Impresiones de Indivisible. Juntando las plataformas y el RPG con mucho acierto

Indivisible

Uno de los proyectos de crowfunding de más éxito de los últimos años ha sido Indivisible, al conseguir cerca de 2 millones de dólares en Indiegogo, y luego firmar un acuerdo con 505 Games para publicar el juego en PS4, Xbox One, PC y Switch. Esto ha hecho que haya mucha expectación por el juego, y por eso me alegré al comprobar que estaba disponible para probarse en la pasada Japan Weekend de Madrid. La obra de Lab Zero Games es bastante particular, al querer mezclar dos géneros que no suelen ir muy de la mano: las plataformas 2D y el RPG.

Es cierto que existe Child of Light que tenía algo de plataformeo, pero aquí es más pronunciado, al no volar por el escenario como en el precioso título de Ubisoft, sino tener que usar las habilidades propias de cualquier plataformas para explorar el escenario a conciencia. Porque esa es otra: la demo (de cerca de 30 minutos de duración) está llena de secretos, de modo que si queremos ponernos a encontrar secretos, podremos hacerlo sin lugar a dudas.

Esta demo de Indivisible era muy parca en cuanto a tutoriales, por lo que los primeros compases de la demo son algo confusos, sobre todo en lo que al combate se refiere. Sí, en las zonas de plataformas tampoco es que nos expliquen demasiado, pero tras jugar a tantísimos juegos del género, las habilidades de rebotar por la pared o deslizarnos no son nada nuevo. Lo que sí es más o menos nuevo es poder clavar el hacha para engancharnos en un muro y así ir escalándolo poco a poco, aunque eso sí que lo explican.

Indivisible

En cuanto al combate, es por turnos, pero es muy, muy dinámico. Podemos realizar una acción con un personaje cuando tenga un círculo completo debajo de su barra de vida. Para activar la habilidad de cada personaje de nuestro grupo, hay que pulsar el botón de acción equivalente a su posición en el mapa, lo que hace que, una vez conozcamos esta mecánica, sea muy intuitivo. Como en todo buen RPG, los personajes tienen varias habilidades únicas, como por ejemplo la curandera, que puede aprovechar su turno para atacar o curar a sus aliados. Para estas habilidades, hay que pulsar el botón de acción y una dirección en particular, o pulsar dos veces seguidas el botón de acción.

Si es el enemigo el que va a atacar (apareciendo un indicador de quién es el objetivo de su ataque), entonces podemos pulsar el botón de acción para cubrirnos y reducir el daño. La gracia es que si pulsamos el botón en el momento adecuado, podremos realizar un contraataque en vez de solo defendernos, lo que hace que los combates de Indivisible sean muy dinámicos, teniendo que estar atentos a cuándo se llenan los círculos de nuestros personajes, etc.

Otro aspecto a tener en cuenta es que a medida que suben de nivel los miembros del equipo, podemos lanzar más ataques seguidos, lo que se representa con varios círculos, por lo que a veces tenemos que ver si nos conviene lanzar toda nuestra ofensiva de golpe, o irla dosificando para no dar ni un momento de respiro al enemigo. Por ejemplo, con la curandera, si atacamos al enemigo puede que no hagamos mucho daño, pero así cargaremos la cura, para que podamos recuperar más HP de una sola tacada la próxima vez que curemos.

Indivisible

También hay que tener en cuenta el rango de los ataques tanto nuestros como de los enemigos, ya que algunos afectan a todos los personajes que estén cerca, por lo que igual nos conviene esperar al momento adecuado para maximizar el daño a todos los oponentes, o por el contrario, cubrirnos con más protagonistas de los que teníamos en mente inicialmente.

A medida que avanzaba la demo iba encontrando más secretos, desbloqueando más y más miembros para el equipo con habilidades únicas (como un arquero muy veloz o un mago que ralentiza a los enemigos), por lo que íbamos teniendo más opciones a nuestra disposición en el combate. Lo mismo se aplicaba a la exploración, al poder atacar y hacer algo de daño antes de entrar al combate usando un arco, y luego teniendo que tener cuidado de lanzar el golpe inicial para partir del combate con ventaja.

La demo concluía con un jefe final muy poderoso y con muchísimos puntos de vida, que además era incapaz de invocar monstruos para luchar en su nombre, lo que alargaba más el combate todavía. Esto hacía que el ciclo de atacar, defenderse y cargar habilidades fuera esencial si queríamos salir airosos de este encuentro.

Indivisible

No sabía muy bien qué esperar de Indivisible, pero la verdad es que me lo pasé como un enano con esta demostración. La exploración está francamente bien, con mecánicas plataformeras realmente sólidas, y luego un sistema de combate que funciona a las mil maravillas, con muchas opciones a nuestra disposición, y hacer que los combates sean extremadamente dinámicos a pesar de ser por turnos. Todavía hay mucho que queda por descubrir, como la funcionalidad de una barra que se llenaba con los combos que hacíamos, o para qué servían todos los secretos que encontraba.

Eso por no mencionar el increíble aspecto visual del juego, con unos escenarios y personajes muy animados y detallados, gracias a un estilo 2D de muchísima calidad. Así que, estoy deseando jugar más a este Indivisible, que llegará a PS4, Xbox One, PC y Switch a finales de este mismo año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *