Impresiones de Monster Hunter World. Nos adentramos en el Nuevo Mundo de la caza

Monster Hunter World

Aunque disfruto bastante con los juegos de caza gracias a la epicidad de sus combates, nunca he logrado adentrarme en la saga Monster Hunter, ya que no tenía demasiado tiempo, no he tenido Nintendo 3DS directamente, y además la primera experiencia que tuve fue tan árida en PSP, que me desanimó un poco. Sin embargo, aquí estoy completamente convertido en fan de las mayores cazas de monstruos de los videojuegos gracias a Monster Hunter World. Hace unos meses ya os comenté cómo en una pequeña demo se notaba que en Capcom han querido hacer de esta nueva entrega un título perfecto para todos los usuarios, por lo que tenía ganas de jugar mucho más para comprobar cómo se comportaría a la larga el título, y si no echaría para atrás a los más veteranos de la franquicia.

Recientemente he podido probar las primeras 3-4 horas del juego, jugando partes en solitario y en multijugador de la mano de los expertos de la comunidad del Gremio de Cazadores, para así comprobar cómo Capcom está poniendo toda la carne en el asador con esta entrega. ¿Listos para adentraros en un mundo de bestias, adorables gatos-ayudantes y espadas más grande que personas?

 En la anterior demo sólo se podían acceder a dos misiones en concreto, y se contaba con todo el equipo desde el primer momento, para liarte a cazar a los monstruos más poderosos sin casi despeinarnos. Obviamente, esto es muy diferente al principio del juego, ya que nuestro inicio coincide con nuestra llegada al llamado “Nuevo Mundo”, donde nuestro gremio tiene una misión que se irá desarrollando a lo largo de la historia principal.

Esto es algo que quiero destacar ligeramente, ya que me gusta que haya un pequeño hilo narrativo. No sé si las últimas entregas también lo tenían, pero en las primeras no recuerdo que existiera, y tener una pequeña motivación para ir creciendo y explorando más de esta misteriosa región siempre es un plus.

Monster Hunter World

La accesibilidad es fundamental en Monster Hunter World y por eso al principio se preocupan de enseñarnos todo poco a poco, desde los menús hasta los conceptos más básicos del juego. Incluso veremos en pantalla los botones con las diferentes acciones que podemos hacer, lo cual nunca viene mal al tener tantas posibilidades como en este juego.

Sin entrar en detalles, al principio aprenderemos lo esencial para sobrevivir en este Nuevo Mundo, y de paso, empezar a cazar monstruos. Lo primero que me gusta es que cuando nos piden eliminar a una criatura concreta para progresar en la historia, nos indicarán claramente cuál es nuestro objetivo, para que no andemos como pollos sin cabeza matando a todo lo que se mueva rezando para que al fin demos con nuestra presa. Es un pequeño detalle que puede parecer tonto, pero al haber tantas criaturas y con nombres tan peculiares, ayuda a novatos como un servidor para no sentirnos perdidos.

De hecho,también hay varias ayudas a la hora de explorar los mapas, que son ahora grandes zonas sin ningún tiempo de carga entre las regiones, lo que hace la exploración mucho más satisfactoria, pero también la puede hacer algo más complicada a la hora de rastrear a los enemigos. Aquí entran en juego las lucecillas que nos irán guiando, y que en la anterior demo me preocuparon por si simplificarían mucho las cosas.

Monster Hunter World

No sé si las han reducido, pero su uso lo he visto mucho mejor medido. En esencia, si queremos cazar a una criatura en concreto y aparece en el mapa, la podremos marcar para que las luciérnagas nos vayan guiando hacia ella. Sólo podremos saber dónde está si previamente hemos seguido rastros o buscado evidencias de su presencia, por lo que sigue siendo esencial poner de nuestra parte. Al mismo tiempo, las luces nos indicarán elementos de nuestro alrededor con los que interactuar, como hierbas o piedras para nuestro lanzador (más adelante lo comento), algo que viene muy bien para distinguir qué forma parte del decorado y qué llega a sernos útil desde el principio.

El tema de la investigación es algo que me ha gustado mucho de mi tiempo con Monster Hunter World, ya que no importa cuál sea nuestro objetivo, que si encontramos rastros de otras criaturas o incluso dañamos parte de varios monstruos, iremos rellenando nuestra wiki personal de todo lo relacionado con el juego. Así podremos estudiar más a nuestros oponentes, y estar preparados para el combate que nos espera.

A la hora de pelear, decir que estamos ante un juego épico es quedarse corto. A nuestra disposición tendremos un gran número de armas, como espadones gigantescos, katanas, hachas, lanzas, arcos, etc. Probé varios tipos de los más accesibles para principiantes (nos lo indican claramente al seleccionar el equipo), y finalmente mi elección predilecta son las cuchillas. La posibilidad de realizar todo tipo de ataques rápidos, y al mismo tiempo esquivar sin problemas, las hacen perfectas para lanzar ataques constantes, aunque obviamente, no tan potentes como los de un gran espadón.

Monster Hunter World

La variedad de monstruos en Monster Hunter World va a ser increíble, lo que nos hará usar tácticas muy diferentes para cada monstruo. No es lo mismo un Jagras pequeño (una especie de velocirraptor) que criaturas que nos superan muchísimo en tamaño, por lo que tendremos que estudiar sus patrones de ataque, ver sus puntos débiles y lanzarnos al ataque.

Las peleas que eché me encantaron y me hicieron sudar de lo lindo, teniendo que usar todas las habilidades disponibles, como los diferentes combos de las cuchillas (incluyendo su modo demoníaco para hacer más daño a costa de resistencia), aprovechar los deslizamientos para lanzar otros ataques o incluso subirme a la criatura y atacarla desde lo alto, o incluso usar el escenario para esquivar, noquear o inmovilizar. Cada vez que veía cómo mi objetivo finalmente caía me entraba una satisfacción increíble, sobre todo si lo lograba sin que me hubieran derrotado ninguna vez, tras haber usado muchas pociones y afilar el arma, claro.

Otro aspecto muy positivo de Monster Hunter World es cómo plantea el multijugador. Ya no está todo separado ni hay que entrar todos los usuarios a la vez. En su lugar, podemos estar en una misión en solitario, ver que necesitamos ayuda, disparar una bengala, y entonces nuestra partida se abre para que otros puedan unirse a echarnos una mano. También es posible iniciar misiones todos juntos desde el principio (salvo en las que hay vídeos, teniendo que esperar a que salten las cinemáticas para poder unirse), por lo que el mundo del multijugador y el single player conviven en armonía total.

Monster Hunter World

Sin embargo, la experiencia con más gente es incluso superior a la que tenemos cuando jugamos solos. Para empezar, los combates pueden hacerse más sencillos, lo cual viene de perlas si una misión se nos atraganta, y como podemos llevar equipaciones muy diferentes, se pueden dar situaciones en las que uno está con las cuchillas, otro con espadones y otro con un martillo, atacando a diferentes intervalos para dar auténticas palizas.

La gracia de Monster Hunter World es que el mundo está vivo, por lo que los monstruos no se rigen por patrones tan rígidos como en las entregas anteriores. Esto nos puede beneficiar y perjudicar al mismo tiempo, porque igual al cazar a un monstruo le llevamos a la región de otro, haciendo que se peleen y se debiliten mutuamente. La opción más peligrosa, y la que sufrimos, es por la que nos metemos en una región con un monstruo muy duro y que nos ataque a nosotros, haciendo lo que en principio iba a ser una misión sencilla en todo un desafío. Estos cambios constantes son fantásticos, y aumentan notablemente la epicidad de las peleas.

Incluso disfruté de la parte de la ciudad principal dedicada al multijugador, al poder participar en duelos de pulsos, con geniales animaciones para que el perdedor sienta la humillación de la derrota. Todo esto mientras seguimos con el clásico ciclo de conseguir equipo más fuerte para enfrentarnos a monstruos cada vez más fuerte, lo cual es bastante adictivo.

Monster Hunter World

La otra novedad de las mecánicas junto a este multijugador tan especial es la especie de ballesta que lleva nuestro cazador. Con ella podemos lanzar todo tipo de munición que vayamos encontrando, desde piedras normales a mini-bombas con diferentes efectos. No se trata del arma más efectiva del mundo, pero sí que es posible distraer a los enemigos o atraer su atención. Quizá el uso que más me gustó de la “ballesta” es el gancho, con el que colgarnos de partes del escenario para explorar con mayor libertad varias zonas, o incluso engancharnos a unas bestias aladas y estar a salvo un tiempo. De hecho, me encantó que para acceder a una misión, vayamos de la ciudad al mapa que sea llamando a una de estas bestias, casi como si fueran una mascota con forma de pterodáctilo.

A nivel visual, Monster Hunter World es sencillamente espectacular. Los escenarios que pude ver eran preciosos, al estar todos llenos de vida y montones de detalles. Eso por no hablar de los monstruos, que son aterradores y preciosos al mismo tiempo. El trabajo de arte del juego es para quitarse el sombrero, y eso que todavía me queda muchísimo por descubrir. Algunos aspectos que también me gustaron mucho venían por cómo nuestro compañero gatuno (que tiene varias habilidades de apoyo muy útiles) sacaba una mini barca cuando estábamos en zonas con un nivel de agua que supera su altura, o cómo hay todo tipo de animales conviviendo junto al resto de criaturas.

El sonido también me ha gustado mucho, empezando por un doblaje a nuestro idioma de gran calidad, y sobre todo, por la banda sonora. Algunos temas que sonaban durante varios combates eran perfectos, y aunque sé que lo digo mucho, me metía de lleno en la pelea, queriendo implicarme todavía más de lo que ya estaba.

Monster Hunter World

Tras estas horas con Monster Hunter World estoy completamente enamorado del juego, y eso que no he visto más que la punta de la punta del iceberg. Vamos a estar ante un juego inmenso, que va a contentar tanto a los novatos de la franquicia como a los que son fans, ya que todos en el evento, incluyendo los veteranos de la franquicia, acabamos encantados. La mayor accesibilidad sin hacer el juego un paseo es un acierto increíble, y luego la experiencia de juego es sencillamente increíble.

Todavía tenía ciertas dudas tras probar la demo anterior, pero ahora no puedo más que rendirme a las calidades de esta entrega. Lo bueno es que los usuarios de PS Plus lo podrán comprobar con la beta abierta del 9 al 12 de diciembre, y algo más tarde, el 26 de enero, todos nos podremos unir a la caza con el lanzamiento del juego en PS4 y Xbox One. Mientras tanto, a armarse de paciencia para esperar, e ir buscando tiempo para todas las horas que le terminaremos echando, porque vamos a estar ante el mejor roba-horas posible para iniciar el 2018, y ya estoy contando los días para volver a cazar más monstruos.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *