Impresiones de OnRush. La combinación perfecta de Burnout, MotorStorm y Overwatch

OnRush

Hace bastante que los arcades de conducción puros cayeron en el olvido, apostando últimamente más por la simulación o algo intermedio. Por suerte, el próximo 5 de junio los chicos de Codemasters Evo, antes Evolution Studios (autores de MotorStormDRIVECLUB entre muchos otros juegos de velocidad), lo van a solucionar con OnRush, su nueva propuesta que pretende hacer dos cosas muy diferentes al mismo tiempo: innovar y hacernos recordar los arcades en los que la diversión y el espectáculo eran las principales bazas.

Tras probar durante casi 3 horas el juego, puedo aseguraros que lo van a cumplir con creces, ya que la propuesta es familiar y al mismo tiempo muy novedosa. A simple vista puede parecer que estamos ante un sucesor espiritual de MotorStorm (lo que no sería nada malo, todo hay que decirlo), pero en realidad, el diseño se ha cambiado para que todo funcione en base a nuestro equipo, y que todos los competidores vayan juntos causando el caos por todo el circuito, en una estampida de gasolina, goma quemada y alguna que otra explosión. Así es, hagamos lo que hagamos, siempre estaremos cerca de los demás corredores.

Cuando al presentar el juego dicen que se han inspirado en los juegos de lucha y en shooters multijugador recientes como Overwatch, no van nada desencaminados, ya que la mejor forma de describir OnRush es como la combinación del frenetismo y el énfasis en los takedowns de Burnout, las carreras off-road entre diferentes clases de vehículos de MotorStorm y las habilidades propias de cada clase de Overwatch. Sí, parece un batiburrillo de mucho cuidado, pero es increíble lo bien que funciona.

OnRush

Al contrario que en la mayoría de títulos de conducción, aquí no tendremos que preocuparnos por lo que hacemos, ya que formaremos parte de un equipo de 6 corredores, teniendo que ganar entre todos al equipo rival. En la pista también habrá varios minions a los que derribar fácilmente, y que le añaden más espectacularidad a las competiciones todavía. Por tanto, en OnRush tendremos que decir “Hemos ganado” y no “He ganado”, ya que sin el apoyo de los compañeros estaremos completamente perdidos.

Lo primero a destacar es el diseño de los modos de juego, que se han pensado para aprovechar las peculiaridades del juego. El más típico es “Overdrive”, donde sumamos puntos al equipo al usar el turbo de nuestro vehículo. El primer equipo en llegar a 10 mil puntos gana la ronda, teniendo que ganar 3 para alzarnos con la victoria. Para conseguir turbo tendremos que hacer lo típico de los arcades, como dar grandes saltos, derribar a los oponentes, etc. Junto al turbo tendremos un medidor que nos indica cuándo podremos desatar la habilidad especial de nuestra clase, que nos activa un turbo más poderoso de lo normal (lo que da más puntos), y nos puede permitir rellenar el turbo de los aliados cercanos, robarlo a los oponentes, crear un rastro de fuego letal, etc.

Estas habilidades son lo que hacen que la partida sea frenética, ya que cada clase tiene un rol. Habrá algunos vehículos pensados para ir a la ofensiva, por lo que son más robustos y su habilidad Rush está enfocada en provocar una mayor embestida. Sin embargo, alguien de soporte creará una nube de aire que desvía a los oponentes que están a su espalda, mientras van dejando turbos para sus aliados de forma periódica durante toda la carrera. El toque Overwatch se puede comprobar también al ser eliminados, pudiendo cambiar de clase para adaptarnos a la situación actual de la carrera, y es algo que funciona de maravilla.

OnRush

El segundo modo de juego se llama “Countdown”, donde el objetivo está en pasar por puntos de control para sumar tiempo al cronómetro de nuestro equipo, ya que el primer equipo cuyo cronómetro llegue a 0, pierde. La gracia está en que a medida que pasa un competidor, el punto de control se ensancha, por lo que igual ser el primero de la manada no es lo ideal, al ser algo más complicado.

Un modo muy interesante se llama “Switch”, y es el típico modo de Eliminación. Cada miembro del equipo tiene 3 vidas que debe proteger, y en cada una de ellas llevamos un tipo de vehículo. La primera vida es con las motos, para ir con cada vida posterior a un vehículo más robusto. Si perdemos toda la vida no hemos sido eliminados, ya que ahora controlaremos a los vehículos más duros, para centrarnos por completo en arrebatarles las vidas al equipo rival.

El último modo es uno que me ha sorprendido, y demuestra cómo OnRush toma conceptos propios de otros géneros para adaptarlos a los arcades de velocidad. “Lockdown” es el típico “Rey de la colina”, pero con una zona que se mueve a toda pastilla por los escenarios, lo que hace que tomar la zona sea algo caótico, veloz y muy espectacular.

OnRush

No importa en qué modo juguemos, ya que la diversión está asegurada en OnRush, gracias a las constantes embestidas de los oponentes, los derribos (a pilotos o a minions) y el intento de completar cada uno de nuestros objetivos. Empecé jugando a su modo individual, que nos va introduciendo poco a poco a cada modo y cada clase de vehículo, junto a lo que parece ser un ligero hilo narrativo de cómo los 12 pilotos se juntaron para crear esta loca competición. Aunque la IA no funciona nada mal, al jugar varias partidas en multijugador, la diversión se disparó hasta límites insospechados. Los piques con los demás usuarios empezaron a surgir tras cada derribo, ya que además hay un contador con las veces que se ha derribado o te ha derribado cada jugador, y cada ronda se solía decidir por la más mínima diferencia. Tener absolutamente todas las clases disponibles para jugar también ayudaba, ya que en la Carrera, en función de la prueba, estamos restringidos a unos vehículos en concreto, algo normal para ir familiarizándonos con cada uno de ellos.

A medida que fui compitiendo, vi cómo obtenía puntos de experiencia y cajas de botín. Sí, aquí también las habrá, pero parece que todo será para obtener elementos cosméticos para los pilotos y los vehículos, sin que haya absolutamente nada que afecte al gameplay. Un poco como Overwatch, se podrán comprar las skins y otros elementos estéticos con la moneda del juego, y no parece que las compras vayan a ser muy caras, lo cual también es de agradecer. Este es un mal menor para lo que parece ser un soporte continuado tras el lanzamiento, por lo que habrá que ver en el lanzamiento cómo está todo integrado.

A nivel técnico, pese a que la demo que pude probar tenía un mes, ya lucía francamente bien. Puede que no parezca un salto muy abismal respecto a MotorStorm a primera vista, pero luego te fijas en lo mucho que ha mejorado, al tener más vehículos en pantalla a la vez, los efectos climáticos dinámicos y mucho más. Todo apostando por llegar a los 60 FPS y los 4K en las consolas mejoradas. Eso sí, el tema del rendimiento es algo que deben mejorar, al menos en la versión de PS4, ya que a diferencia de en la Pro, había ralentizaciones cuando ocurrían muchas cosas en pantalla. No me llegó a molestar demasiado, pero sí que es algo que se debe solucionar para ofrecer la mayor precisión posible a la hora de conducir, algo clave para no ser derribados o comernos un árbol mientras vamos a 200 por hora. La interfaz también me gustó bastante para ofrecer mucha información de forma sencilla, y con un estilo visual genial para el estilo de juego que será OnRush. Eso por no mencionar la cañera banda sonora que tendrá, con varios temas que me hacían mover la cabeza a la vez que jugaba.

OnRush

En la presentación dijo un desarrollador de Codemasters Evo que querían que los jugadores tuvieran una sonrisa mientras jugaran a OnRush, y vaya si la tuve durante toda la demo. Esas grandes tardes jugando a Burnout y más adelante a MotorStorm me volvieron a la mente, pero gracias a ese toque cooperativo tan bien llevado a cabo, parece que han creado una obra muy a tener en cuenta.

Debo reconocer que era algo escéptico por esta combinación de juegos, pero tras probarlo a fondo, ahora necesito otro buen chute de adrenalina de OnRush. Lo bueno es que para convencer a todo el mundo, la semana que viene habrá una beta abierta, lo que sin duda convencerá a muchos usuarios de que los arcades de velocidad van a volver por la puerta grande, tras reventarla de la forma más espectacular posible, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *