Impresiones de Lost Sphear. Recuperando el sabor de los JRPG clásicos

Lost-Sphear

Aunque hay muchos JRPGs en el mercado últimamente, parece que los que más llaman la atención son los que se alejan de los clásicos del género con perspectiva cenital, muchos diálogos y combates por turnos. Hay excepciones que han logrado modernizar el género, como Persona 5 o los geniales The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel, pero esa esencia totalmente clásica parece que se ha quedado en varios juegos independientes. Así surgió Tokyo RPG Factory dentro de Square Enix, con la idea de desarrollar títulos dentro del género que recordaran a los clásicos de la era de SNES y similares.

Lograron más o menos cierto éxito con I Am Setsuna y para inicios de 2018 están preparando Lost Sphear, otro JRPG de corte clásico, pero que pretende cambiar radicalmente de ambientación y tono en su narrativa. Recientemente hemos podido probar la demo que se podía disfrutar en la Gamescom, y aunque estaba bastante limitada en varios aspectos, la verdad es que apunta maneras.

Mientras que I Am Setsuna empieza de una forma bastante sombría, en Lost Sphear arrancamos (al menos parece que la demo es el inicio del juego) controlando a unos jóvenes en un pueblo, que se lo pasan bien y tienen varias tareas, sin ese tono oscuro de su anterior trabajo. Esto es bastante importante, ya que la demo se centra principalmente en la narrativa y la exploración, dejando el combate en un plano muy secundario.

Lost-Sphear

Durante la demo podemos explorar el pueblo de nuestros protagonistas sin prácticamente limitaciones, y la verdad es que el pueblo está muy bien construido. Al entrar a las casas, podemos ver que realmente cada hogar pertenece a un NPC particular, estando los interiores diseñados para que tengan sentido y no sean un “copiar/pegar”. En este sentido, es importante hablar con los habitantes para ver por qué casan las casas con sus dueños, y aquí ya tenemos algo que no gustará a más de uno: Lost Sphear llegará completamente en inglés, y con voces en japonés (aunque en la demo no había ninguna voz).

Lo de hablar con los habitantes también es importante para orientarnos, ya que como en los juegos clásicos, no hay un mapa que nos indique claramente hacia dónde tenemos que ir, sino que tenemos que hablar con los personajes para que nos den pistas. Por ejemplo, nada más empezar nos dicen que tenemos que ir a la casa de la anciana, ya que tiene una tarea para nosotros que ya ha encomendado a un amigo, y necesita nuestra ayuda. No sabemos cuál de las casas es, por lo que nos toca explorar por nuestra cuenta, hacernos nuestro mapa mental del pueblo y localizar así la casa. Al menos, para saber nuestro objetivo y recibir alguna pista, podemos pulsar un botón para hablar con los personajes de nuestro grupo, algo que seguramente se usará más adelante para profundizar en sus relaciones.

Explorando y hablando con los personajes, completamos los objetivos que nos mandan, disfrutando de algunos diálogos divertidos por las conversaciones entre el trío protagonista, ya que tenemos al clásico amigo dormilón que siempre tiene hambre, la amiga bruta de la que todos se asustan un poco cuando se pone en plan dura, y el protagonista líder que de momento no dice gran cosa, pero que sirve para mantener unido al grupo.

Lost-Sphear

La última parte de la demo nos hace salir del pueblo al mapamundi, para llegar a un lago en un bosque. De nuevo, no nos dicen exactamente dónde está ese bosque en concreto, por lo que podemos ponernos a buscarlo por nuestra cuenta, o mejor aún, hablar con nuestros compañeros para que nos digan si tenemos que ir al norte, oeste, etc.

Para acabar la demo, tenemos un par de combates muy sencillos, que apuntan maneras a cómo funcionarán en Lost Sphear. Como en I Am Setsuna, los turnos se basan en que se rellene la barra de ATB, para que luego podamos realizar la acción que queramos. La gracia es que al seleccionar el ataque, podemos mover libremente a nuestro personaje para ver en qué punto lo lanza, ya que en función de la zona, podremos atacar a más o menos enemigos a la vez. No es algo novedoso ni mucho menos, pero puede estar muy bien. En el segundo combate también se añade la opción de que, cuando se llene un indicador, pulsemos un botón justo cuando vayamos a atacar para lanzar un segundo golpe sin tener que esperar a otro turno, de nuevo, de una forma similar a I Am Setsuna. Algo que no estaba en la demo es la posibilidad de transformarnos en robots, lo que seguramente nos ofrezca mejores estadísticas y otras habilidades especiales. Lo dicho, el combate en esta demo era secundario a más no poder, ya que las peleas se acaban de dos golpes básicamente.

Algo que sí se podía ver en la demo claramente es su apartado artístico. Visualmente puede que Lost Sphear no sea extremadamente complejo, pero es bastante agradable y simpático, lo que le hará funcionar a las mil maravillas en Switch, por ejemplo. Lo que sí que me encantó fue la banda sonora, con una música preciosa y que hacía la exploración sencillamente fantástica.

Lost-Sphear

Esta toma de contacto con Lost Sphear ha sido más breve de lo que me gustaría, ya que prácticamente no se toca el combate, y se acaba justo cuando va a empezar el conflicto principal del juego. Esto hace que todavía no me haya convencido para que sea más grande que I Am Setsuna y vaya a valer los 50 € que costará en las tiendas digitales de PS4, Switch y Steam. Aun así, apunta maneras, ya que los personajes son simpáticos, la música es sencillamente genial y, sobre todo, logra captar bien ese espíritu de los JRPG clásicos de tener que investigar por tu cuenta, y al mismo tiempo, aprender más sobre los NPCs, es algo que me encanta. Así que, si os gusta el género y queréis una propuesta que recuerde a los títulos de antaño, mucho ojo a Lost Sphear, que apunta maneras.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *