Crest

Crest

El equipo de Eat Create Sleep nos trae su segundo juego: Crest, un simulador de religiones que nos permitirá ponernos a una altura divina y guiar a nuestras hormiguitas por el buen camino, ¿conseguiremos ser altamente venerados o tendremos que hablar de tú a tú con nuestro único seguidor?


Desde abril de 2015 este juego está en acceso anticipado de Steam y dos años después siguen añadiendo funciones y detalles al mismo. Sólo que a su propio ritmo, pero también es normal, está bastante completo ya de por si.

Crest es un simulador divino, una especia de mezcla entre Los Sims y un juego de estrategia, pero quitando la gran mayoría de opciones para realizar tareas específicas y utilizando solamente conceptos, acciones y asociación de ideas para lograr nuestros objetivos… seas cuales sean.

Crest

El juego nos da nuestro mundo, un par de seguidores, unos cuantos puntos y nos deja hacer el loco como queramos. Lo primero que veremos es que para dar nuestros mandamientos tenemos tres partes: condicional, acción y objetivo. El condicional es lo que desencadenará la acción, pueden ser que los fieles sean jóvenes, que vivan en la sabana, en la costa, que haya hienas cerca, minas, casi cualquier cosa.

La acción es mucho más reducida y es básicamente hacer o no hacer algo, producir o no producir, destruir o no destruir, desplazarse o no desplazarse, distribuir o no, consumir o no. Esto es lo que van a hacer principalmente y se vuelve a relacionar con las mismas opciones del condicional pero a través del objetivo. Es decir, podemos decirles a los jóvenes que produzcan comida, a los habitantes de la jungla que coman leones, a los que estén cerca de los peces que se dediquen a comerciar, que aquellos que tengan comida la distribuyan a quienes estén tristes.

Tres iconos colocados en la parte inferior y pagados tres puntos nos dan nuestro mandamiento que nuestros fieles cumplirán a rajatabla… siempre y cuando les afecte, tengan fe en nosotros, estén en una sociedad que acepte nuestros mandamientos y, sobre todo, que podamos pagar los dichosos tres puntos claro está. Y claro, con un poco de tiempo que pase tenemos que hacer frente a varias situaciones. La primera es que pasadas un par de generaciones ya nadie recuerda el mandamiento así que tendremos que recordárselo de nuevo. A la mínima que empiecen a crecer los pueblos y se hagan ciudades tendrán su propia cultura, lo que hace que tengan sus propios gustos y que su fe se vaya un poco al carajo en cuanto les digamos que por mucho que les guste cazar leones no deberían mandar a los ancianos.

Crest

Otra divertida es cuando ellos deforman los mandamientos, cosa que tiene no poder decirles que hagan una imprenta o algo, y hacen sus asociaciones porque si y la intentan liar. Por ejemplo, les decimos que todos los jóvenes deben hacer niños, y también que si viven en una zona pesquera pues que coman pescado. Si tienes suerte, tus mandamientos pueden cambiar a si vives cerca del agua haz hijos, que no es lo que les dijiste pero es pasable; si no tienes suerte se pone algún cafre a la cabeza y dice si vives cerca del pescado come niños. Si te toca la segunda parte no veas lo que va a decrecer la natalidad en las zonas costeras xD

Y es que nuestros mandamientos se deforman e incluso varias veces. Y todas estas deformaciones podemos bendecirlas o condenarlas. Y claro, otros dos puntitos de fe al carajo. Que es mejor que gastar tres en un mandamiento nuevo pero leñe, sale cada animalada que no es ni medio normal xD

Crest

Y como podéis ver en la imagen tenemos los espíritus consejeros, gente de bien que nos muestra cada dos por tres las inquietudes y deseos de su pueblo. Así cuando hagas mandamientos tienes que pensar en lo que te han dicho y hacer tus mandamientos pensando en eso. Que al principio es fácil. Hasta que tienes dos ciudades grandes y una es de mercaderes y otra de asesinos desconfiados y te encuentras con que a uno le encanta visitar ciudades cercanas y comerciar con todos mientras que al otro le encanta recibir gente y hacerle emboscadas dejándoles sin nada. Mira que graciosos los niños…

Crest

Cosas como esta, escasez de alimentos, que no planifiques bien las temporadas de lluvia y sequía y cosas por el estilo hace que estallen guerras y más te vale tener seguidores fieles y puntos de fe de sobra para parar la matanza porque si no te darás de frente con un final de partida por una de las mejores mecánicas del juego y a la vez la más peligrosa: los puntos de fe. Y es que cada ciclo tiene ocho estaciones, y cada cuatro estaciones nos rellenan la mitad de los puntos máximos de fe.

Y claro, al principio empiezas con diez puntos, pero según baja la fe, los puntos de fe disminuyen, por lo que no es lo mismo tener seis puntos de fe que tener diez, al cabo de cuatro estaciones te puede dar para un mandamiento, o para un mandamiento y una bendición. Así que aquí tenemos la parte de estrategia, diez puntos como máximo te dan para tres mandamientos hasta dentro de cuatro estaciones, más te vale no equivocarte o las consecuencias pueden ser desastrosas.

O también puede que lo hagas todo fenomenal, pero te olvides de que tu mandamiento de hacer comida ha caducado hace dos estaciones, les distes el mandamiento de comerciar con quien no tiene, ahora están pasando hambre y hasta dentro de medio año no tendrás puntos para arreglarlo y claro, ahí te quedas viendo bajar la fe, los puntos, los creyentes y de todo.

Crest

Como conclusión os diré que, aunque no es mi estilo de juego, Crest es muy entretenido, tiene muchas partes muy buenas. La idea es genial, los conceptos se desbloquean según actúen tus seguidores, los puntos de fe y las estaciones son una genial combinación, los pueblos y sus preferencias son geniales y las burradas que pueden llegar a hacer, o tu mismo puedes llegar a hacer son increíbles.

La única pega que tiene el juego es la banda sonora. La que no tiene exactamente, así que tendréis que poner alguna musiquilla de fondo, pero por lo demás está genial. Los de Eat Create Sleep siguen trabajando en el juego y por lo que pone en su blog van a meter algún tipo de modo historia y todo, por lo que podría estar muy interesante en un futuro cercano. Yo de por sí ya os recomiendo su compra con lo entretenido que es y con suerte en el futuro lo será aún más. Os dejo el tráiler de exploración para que veáis un poco más del juego. Sed buenos dioses ahí fuera 😉

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *