Probamos los próximos proyectos del programa Playstation Talents – Parte II

PlayStation Talents

Hace unos días os hablé de 9 juegos que se han unido recientemente al programa Playstation Talents, la iniciativa de Sony España para potenciar el desarrollo de juegos nacionales, por medio de alianzas o directamente, dar un lugar a los estudios para desarrollar sus juegos, junto a los kits de desarrollo o un empujón en las campañas de marketing. El día 26 se presentaron los 18 proyectos que están en marcha actualmente entre las diferentes sedes del programa, y tras hablaros de survival horrors, plataformas, prometedores juegos de VR o títulos narrativos, es el momento de continuar con los 9 proyectos restantes, entre los que hay varias joyas muy interesantes a los que habrá que seguir muy de cerca.

Naukograd

Naukograd

Quiero empezar por el juego de PS VR que me quedaba por comentar (sí, estoy algo obsesionado con la VR actualmente), y se trata de Naukograd de Kaiju Games. Aquí encarnaremos a Yulia, una bloguera y fotógrafa que se especializa en lugares abandonados. Un día recibe un chivatazo de una Naukograd que todavía no se había descubierto, así que ni corta ni perezosa, va hacia allí para investigar el lugar. ¿Y qué es una Naukograd? En esencia, una ciudad científica de la Unión Soviética de la época de la Guerra Fría.

El juego no será un shooter ni nada por el estilo, sino que será una aventura inmersiva en la que haremos un poco de todo, pero siempre intentando buscar la máxima inmersión posible. Para ello, en las estancias donde estaremos podremos interactuar con prácticamente todo. No se podía jugar, pero en los vídeos que tenían se podía ver que, por ejemplo, en la habitación de la protagonista se podrá coger cualquier taza, la cámara de fotos y hasta hacer fotos con ella, el ordenador con varios minijuegos, etc. El estudio me enseñó varios escenarios en plan concept art, y me aseguraron que se podría toquetear todo lo que se veía. Además de la exploración para ir avanzando en la historia, habrá varios rompecabezas e incluso momentos puntuales de acción, ya sea mediante armas fijas (como una ametralladora pesada) o una pistola. El estilo visual ayudará mucho a mantener ese alto nivel de interacción, al tener una iluminación en tiempo real, pero con un estilo low-poly que le sienta bastante bien. Eso sí, el único movimiento posible será mediante teletransporte, algo que personalmente no me entusiasma, pero si el juego está bien diseñado en torno a él, puede quedar bien. En principio no hay fecha de lanzamiento (puede llegar a finales de año o más tarde), pero tengo bastante curiosidad, ya que no hay muchas agencias de viaje que hagan tours por estas ciudades, y más con ese toque de misterio y acción que pretende ofrecer Naukograd.

Disembodied

Los esqueletos y Playstation van bastante de la mano, ya que Medievil es una de las sagas más populares. Es el juego que me vino a la cabeza cuando Berlin By Ten mostró Disembodied, aunque al profundizar más, se ve que estamos ante una propuesta bastante original. Nosotros controlaremos a un esqueleto sin cabeza, pero que se puede mover con autonomía. Aun así, no seremos el protagonista, sino que lo será Yorick, el antiguo señor del Inframundo que ha sido derrocado y ha perdido la cabeza, literalmente. Así que tendremos que llevar su cabeza a todos lados como el esqueleto, y nuestra barra de vida será la de la cabeza de Yorick, no la del esqueleto, ya que si éste es derrotado, al cabo de unos segundos se levantará como si nada.

Esta idea es bastante única, y da lugar a nuevas formas de encarar los enfrentamientos con los enemigos. Para pelear, tendremos que dejar la cabeza para usar las armas que recojamos (una por mano), y los enemigos intentarán centrarse en Yorick, por lo que tendremos  que protegerle constantemente. No es algo pesado, ya que Yorick nos puede ayudar con varias habilidades, como aumentar nuestro daño de forma temporal, espantar a los enemigos o incluso volver a unos contra otros. Todo mientras no para de soltar chascarrillos, insultos a enemigos o incluso a nosotros, etc. La demo que pude probar era bastante divertida, y aunque el poco plataformeo que había no era gran cosa, el combate era entretenido, pese a que el frame rate en la máquina donde corría el juego era bastante malo, problema del ordenador y no del juego, ya que en otros eventos ha funcionado sin ningún problema. Por lo que me comentaron en el estudio, tienen muchas ideas para aprovechar al máximo la mecánica de la cabeza, como enemigos que se lanzarán la cabeza entre ellos, o que nos agarrarán para evitar que protejamos la cabeza, entre otras muchas mecánicas novedosas. Así que, me dejaron con ganas de jugar más a Disembodied y ver cómo avanza esta épica aventura cómica de Yorick.

Massira

Abandonamos un poco la diversión pura y dura por un mensaje de concienciación social de parte de Frost Monkey con Massira. En este título el estudio madrileño está plasmando el duro viaje que tienen que hacer los refugiados de Siria hasta Alemania. Este viaje lo haremos de la mano de una niña junto a su abuela, controlando sólo a la niña, mientras que la abuela se controlará mediante la IA.

La intención de Frost Monkey no es solo entretener con un juego sólido, sino también hacernos pensar en la situación social que se vive actualmente, y que empaticemos con los refugiados mientras vemos el viaje de nuestras dos protagonistas. No llegué a probar el juego, pero sí vi algo de gameplay, y la IA de la abuela parece que funcionará bastante bien para ayudar a resolver los diferentes rompecabezas que nos encontraremos por el camino. El estilo visual de Massira será el low-poly, y no pinta nada mal. Se usó genial en Mulaka, otro título que pretendía dar a conocer una cultura mexicana, por lo que creo que le sentará de lujo a esta propuesta más social y personal del programa Talents.

Andrana Project

Por ahora, los juegos de PlayLink están pensados para que usemos el móvil casi como si fuera un controlador, mientras el núcleo del juego está en el televisor. Sin embargo, los chicos de Muquo pretenden cambiar esto con Andrana Project, al ser un título más social en la línea de los juegos de mesa. En esencia, se trata de un juego de identidades ocultas, en las que los jugadores se dividen en dos equipos. La gracia es que los personajes se reparten de forma aleatoria entre los usuarios, por lo que no sabremos ni quiénes son nuestros enemigos, ni quiénes son nuestros aliados.

Por medio de nuestras interacciones con los demás usuarios (donde mentir estará a la orden del día), tendremos que deducir quién es un aliado y quién pretende clavarnos un puñal por la espalda. Obviamente, habrá parte de “juego”, ya que los personajes tendrán diferentes habilidades que podremos usar, además de cierta interacción con la consola, que para algo estamos ante un título de PS4. La idea es que podamos disfrutar de partidas rápidas con los amigos, donde la inteligencia emocional será nuestra mejor herramienta. Este es otro título que me duele no haber probado, ya que la idea suena genial, y como aficionado a los juegos de mesa, tengo muchas ganas de ver cómo funciona Andrana Project en una partida por mí mismo.

Recurring Nightmare

Los survival horror en tercera persona con cámaras fijas están volviendo poco a poco gracias a estudios independientes, como es el caso de Pokó Games con Recurring Nightmare. En esencia, estaremos ante una propuesta con elementos de muchos clásicos, como Silent Hill o incluso Eternal Darkness. La trama girará en torno a la familia Carter, que ha sufrido una maldición que afecta a todos los descendientes. Por tanto, para descubrir su origen, la trama avanzará de forma cronológicamente inversa con tres miembros de esta familia. Al completar cada fase con un personaje, controlaremos a su antepasado, hasta llegar al origen de todo.

El título usará unas cámaras más o menos fijas, pero que se moverán sobre raíles para seguirnos en las salas más grandes. También son interesantes las transiciones entre salas, ya que no es un cambio brusco de cámara, sino que la cámara entra más o menos por la puerta junto a nuestro personaje hasta colocarse en la nueva posición, algo que funciona bastante bien. El estilo de terror que buscan es más psicológico que otra forma, y una gran inspiración ha sido Lovecraft y el popular Cthulhu. Una mecánica interesante será el tema de la locura, que a medida que aumente, veremos cómo nuestro personaje hace ruidos involuntarios (un poco a lo Amnesia), o incluso veremos cosas que intentan jugar el usuario, a lo Eternal Darkness. Algo que me parece interesante es que, si morimos con un personaje, su historia acabará y pasaremos a controlar al descendiente. Al parecer habrá una gran cantidad de desenlaces “malos” en función de lo que hagamos o si morimos antes de tiempo, por lo que la rejugabilidad será un factor importante. El desarrollo de Recurring Nightmare está empezando todavía, pero tengo ganas de ver cómo pretende Pokó Games asustarnos y acabar con la familia Carter.

Waves Out

Dejamos el terror para adentrarnos en el multijugador local de la mano de Waves Out de Crevice. El estudio se ha basado en varios juegos que les han conquistado a ellos y a muchos otros: el billar y el pinball. En esencia, estaremos en un escenario con unas troneras propias del billar, siendo nuestro objetivo el llevar las bolas que marquemos a nuestra tronera. La gracia es que los escenarios serán muy alocados, con muchos elementos que harán rebotar las canicas que tendremos que mover.

Uno de los elementos principales de la jugabilidad será el magnetismo, al poder usar diferentes habilidades para las partidas, lo que nos permitirá crear pequeñas estrategias al jugar. Sin embargo, el protagonismo absoluto será la locura y la diversión directa. No pude probarlo, pero se ve realmente simpático, por lo que si buscáis algún título para disfrutar con los amigos o con toda la familia, Waves Out puede ser una sorpresa muy agradable.

Submersed

Ya estamos con el último survival horror presentado en el evento, y por suerte, nos quiere plantear una temática muy diferente a la de los demás títulos. En Submersed de Main Loop quieren centrarse en el terror submarino, por lo que preparaos para temer las profundidades acuáticas. El objetivo del estudio es ofrecer una experiencia centrada en el realismo, por lo que no seremos un superhéroe ni una estrella de acción a lo Resident Evil, sino que tendremos que pensar que lo que vive el protagonista, nos está ocurriendo a nosotros mismos.

Por tanto, no hay nada de vida regenerativa, sino que necesitaremos encontrar medicina y una jeringuilla para poder administrarla si queremos curarnos, algo bastante interesante. Al ser un survival horror, la luz será muy importante, pero bajo el agua una linterna normal no funciona, lo que nos obligará a usar la típica barra de luz química verde cuando nos pongamos a bucear. Junto al indicador de vida, hay un indicador de tensión, que irá aumentando al sufrir daños o darnos sustos, como en la demo que probé, cuando buceando nos encontramos con la mitad de un cadáver. Esto afectará a varios aspectos, como por ejemplo, reducir nuestra visibilidad, ya que una especie de venas aparecerán en nuestra visión periférica, lo que mostrará que estamos muy estresados. La demo que tenían de Submersed era bastante corta, y no estaba nada mal, pero no permitía ver claramente los pilares del juego: los puzles, la gestión de recursos y pequeños enfrentamientos. La demo acababa cuando nos metíamos en una escafandra, lo que nos permitiría respirar bajo el agua, a cambio de una movilidad muy reducida.

La inmersión está bastante bien gracias al realismo, y no pude evitar preguntar si estaba planeada una versión para VR. En principio no, aunque lo barajaron, ya que harán que el jugador sufra bastantes movimientos fuertes, y no quieren marear. Aun así, es algo que siguen barajando, pero en caso de hacerlo, igual sería una pequeña versión independiente o vendría en el futuro, ya que con Resident Evil VII se ha visto que los survival horror impresionan una barbaridad en VR. Llegue como llegue, no pinta mal este Submersed, y si todo va bien, a finales de año podremos “disfrutar” de los terrores acuáticos.

Noahmund

Este RPG de Estudio Ábrego era el único título que conocía de antemano de los que se presentaron en el evento, y aunque no pude probarlo aquí, sí que le eché un tiento hace un tiempo en otro evento. Noahmund es un RPG que pretende colocarnos en un mundo en mitad de una guerra, poniendo bastante énfasis en su historia y universo. De lo que pude probar, lo principal es la dualidad de las mecánicas jugables. Por un lado, la exploración tiene lugar en una especie de tablero de casillas, para recordar a los juegos de rol de mesa, algo que hace de forma muy eficiente. Aquí podremos encontrar enemigos, resolver puzles o usar las habilidades de nuestro grupo para seguir progresando.

El combate es bastante original, al mezclar la estrategia con la acción en tiempo real, casi al estilo Tales of. Aquí también movemos a los personajes por una especie de cuadrícula, pero de forma libre, teniendo en cuenta el área de cada ataque, los tiempos de cooldown, etc. Es un sistema de combate bastante atractivo, y aunque cuesta un poco cogerle el truquillo, funciona bastante bien. La mezcla de ambos estilos de juego es genial, y tanto la estética como la música acompañan a la perfección. Llevaba un tiempo siguiendo Noahmund, con que ver que ahora tienen por detrás el apoyo del programa Talents es genial, ya que el juego se lo merece con creces.

Wizards Tourney

Por último, pero no menos importante, tenemos Wizards Tourney de A Bonfire of Souls Studio, otro juego party basado en un torneo de magos. El objetivo es ofrecer varios minijuegos que disfrutar en local con los amigos que son variados y, sobre todo, divertidos. Pude probar cuatro de las pruebas que habrá disponibles, y la calidad varía bastante de una a otra. La que más me gustó es una que me recuerda a una prueba de Crash Bash, al estar en un escenario helado en el que salen todo tipo de pingüinos. Nuestro objetivo es echar a los oponentes para ser los últimos sobre el escenario. No es un minijuego revolucionario, pero entretenía, al ir destruyéndose poco a poco el escenario.

Un segundo minijuego que todavía estaba en desarrollo nos obligaba a robar huevos de un dragón y llevarlos hasta un nido en el otro extremo del escenario. La gracia es que al recibir un ataque (de los demás usuarios o del dragón), el huevo se rompe y tenemos que volver a empezar. Todavía no está bien ajustado el tema de las columnas que se levantan con los ataques del dragón y otros elementos, por lo que aún queda bastante trabajo en este minijuego. Otro es una especie de patata caliente, que durante un tiempo nos hace ganar puntos, pero en otro pasa a quitarnos puntos, cambiando las tornas de la partida, lo cual es interesante. El último consiste en echar pociones del color adecuado en nuestro caldero, pudiendo echar pociones que molestan a los demás, como cambiando sus controles o bloqueándolo, además de echar pociones equivocadas en calderos rivales para reducir su puntuación. Este es otro minijuego que tiene que mejorar, al no saber claramente qué caldero es el nuestro, o qué hace cada poción. En general, Wizards Tourney puede resultar entretenido, pero falta pulirlo bastante como para superar a otras propuestas de juegos party disponibles en la consola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *