Desconsolados

Impresiones de la beta de Metal Gear Survive. No es el desastre que se esperaba

Hay juegos que tienen que ganarse a los usuarios, y otros directamente tienen una batalla casi imposible para evitar el odio, incluso antes de su lanzamiento. Este es el caso de Metal Gear Survive, el spin-off de la saga en la que nos enfrentamos a una especie de zombies, y que es además el primer juego de la saga realizado después de la sonada marcha de Kojima. Así que, la beta abierta era esencial para hacer ver a los jugadores que no estamos ante un desastre absoluto, y que hasta puede llegar a ser divertido. También está lo de probar los servidores, que al fin y al cabo, para eso son las betas.

Personalmente, no tenía tanto odio por esta entrega como muchos otros, porque The Phantom Pain no es que me entusiasmara demasiado, así que mis expectativas no eran ni muy altas ni muy bajas. Por suerte, la beta ha logrado divertirme mucho más de lo que me esperaba, y ha hecho que le tenga ganas a este spin-off.

La beta solo ofrece tres misiones para el modo cooperativo, por lo que el eje central del título, el modo individual, todavía queda por ser probado. En estas misiones cooperativas, el objetivo es bastante simple: protege un extractor de energía de las oleadas de zombies que lo atacarán de forma incesante. Sí, es el típico modo Horda, pero con varias mecánicas que funcionan la mar de bien, tanto al jugar en solitario (podemos jugar las misiones solos, aunque es mucho más difícil) como con más gente.

Para empezar, constantemente estaremos cogiendo recursos, siendo muy satisfactorio el mantener pulsado el Cuadrado y coger todo lo que esté cerca nuestro. Los recursos se traducen en poder fabricar diferentes objetos, que sirven para la defensa y el ataque. Lo principal es poner barreras en los caminos marcados que tomarán los zombies, para así proteger el extractor de energía. De las posibles barreras, mi favorita es seguramente la valla, al permitirnos usar el palo con pinchos para atacar desde el otro lado, como si estuviéramos en The Walking Dead. También existe la posibilidad de fabricar trampas muy elaboradas, como suelos eléctricos, cuchillas giratorias o incluso torretas automáticas. Aunque claro, cuanto más poderoso el objeto, más recursos y de mayor rareza son necesarios, por lo que no es tan habitual su uso.

Las fases de preparación entre oleadas me han gustado, ya que nos proponen objetivos secundarios y totalmente opcionales, pero con recompensas muy notables. Por ejemplo, un objetivo nos plantea recuperar una caja de municiones para así volver a usar las armas de fuego, mientras que otro objetivo nos hará conseguir el Gear Walker, lo que nos da una potencia de ataque increíble. Como estos objetivos nos hacen enfrentarnos a zombis más poderosos que los de las oleadas normales, tenemos que ver si nos compensa el sacrificar tiempo y posiblemente recursos para completarlos, o mejor centrarnos en tener defensas más poderosas para la siguiente oleada.

Uno de los motivos por los que Metal Gear Survive funciona tan bien es porque las mecánicas básicas son las mismas que las de la quinta entrega, y precisamente la jugabilidad era lo mejor que tenía. Tenemos un control absoluto sobre nuestras acciones, pudiendo usar el sigilo para atacar a varios zombis dispersos, o usar todo tipo de armas de fuego, con la pega de que ahora la munición es más bien escasa. También hay varias novedades, como el énfasis en el uso de armas cuerpo a cuerpo, ya sea el palo con pincho, un cuchillo o un hacha. Cada arma tiene sus pros y sus contras, lo que las hace mejores contra unos enemigos u otros.

Al ser una beta, hay varios aspectos que no están muy desarrollados, pero que muestran bastante potencial. Para empezar, están las mecánicas de RPG. La energía conseguida en las misiones sirve para poder fabricar o reparar objetos (junto a los recursos necesarios), además hacernos subir de nivel. Parece ser que habrá diferentes clases de personaje con sus propias habilidades, para potenciar más el uso de armas cuerpo a cuerpo, de fuego, apoyo, etc. También destacan los aspectos de supervivencia, al tener que curarnos de heridas fuertes si queremos recuperar toda la vitalidad, o medir bien nuestras acciones para no quedarnos sin resistencia, lo que nos impediría andar agachados o correr entre otras cosas.

En general, es cierto que este modo cooperativo de Metal Gear Survive recuerda mucho a lo visto en Fortnite, al poder poner defensas casi en cualquier lado y tener que farmear muchos recursos. Aun así, gracias a estas diferentes mecánicas propias de The Phantom Pain, y el mayor énfasis en la supervivencia, la experiencia ha resultado ser mucho más divertida y hasta adictiva de lo que me esperaba.

Sin embargo, la beta no ha sido perfecta ni mucho menos. Aunque he disfrutado de muchas partidas con desconocidos, la estabilidad de los servidores dejaba que desear. Varias veces me he desconectado del juego, y como va a ser un título siempre online (algo que no me gusta un pelo), es algo que deben mejorar. También me choca el tiempo necesario para empezar la partida una vez estamos en el loby. Como es un loby interactivo en el que podemos prepararnos fabricando objetos u practicando con su uso, casi siempre me encontraba con gente que no daba a “Listo” cuando claramente lo estaban, sino que estaban disparando constantemente con la escopeta para derribarte al suelo, lo cual no es demasiado divertido. Esto es problema claro de la comunidad, y una opción de tener menús tradicionales igual no vendría mal para evitar esto si así se desea.

Con todo esto, Metal Gear Survive me ha sorprendido para bien. Puede que no sea un juego necesario para la saga ni mucho menos, pero vaya si no me he divertido con esta beta. Así que, de no esperarlo ante la gran cantidad de juegazos que se nos vienen encima, ahora sí que tengo ganas de viajar a este universo paralelo lleno de zombis para colocar unas cuantas defensas tanto en solitario como con amigos.

600