Primeras impresiones de Jump Force. El crossover de ensueño para los fans del manga/anime

Jump Force

Una de las principales sorpresas del pasado E3 fue sin lugar a dudas el anuncio de Jump Force. Es cierto que esta no es la primera vez que se juntan sagas tan dispares como Dragon Ball, NarutoOne Piece entre otras, pero otro crossover creado con la tecnología actual y ambientado en el mundo real es algo que siempre va a llamar mucho la atención. Lo mejor de todo es que ya se ha podido ver y probar el juego durante la feria de Los Ángeles, por lo que el estudio tiene muy presente que quiere recoger todo el feedback posible para crear la mejor experiencia posible.

Recientemente he tenido la oportunidad de probar dicha demo en un entorno mucho más tranquilo que el del E3, y es fácil estar ilusionado como fan de los animes y shonen en general. Eso sí, se nota que a Jump Force le queda mucho tiempo de desarrollo hasta su lanzamiento en 2019, pero este crossover masivo promete.

En esta versión se podían seleccionar los personajes de las tres sagas mencionadas con anterioridad, para crear un equipo definitivo de los héroes de las tres series para enfrentarse a sus respectivos villanos. Porque sí, estamos ante un juego de lucha de 3 vs 3, algo que se ha vuelto muy habitual en el género, pero que funciona la mar de bien para crear unas batallas que entran por los ojos.

Jump Force

Se nota que el estudio no está buscando crear un juego de lucha increíblemente técnico, sino que se prima la diversión por encima de todo. Por tanto, los controles son bastante sencillos a la hora de crear combos o perseguir a los oponentes por los amplios escenarios, ya que pelearemos en escenarios 3D totalmente interactivos.

Con solo pulsar un botón, podremos cambiar entre los miembros de nuestro equipo, o hacer que nos asistan los compañeros durante un combo en particular. Algo curioso es que todos los personajes comparten una barra de vida única, lo cual es algo negativo de la demo, ya que la dificultad es baja y se acaba rápidamente con el enemigo. Esto también permite experimentar con las diferentes habilidades. Como en los Dragon Ball, podemos ponernos a cargar nuestro ki, chi, magia o como lo quieran llamar en un universo compartido, para así emplear habilidades de ataque cuerpo a cuerpo, a distancia, o los movimientos finales de cada uno de los personajes, como la bola de energía gigante de Goku, quien por cierto, se convierte en Super Sayan tras realizar este ataque.

Gracias a la velocidad de las peleas, siempre veremos salir volando a los personajes, destruyendo el escenario en el proceso. Lo mejor de todo es que, al igual que en Injustice, hay zonas que permiten transiciones. En el nivel de la ciudad, podemos lanzar al oponente a un camión cisterna, que explotará y lo mandará a una zona completamente nueva. La fase del bosque tiene una transición mucho más extraña, al permitirnos pasar del bosque a una zona polar. Todo en un estilo muy de un anime, que es sencillamente increíble.

Jump Force

En lo visual, tengo que reconocer que no me gustaba mucho el estilo realista por el que apuesta Jump Force, pero al ponerte a jugar, el resultado es espectacular. También ayuda para crear un estilo único entre todas las franquicias, ya que por algún motivo, estas sagas están dándose de leches en el mundo real. Al parecer habrá un modo historia importante, con personajes exclusivos de este modo que no serán jugables, como Light y Ryuk de Death Note (lo divertido que sería pelear escribiendo nombres en una libreta). Los efectos de partículas están muy, muy trabajados, para que en todo momento hay algo que entre por los ojos. Las animaciones también destacan, para crear un conjunto visual de lo más llamativo.

Donde se nota claramente que aún le queda mucho tiempo de desarrollo a Jump Force es en el rendimiento. El juego todavía petardea bastante, y teniendo en cuenta todos los efectos que hay en todo momento, molesta lo suyo a la hora de disfrutar un combate fluido y dinámico. También hay desajustes entre los personajes, con algunos más poderosos que otros, y ese detalle extraño de que el equipo comparte una barra de vida única, lo que hace que las peleas se acaben demasiado pronto, sin poder llegar a crear combates largos y épicos propios de los animes que se ven las caras.

Por tanto, esta primera toma de contacto con Jump Force es más prometedora de lo que me esperaba tras el anuncio en el E3. Sí, es extraño ver estas sagas tan icónicas con un estilo realista, pero en general el estudio está haciendo las cosas bien para que todo resulte muy vistoso, accesible y divertido. Si continúan puliendo el rendimiento, los ajustes de la salud y demás, podremos estar ante un crossover que hará las delicias de absolutamente todos los fans del mundo del anime.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *