Impresiones de Firewall: Zero Hour. El Rainbow Six: Siege de la Realidad Virtual

Firewall: Zero Hour

La mayoría de los juegos de la Realidad Virtual se han centrado en ofrecer experiencias memorables para un jugador. Los que han intentado apostar por la vertiente multijugador han fracaso en mayor o menor medida, en gran parte por la menor cantidad de usuarios respecto a los juegos tradicionales. Eso no ha parado a First Contact Entertainment para apostar por el multijugador con Firewall: Zero Hour, y que puede convertirse, junto a Onward en PC, en el principal shooter competitivo de Realidad Virtual.

Pese a diversos problemas técnicas que casi hacen que los asistentes nos perdiéramos la oportunidad de jugar durante el evento de Identity Corp de hace unos días, finalmente pude echar varias partidas. Si sois fans de Rainbow Six: Siege estad muy atentos, ya que estamos ante su versión en VR que los fans de la acción táctica estaban esperando.

Estamos ante un shooter con movimiento libre, por lo que se podrá jugar tanto con DualShock como con el Aim Controller. Esta última opción va a ser la preferible sin lugar a dudas (el mando me sigue pareciendo una maravilla, todo hay que decirlo), y era la única disponible en el evento. Como en el shooter de Ubisoft, aquí las partidas dividen a los jugadores en dos equipos. Uno tiene el objetivo de defender un portátil, mientras que el otro tiene que hackearlo.

Firewall: Zero Hour

Antes de entrar a la acción, pude trastear un poco con los menús, para comprobar el amplio número de personajes que podremos seleccionar. Todos ellos tienen un aspecto único (estamos ante un juego en el que vemos el cuerpo entero de nuestro avatar, lo cual aumenta la inmersión), además de una habilidad especial. No pude verlas absolutamente todos, pero algunos personajes se centran más en el apoyo al mejorar el radar, mientras que otros aguantan mejor el daño de las explosiones o los disparos. Al mismo tiempo, podremos equipar diferentes armas, habiendo una buena variedad entre las típicas del género, como fusiles de asalto, subfusiles o escopetas entre otras. Parece que habrá cierto grado de personalización de las armas, pero habrá que esperar a la versión final de Firewall: Zero Hour para poder comprobarlo con tranquilidad.

A pesar de que el juego planteará partidas para hasta 8 jugadores, en este evento sólo pude jugar en duelos de 1 vs 1. Al ser un juego en la línea de Counter-Strike, no hay reaparición, por lo que las partidas que eché supieron a poco. Una muerte, y de vuelta al menú. Es cierto que esto aumenta la tensión, pero no es claramente la mejor forma de disfrutar al máximo de todo lo que ofrecerá el juego.

Nada más entrar en una partida, lo primero que destaca es el acabado gráfico. Todo luce muy bien para tratarse de un juego de PSVR, gracias a unos escenarios trabajados, una resolución alta para mostrar una imagen muy nítida, y sobre todo, una sensación de inmersión muy conseguida. Como ocurría en Farpoint, en nuestro brazo podemos ver parte de la interfaz como si la tuviéramos en una PDA. En este caso podemos ver el estado de la partida y el mapa, por lo que en vez de aparecer un mini-mapa en el HUD, lo tenemos integrado en nuestro equipo. La munición sí que aparece un poco más en el aire, pero siempre por detrás del arma que llevemos. Estos detalles aumentan mucho la inmersión, para que realmente nos sintamos en el cuerpo de un operativo de fuerzas especiales.

Firewall: Zero Hour

A la hora de disparar, el Aim Controller funciona de maravilla, y no importa las horas que haya pasado ya con él en casa, ya que eso de guiñar un ojo para apuntar por la mirilla me sigue encantando. En el caso de Firewall: Zero Hour, es especialmente importante, ya que la precisión para acabar con nuestros oponentes es clave si queremos alzarnos con la victoria.

Por desgracia, a la hora de empezar a movernos, empiezan a surgir los problemas, algunos del juego, y otros por culpa del setup del evento. En la parte del juego, no me convenció en absoluto lo lento que andamos por defecto. Es cierto que podemos correr al pulsar el stick, y que esto provoca más ruido, lo cual nos puede delatar, pero el movimiento normal me terminaba desesperando. Es cierto que esto no es un Call of Duty, sino que se premia la táctica por encima de la velocidad, pero cuando correr parece la velocidad normal, algo falla. Puede que sea cosa de acostumbrarse, o que sea demasiado inquieto, pero es algo que me molestó.

Luego están los problemas del evento. En primer lugar, el tracking a veces hacía cosas raras. En general no fallaba como en la demo de Kill X, pero el cartel luminoso no ayudaba a conseguir la mayor precisión del mundo. Además, notaba que el arma no se movía de forma fluida, sino que pegaba como mini-saltos. En los vídeos que se han podido ver estos meses, el movimiento era totalmente fluido, por lo que puede ser que el tracking provocara esta falta de fluidez.

Firewall: Zero Hour

Los otros problemas eran de servidores, que provocaron la desconexión del compañero de Real o Virtual contra el que jugaba. Entre estos problemas y solo participar en duelos de 1 vs 1 (lo ideal habría sido añadir bots), no era sin duda la forma ideal de probar Firewall: Zero Hour.

Aun así, el juego logró impresionarme en ciertos aspectos. Por un lado, la táctica promete ser fundamental, ya que dejar una puerta abierta puede significar que ya ha pasado por allí un compañero o un enemigo, por lo que no es una zona segura del toda. Esto se puede usar a nuestro favor para provocar emboscadas, por ejemplo. La partida que más me gustó fue cuando vi a mi oponente entrar en una sala de servidores muy amplia y llena de coberturas, pero él no me detectó. Estuve recorriendo la sala buscándole asomándome por cada esquina mientras miraba todo el rato a mi alrededor, algo solo posible en VR, y la tensión se podía cortar con un cuchillo. Llegué al final de la sala sin toparme con él, hasta que escuché que abrió la puerta por la que había entrado, por lo que volví sobre mis pasos hasta que por fin le pude alcanzar y le acribillé por la espalda. No fue honorable, pero la victoria supo igual de bien.

Antes del evento tenía muchísimas expectativas puestas en Firewall: Zero Hour, y aunque tras probarlo se han reducido, sigo esperando grandes cosas de este shooter. La base que ha creado First Contact Entertainment es fantástica, y poder disfrutar de un shooter así en VR es sencillamente increíble, con que es posible que al probar el juego en condiciones óptimas, sea tan impresionante como promete ser. Lo bueno es que no tendremos que esperar mucho para comprobarlo, ya que Firewall: Zero Hour se pondrá a la venta el próximo 28 de agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *