[Gamescom 2018] Biomutant. Sencillamente, el mejor juego de la Gamescom 2018

Biomutant

Estoy algo saturado de juegos de mundo abierto, pero de alguna forma, sigue habiendo propuestas que logran interesarme desde el primer momento. Este es el caso de Biomutant, el primer juego del estudio Experiment 101 para THQ Nordic, que nos pone en la piel de un mapache genéticamente modificado y todo un experto en el combate cuerpo a cuerpo y a distancia. ¿Nuestra labor? Salvar a un mundo post-apocalíptico que ahora sí que está en las últimas, y a lo grande.

En la Gamescom he visto muchísimos juegos, pero el que más me ha conquistado ha sido este, con que espero con este avance poder transmitiros por qué Biomutant va a ser uno de los juegos más a tener en cuenta para el 2019.

En primer lugar, la narrativa del juego va a ser bastante interesante. Tras un tutorial inicial y lineal con el que nos presentarán las diferentes dinámicas, tendremos total libertad para explorar el amplio mundo abierto del juego. Como ocurre en Breath of the Wild, habrá varios eventos importantes en el mapa, que podremos completar en cualquier orden. Siguiendo con las similitudes, no habrá ningún icono en el mapa, por lo que quieren alejarse de los sandbox en los nos saturan a iconos. Aquí tendremos que descubrirlo todo por nosotros, por lo que la exploración será una faceta clave en Biomutant.

Hasta aquí no hay nada realmente novedoso, lo que incluye a nuestra meta. Lo que mantiene el mundo a salvo es un árbol gigantesco vital, cuyas raíces están siendo devoradas. Gracias a ese árbol, las posibilidades de supervivencia del planeta eran del 100%, pero con cada una de las raíces siendo devoradas por algún ser maligno, el mundo está en las últimas. Tendremos que ir a por cada una de las raíces para, con cada una liberada, dar un 20% más de probabilidades al mundo. No habrá un orden concreto a seguir ni nada por el estilo, por lo que desde el principio nos marcarán dónde están las raíces, y allí que podremos ir, independientemente del nivel que tengamos o del de la zona.

Biomutant

En el mundo de Biomutant también hay diferentes facciones, en las que conoceremos a multitud de personajes de lo más variopintos. Gracias a la libertad total que tenemos, podremos aliarnos con una de estas facciones, enemistarnos con otras, ser totalmente neutrales, ayudar a acabar con alguna facción, formar una súper alianza entre todas ellas, acabar con todas las facciones para ser los nuevos gobernantes del mundo, etc. Cuando hayamos completado las tareas suficientes, se desbloqueará el final del juego como tal, por lo que pese a tanta libertad, sí que habrá un claro inicio y un desenlace.

Esto me gusta bastante de por sí, ya que es una forma interesante de plantear la narrativa. Además, hay un narrador bastante gracioso, peculiar y sarcástico, que esconde algún que otro secreto que los desarrolladores se guardan bajo la manga, junto con la ya clásica narrativa a través del propio escenario, gracias al cual podremos descubrir qué ha pasado hace años, cómo ha evolucionado el planeta, etc.

En la demo que tenían preparada para la Gamescom, querían mostrar un poco este mundo abierto, pero guiándonos bastante para ver un poco de todo. En primer lugar, había que crearse a nuestra cobaya, pudiendo elegir las estadísticas iniciales, lo cual afecta al aspecto físico, de modo que con súper inteligencia tendremos el cabezón de “Megamind” y podremos realizar ataques psíquicos con el nivel suficiente. El objetivo final de la demo es acabar con uno de los devoradores de las raíces. Nuestro trayecto empieza cuando vamos en nuestro navío flotante, y al pasar por las ruinas de una ciudad unos enemigos nos enganchan y nos fuerzan a ir a pie. Aquí quiero destacar otro punto interesante de Biomutant: el clima.

Biomutant

Al contrario que en la mayoría de los juegos, las condiciones climáticas de cada región serán aleatorias para cada usuario. De esta forma, estas mismas ruinas en la presentación que nos hicieron, eran radioactivas, mientras que cuando luego jugué por mí mismo, no había ningún peligro. Estos efectos atmósfericos nos pondrán en peligro, al poder matarnos si un indicador llega a un máximo. Esto ocurrirá en todas las regiones, y encima, el clima puede ir cambiando de forma dinámica. Por tanto, es posible que cuando una zona se congele, podamos ir sobre el agua congelada para llegar a una zona completamente nueva.

En cuanto al combate, nuestro protagonista es de lo más hábil en el combate cuerpo a cuerpo y con el uso de las armas, por lo que estamos ante un sistema similar al visto en los Devil May Cry, con algún toque de los Batman: Arkham y hasta de Metal Gear Rising. Los combos que podemos hacer son muy veloces, y si atacamos a un enemigo justo antes de que él haga lo propio (indicado en su cabeza), le bloquearemos y noquearemos unos segundos. También podemos realizar esquivas para meternos por debajo de los enemigos más grandes, y pillarles por la retaguardia.

Al combinar estos combos cuerpo a cuerpo con la pistola, las peleas son frenéticas, divertidas y muy locas. Cuando conseguimos rellenar un indicador especial, soltaremos tal cantidad de ataques a lo Flash que nos vendrá de perlas cuando nos rodeen.

Biomutant

En esta demo nos enfrentamos a enemigos pequeños, otros grandes, y otros gigantescos, casi a lo Monster Hunter. La variedad de armas será algo importante, y en esta demo nos dejan probar dos tipos. En primer lugar tenemos la espada estándar (aunque en cada partida se generaba con elementos aleatorios, con opciones como un bate de béisbol con cuchillas y un destornillador; o un palo con un filo de motosierra pegado al extremo), bastante versátil en todos los campos. Hacia la mitad encontramos un guantelete propulsado, que nos permite arrollar enemigos, activar misiones por el escenario, o abrir puertas amarillas a base de golpes.

El guantelete también nos permite hacer agarres, muy cartoon, y hasta el movimiento especial consiste en dar puñetazos hasta que metemos a los enemigos en el suelo. Las risas están aseguradas en Biomutant gracias a estos detalles, pero es que la cosa no acaba ahí.

En el juego adquiriremos diferentes mutaciones, y en esta demo solo se desbloquea Pompa de Agua. Básicamente, nos convertimos en una bola acuática capaz de pegar a los enemigos a ella, al más puro estilo Katamari, para luego deshacer la bola de un estallido, y poder lanzar así a los oponentes por un barranco. También es muy útil a la hora de explorar, con zonas sólo accesibles por los grandes saltos que podemos pegar así.

Biomutant

El último tramo de la demo es a lomos de un meca (al que podemos poner varias cabezas absurdas, con más opciones de personalización en la versión final) , que usa como munición balas normales, y ojo, unos seres vivos que podemos ver en tiempo real en nuestro depósito de municiones. Gracias a estos bichos podemos distraer a los enemigos o tender emboscada. Habrá otros bichos que podemos usar como munición, y de hecho, gracias a la habilidad de succión, podemos limpiar zonas de combustible para poder pasar, y hacernos con otras criaturas. En esta demo no se podían usar, pero tendrán otros efectos sobre los enemigos y/o el escenario.

Por fin llegamos a la parte final: un combate contra el gigantesco devora-raíz de la zona. Cuando digo gigantesco, hablo del tamaño de un edificio de 10 plantas, por lo que sin el meca estaríamos perdidos. El combate es bastante frenético, al destruirse los edificios de la zona con los ataques nuestros y suyos, para sentirnos muy a lo “Pacific Rim”.

Como en el meca mantenemos gran parte de la movilidad que a pie, Biomutant nos permite disfrutar de peleas rapidísimas incluso entre seres tan grandes. Es cierto que el combate no es muy complicado, al consistir en distraer con las criaturas, esquivar y, cuando podamos, pisotear la lengua para noquearle y hacer daño crítico. La pelea tiene varias fases, y si no tenemos cuidado, es posible que se coma nuestra cabina del meca. Esto nos deja expuestos en una zona sin oxígeno, por lo que los peligros atmósfericos nunca desaparecen. Al final, el bicho nos come, y tenemos que matarle desde dentro en la última fase, siendo un desafío más plataformero que de combate.

A nivel visual, Biomutant tiene muy buena pinta, ya que tanto los escenarios como los enemigos, los personajes y las animaciones lucían genial. Además, efectos como onomatopeyas al disparar, el de la bola de agua, los espadazos y demás, hacen que el juego entre por los ojos y sea fácilmente reconocible al ver una simple imagen. Porque si algo no le falta es personalidad, que derrocha por los cuatro costados. El narrador también es brillante, con un tono sarcástico que me ha dejado intrigado por su papel en la trama.

Así que ahí lo tenéis, el mejor juego de esta Gamescom 2018, y automáticamente, de mis juegos más esperados de 2019. Los factores aleatorios parecen estar muy bien medidos para ofrecer experiencias únicas a cada usuario en las mismas zonas, la narrativa nos dará libertad y nos animará a explorar, el combate es fluido, dinámico y divertido; y encima el juego tiene una personalidad arrolladora. Es cierto que no parece sobre el papel nada nuevo dentro de los sandbox, pero esta combinación de juegos como Breath of the Wild, Devil May Cray, Katamari Damacy y muchos más, han hecho que me enamore sin remedio de este Biomutant.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *