Impresiones de Secret of Mana. Recuperando un clásico de SNES con un nuevo aspecto visual

Secret-of-Mana

Uno de los RPGs más queridos de la era de SNES es sin duda Secret of Mana, al ofrecer una experiencia cercana entre la acción y los combates por turnos, además de un universo bastante rico para explorar y vivir todo tipo de aventuras. Sin embargo, su llegada a Occidente fue bastante problemática, con que al final no tuvo tanta repercusión como en Japón. Con los años se quedó en un juego de culto, y por fin está recibiendo el trato que se merece en nuestro territorio. Primero, con su inclusión en SNES Mini, y en febrero, gracias al remake que está desarrollando Square Enix.

Recientemente hemos podido probar las primeras horas de este remake, y comprobar de primera mano cómo se ha actualizado, y lo más importante, si sigue manteniendo el tipo tras tantos años.

Lo primero que destaca es el aspecto de este remake de Secret of Mana. Bueno, remake o casi remasterización, ya que el juego de base se ha mantenido, habiendo cambiado los aspectos técnicos para que luzca mejor, un poco a lo Crash. No estamos ante sprites ni nada por el estilo, sino que todo está realizado en 3D con un estilo bastante cercano al anime y que no luce mal, pero tampoco llega a impresionar. Sobre todo porque los personajes no mueven la boca al hablar, y cuando hay un primer plano de un personaje durante una conversación, como que choca bastante. Porque sí, ahora hay doblaje, pudiendo elegir entre las voces en inglés o en japonés. Esto demuestra que no es el remake más ambicioso del mundo, lo que no crea una primera impresión muy positiva.

Por suerte, tras este choque técnico, se esconde un juego que me ha gustado bastante. Sí, se le notan los años en varios aspectos, como no indicarte claramente hacia dónde ir, lo que puede hacer que te pierdas un poco por los escenarios, pero eso es precisamente parte de su encanto. En esencia, controlamos al joven Randy que, tras sacar una espada de una piedra que contenía el Mana de la zona, hay un gran desequilibrio y todo se llena de monstruos. Así que nos tocará dejar el pueblo para no atraer a los monstruos, y aventurarnos por todo el mundo para devolver el equilibrio al Mana. Por lo que jugué no es que sea el argumento más profundo del mundo, pero funciona en ese sentido de aventura clásica para todos los públicos.

Las mecánicas como mencionaba están a medio camino entre el RPG de acción y el por turnos. Sí que podemos atacar en cualquier momento con nuestra arma, pero para realizar el máximo daño, tendremos que esperar un tiempo entre ataques. Esto nos obliga a ser algo estratégicos a la hora de plantear nuestros combates, ya que si solo machacamos el botón de ataque como en Diablo, acabaremos en peleas que se alargan mucho y que hasta se nos pueden hacer cuesta arriba.

A pesar de esto, lo que jugué de Secret of Mana me pareció bastante sencillo, al no morir ni una sola vez en todo el juego, ni estar cerca de estarlo. La táctica que me pareció más útil es dar un golpe a la máxima potencia, esperar a que se vuelva a cargar, y así acabar con la mayoría de enemigos en dos o tres impactos. Como muchos monstruos a los que nos enfrentamos son derribados tras un ataque, el tiempo de recarga estamos a salvo, lo que hace que sea bastante sencillo seguir esta táctica.

Lo bueno es que luego se va complicando la cosa un poco, sobre todo al incluir a los dos compañeros de fatigas que se nos unirán en combate. Con el equipo de tres héroes nos podemos enfrentar a más monstruos a la vez sin ningún problema, e ir subiendo poco a poco a los tres personajes de nivel. De hecho, como me perdí en un par de ocasiones y mataba a todos los bichos con los que me topaba, llegué bastante “chetado” a ciertas partes, por lo que los ataques enemigos casi ni me hacía cosquillas. Eso si llegaban a darme, ya que el protagonista esquivaba la mayoría, haciendo varias zonas un tranquilo paseo por el parque.

No se podía decir lo mismo de los compañeros, ya que morían con más facilidad que una polilla en una tienda de lámparas. Al final era un poco pesado tener que usar los ítems de resucitación todo el tiempo, y aquí es donde entra en juego el cooperativo. Se podrá disfrutar de Secret of Mana junto a otros dos amigos, controlando cada uno a un personaje. Esto ayuda muchísimo, ya que así contamos con la ayuda de alguien que sabe lo que hace, y sobre todo, no muere cada dos por tres… O sí, todo depende del amigo que nos ayude, claro. Sea como sea, es una experiencia más divertida, por lo que es de agradecer su inclusión.

Independientemente de cómo juguemos, hay todavía varios aspectos que espero se mejoren, y no sé si están así actualmente por fallos o porque era así el juego original. Lo primero es cierto retraso en que los enemigos sientan los ataques que hemos lanzado. Esto es muy notable cuando atacamos a un monstruo que está preparando un hechizo, ya que en vez de detenerlo, lo lanzará (sin que podamos esquivarlo), y justo después de haberlo lanzado, entonces recibirá el daño del ataque que hemos hecho antes. En otras ocasiones, simplemente tardará en registrarse el golpe, lo que en general, molesta un poco, sobre todo por el tema de los hechizos.

La exploración de los escenarios también me dejó algo frío en varios aspectos, ya que no hay unas delimitaciones muy claras de zonas, teletransportándonos a veces de un lado a otro, sin que haya mucha interconexión. Esto claramente viene del diseño del juego original, y es donde le pesan los años. Además de lo mal indicados que están los carteles, que a veces te hacen perderte más que ayudarte.

Algunos detalles que agradecerán los fans del original vienen por los aspectos técnicos. Para empezar, el minimapa coge los sprites del original de SNES y lo muestra en todo momento, lo cual es genial. Además, podemos elegir entre la banda sonora original o la remasterizada, estando ambas la mar de bien.

A pesar de estos problemillas, la verdad es que me lo pasé muy bien en estas primeras horas con Secret of Mana, al estar con una sonrisa de oreja a oreja mientras exploraba el escenario y masacraba adorables monstruos. Puede que no vaya a conquistar a todos por algunos aspectos gráficos y su diseño, pero sigue siendo un RPG de lo más entretenido, que hará las delicias de los fans del género, hayan probado el original o no.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *