Madrid Gaming Experience: Song of Horror. Investigando a la mansión del terror

Song of Horror

El terror está volviendo con mucha fuerza, aunque la mayoría de títulos se han alejado del espíritu más clásico, con cámaras fijas, un gran énfasis en la resolución de puzzles, etc. Es aquí donde entra Song of Horror de Protocol Games, al que llevo siguiendo la pista desde hace ya unos cuantos años, y que por fin saldrá a la venta en 2018. En la Madrid Gaming Experience se podía probar una nueva demostración, en la que comprobar los muchísimos avances que ha sufrido el juego.

Esta demostración nos ponía en la piel de Daniel, el escritor protagonista del juego, y el único que no podrá morir para que la trama progrese. Porque sí, habrá varios personajes que pueden morir sin que “pase nada”, más allá de quedarnos sin sus habilidades o punto de vista. Esto todavía está por comprobar para ver su funcionamiento, pero sigue siendo un aspecto muy llamativo del juego, eso seguro.

En la demo, Daniel llegaba a la mansión en la que la historia tendrá lugar. Todo está a oscuras, ya que se ha ido la luz, por lo que nuestro primer objetivo es devolver la luz a esta mansión. Para ello, tendremos que explorar la mansión y encontrar el motivo del apagón, para luego poder arreglarlo. Lo primero que llama la atención de Song of Horror es lo bien que luce. El uso del Unreal Engine 4 es espectacular, al ofrecer unos escenarios llenos de detalles, un sistema de iluminación muy logrado, unos modelados de personajes trabajados, y sobre todo, muchísimos detalles en las animaciones. Esto último es lo que me dejó muy sorprendido, ya que podemos comprobar que el personaje sube los escalones uno a uno y sin ningún problema, algo que no se ve en todos los juegos. También podemos comprobar cómo, en función de con qué mano se abran las puertas, Daniel se cambia la linterna de mano. Son detallitos pequeños y que igual a más de uno le importan poco, pero que personalmente me encantaron.

Song of Horror

Al explorar la mansión, el mapa de la misma iba ampliándose, encontrándonos con varias puertas abiertas, bloqueadas o cerradas con llave. En la zona de la cocina me encontré un charco que estaba causando un cortocircuito, que pude quitar gracias a un paño absorbente que había en un baño. En el garaje vi una caja de fusibles cerrada, por lo que tenía que hallar un destornillador para abrir la dichosa caja. En otro lado encontré un mando para la puerta del garaje, pero como todavía no hay luz, era completamente inservible.

Todo era muy en plan aventura, al tener que explorar, encontrar objetos y saber dónde usarlos para poder progresar. No nos decían claramente por dónde avanzar, por lo que superar cada rompecabezas era de lo más satisfactorio. Obviamente, Song of Horror no es una aventura gráfica, sino un survival horror, por lo que tiene que haber algo que asuste. En este caso, no me encontré con la Presencia, que será la especie de sombra que nos atormentará durante todo el juego, pero eso no hacía que la experiencia fuera tranquila. La ambientación es fantástica, algo en lo que ayudan mucho los ángulos de cámara. Entrar a una habitación para tener una perspectiva desde una ventana da la sensación de que alguien nos observa, y si lo unimos a la oscuridad o los ruidos que escuchamos, la tensión va en aumento. Es el tipo de terror que prefiero al gore o los jumpscares, por lo que tengo ganas de ver cómo este aumento de tensión concluye a lo grande.

Song of Horror

Puede que no llegara a avanzar demasiado en la demo, pero es que por un lado quería progresar y no. Tengo muchísimas ganas de disfrutar de Song of Horror, pero tampoco quiero spoilear nada de la experiencia final. Aun así, me he quedado muy contento con esta toma de contacto, al ver lo muchísimo que ha progresado el juego a nivel de diseño de puzzles, y sobre todo, a nivel técnico. Cualquiera diría que es un juego indie, con que si os gusta el terror clásico, muy atentos a la obra de Protocol Games, que promete asustarnos con un producto de mucha calidad en cuestión de meses.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *