Nos internan en el Psiquiátrico VR para probar The Inpatient y Stranger Things VR

The Inpatient

Desde Playstation España siguen apostando muy fuerte por Playstation VR y quieren que más y más gente pueda probar el dispositivo para, obviamente, aumentar el número de compradores. Aprovechando que es Halloween y dentro de poco se publicará The Inpatient, han decidido crear una experiencia bastante peculiar llamada Psiquiátrico VR, y a la que os podéis apuntar desde este enlace.

Básicamente, nos meterán físicamente en el psiquiátrico en el que tiene lugar el juego (y que sonará a los que ya probaron Until Dawn), al ponernos los camisones propios de hospital, hacernos sentar en una silla de ruedas y pasar por la consulta del buen (y nada loco) doctor. No quiero decir mucho de la experiencia como tal por si vais a vivirla, ya que gran parte de la diversión viene en la sorpresa. Eso sí, si os asustáis con facilidad igual lo llegáis a pasar un poco mal, con que avisados estáis.

El plato fuerte de este evento es, cómo no, probar varios de los próximos lanzamientos de terror para PS VR, entre los cuales está el propio The Inpatient, Mindtaker, Intruders: Hide & SeekStifled. Sólo me dio tiempo a probar el plato fuerte, junto a una sorpresa que encantará a los fans de Stranger Things, ya que se trata de una breve experiencia para meternos de lleno en la serie.

The Inpatient. Antes de los hechos de Until Dawn

Uno de los proyectos exclusivos de PS VR más prometedores es sin duda The Inpatient, ya que es la precuela de Until Dawn, al contarnos qué sucedió en el psiquiátrico de primera mano, y no solo por varios coleccionables. En el juego nos pondremos en la piel de un interno, que está allí porque tiene amnesia. Por desgracia, la memoria será el menor de nuestros problemas, ya que en este manicomio la locura puede que sea la realidad.

The-Inpatient

Toda la aventura se desarrolla en primera persona, y de hecho, la sensación de inmersión está muy lograda. Si miramos hacia abajo, veremos nuestro cuerpo, con las ropas propias de un interno, lo cual es un toque que siempre me gusta, al no controlar a unas simples manos flotantes. A la hora de jugar, podremos usar un DualShock o dos PS Move. Este último método es el que se usa en el evento, y tiene sus cosas buenas y malas.

En la parte positiva, poder ver los movimientos que hacemos con los mandos replicados en “pantalla” es genial, y hace que la sensación de inmersión sea mayor. También me ha gustado que, cuando vamos a colocar una mano sobre una pared o una superficie, el mando vibre para simular que nos estamos topando con algo, y que la animación de la mano cambie ligeramente para indicar que está plantada sobre algo. Son pequeños detalles que funcionan la mar de bien.

El problema viene a la hora de movernos, ya que The Inpatient es un juego en el que tenemos libertad para explorar los escenarios, de una forma similar a lo que ocurría en Until Dawn. Por desgracia, como los Move no tienen stick, tenemos que usar el botón principal del mando izquierdo para movernos hacia delante. Con el derecho, en función de si lo giramos a la derecha, izquierda o atrás, y pulsamos el botón principal, entonces giraremos en esa dirección o nos daremos la vuelta. No funciona del todo mal, pero no es que sea muy intuitivo. Por ejemplo, para darme la vuelta tardé bastante, ya que apuntaba hacia atrás literalmente, pero hay que hacerlo girando el mando hacia arriba y luego levemente hacia atrás. Quizá por esto la sensación sea mejor al jugar con mando, ya que es algo que desconcierta notablemente.

The-Inpatient

Entrando al juego como tal, pude probar lo que parecían los primeros minutos. Nos ponen un poco en situación, conocemos a la enfermera, a nuestro compañero de “celda” y a uno de los doctores (o más bien, el ayudante del doctor principal) que nos está ayudando. Al igual que en Until Dawn, podemos tomar diferentes decisiones, y aunque la mayoría no parecían muy importantes, sí que hubo una que activó el Efecto Mariposa, que volverá para esta precuela. Es algo que me parece muy interesante, ya que si bien no hablamos directamente, al poder ir eligiendo las respuestas, sí que formamos parte de la historia activamente.

¿Llega a dar miedo el juego? No realmente, ya que quitando un jumpscare bastante chulo, el resto era más o menos tranquilo. Sí que estás algo nervioso porque ves que algo va muy mal, y si ya has jugado a Until Dawn, sabes que se va a armar una buena en The Inpatient. Pero de momento se queda en eso, la sensación de que algo malo va a pasar en cualquier momento, y de hecho, cuando te decían que pararas de jugar, parecía que ya empezaba a “animarse” el cotarro.

Técnicamente, el juego me parece una pasada, al mostrar personajes y escenarios muy bien definidos, que si bien tienen algún diente de sierra propio de las PS VR, siguen luciendo de maravilla. El doblaje a nuestro idioma también ayuda a meternos en esta experiencia interactiva, lo cual es siempre un plus.

Todo esto ha hecho que me fastidie que esta precuela solo vaya a salir en VR, y es uno de los cada vez más numerosos motivos para hacerse con el dispositivo. Así que, si tenéis las gafas, muy atentos a este lanzamiento, que llegará el 22 de noviembre.

The-Inpatient

Stranger Things: The VR Experience

Una de las series del momento es sin duda Stranger Things, y es que si la primera temporada nos conquistó a casi todos en el verano del año pasado, ahora con Halloween es el momento perfecto para adentrarnos en el Mundo del Revés. Para celebrar el estreno de la segunda temporada hace unos días en Netflix, va a estar disponible una experiencia de VR bastante breve pensada para promocionar la serie.

En esta experiencia, nosotros controlamos a Joyce (el personaje de Winona Ryder) cuando intenta comunicarse con su hijo Will usando las luces de navidad. De nuevo, desde una perspectiva en primera persona (pero esta vez sí que somos una mera linterna flotante y un mando de Move para interactuar con ciertos objetos) tendremos que seguir las luces a medida que se van iluminando, y van ocurriendo diferentes cosas (extrañas) en la casa. Todo hasta llegar al final en el que suena el teléfono, y el Demogorgon entra en escena para acabar la experiencia.

No estamos ni mucho menos ante una experiencia muy larga, ya que se acaba en unos dos-tres minutos. De hecho, dura un poco más que el tráiler que se puede ver al acabar la experiencia sobre la segunda temporada, que se ve como si estuviéramos en una pantalla de cine (de baja resolución, eso sí). Técnicamente, Stranger Things: The VR Experience no está mal, aunque tampoco destaca demasiado. Es de agradecer que la casa de Joyce sea casi tal cual en la serie, y que podamos escuchar líneas de diálogo extraídas directamente de la serie (se puede elegir idioma para escucharlas en español), lo que da una mayor inmersión.

Por tanto, como estará disponible de forma gratuita (supongo, dado que es básicamente un anuncio interactivo), si tenéis las gafas probad esta experiencia, que no se pierde nada y, si además sois fans, os lo pasaréis bien intentando poner las caras raras de Winona Ryder.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *