos.

Todo esto crea una dinámica realmente única en Destiny 2, que sencillamente me encanta. Personalmente, siempre he sido más de disfrutar el contenido PvE del juego, por lo que es una delicia encontrarme junto a otros usuarios acabando con diferentes enemigos, pero al mismo tiempo, competir con otro equipo. Al venir tal cantidad de enemigos, el trabajo en equipo es bastante importante, ya que como comentaba antes, morir supone perder todo lo que hayamos conseguido, por lo que depender de que nos revivan no es una estrategia buena en absoluto.

Además, hay que tener en cuenta que los enemigos de élite dan más motas, por lo que comunicarse con los compañeros para ver quién recoge la energía para poder enviar mayores desventajas al otro bando es muy importante. Lo mismo ocurre con ver quién se queda siempre para el PvE, quién se adentra en la base enemiga para fastidiar directamente, etc.

Destiny 2 Los Renegados

Al poder jugar solo una partida, únicamente pude comprobar cómo funciona una de las nuevas sub-clases del juego, la del titán. Justo esta es mi clase favorita de Destiny 2, por lo que no me costó nada adaptarme. Esta nueva sub-clase tiene un súper-movimiento lanzarnos hacia delante como si fuéramos un súper rayo, acabando con todo lo que esté en nuestro camino. Es una buena forma de romper las líneas enemigas, ya que vamos, lo activamos, y luego rematamos a quien quede vivo con la escopeta.

El nuevo sistema de armamento, o mejor dicho, el antiguo de la primera parte, beneficia bastante a la experiencia en el modo Gámbito. El poder usar la escopeta como arma secundaria era algo que echaba de menos más de lo que me imaginaba, y aunque me sigue gustando el sistema de armamento que usó esta secuela en principio, me alegra la vuelta del sistema original.

La verdad es que llevo bastante tiempo sin jugar a Destiny 2, pero todo apunta a que Los Renegados va a ser el equivalente de El Rey de los Poseídos, al ofrecer otra historia importante de calidad, e implementar gran parte del feedback recibido por parte de los usuarios. Sin embargo, este modo Gámbito puede ser uno de los verdaderos reyes de esta expansión, ya que es muy divertido, combina de forma brillante el PvE con el PvP, y me veo echándole una cantidad absurda de horas. Al sumarle las nuevas sub-clases, armas, el sistema de equipo y demás, todo apunta a que estaremos ante una expansión que será totalmente imprescindible para los usuarios de Destiny 2 a partir del próximo 4 de septiembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *