Impresiones de Monster Hunter World. Haciendo la saga más accesible

Monster Hunter World

Una saga con la que nunca he podido es Monster Hunter. Lo intenté con el original de PS2 y también con la versión de PSP, pero no lograba engancharme por todos los sistemas y lo áspero que resultaba todo. Esto hacía que disfrutara los juegos de caza que eran más accesibles, al ofrecer una experiencia también compleja, pero que al menos ofrecía una vía de entrada menos dura.

Aquí entra Monster Hunter World, la próxima entrega de la franquicia que llegará a principios de año para PS4, Xbox One y PC, que busca precisamente eso, hacer la saga más accesible para los nuevos usuarios, y de paso buscar una mayor audiencia en Occidente. Hace poco he podido probar la demo que estuvo disponible en la Gamescom hace unas semanas, y el tema de la accesibilidad lo están bordando, aunque con algunos matices.

La demo, al estar pensada para una feria, no era gigantesca, sino que era algo más o menos reducida. Teníamos a nuestra disposición dos misiones, siendo la primera más sencilla para que nos familiaricemos con los controles, y otra que es más desafiante y propia de una caza épica.

Monster Hunter World

En esta demo podíamos elegir el equipo de nuestro personaje entre bastantes opciones, en función de si queríamos una armadura más pesada pero que no resiste tanto a los elementos, una equilibrada, etc. También había acceso a muchísimos tipos de armas, desde el espadón clásico a las dos espadas cortas, varias armas de fuego, un hacha convertible en espada (este era el arma predefinida) y bastantes más. En la pantalla de selección se podía ver un pequeño vídeo del arma y si era recomendable para los principiantes o no, lo que nos va dando una idea de qué se adecua mejor a nuestro estilo de juego.

Cuando tengamos todo listo, podremos hablar con el NPC que nos da acceso a las misiones, y dentro de cualquiera se ve fácilmente lo más accesible que resulta Monster Hunter World respecto a sus predecesores. Para empezar, nos hacen abrir el mapa, indicándonos dónde estamos y la zona por la que debemos buscar nuestra presa. Una novedad es que por fin el mapa está interconectado sin pantallas de carga, pero seguimos viendo indicadores numéricos para las diferentes áreas, para seguir identificándolas por el número como siempre.

Como en muchos RPGs occidentales, en la esquina de la pantalla veremos lo que hacen los diferentes botones del mando en todo momento, lo que nos ayuda a ver los combos, si nos podemos agachar, correr, etc. Es algo que me gusta, ya que no es intrusivo y ayuda bastante.

Monster Hunter World

La mayor ayuda, sin embargo, viene en la forma de una especie de luciérnagas, que nos irán marcando nuestro objetivo, de modo que con seguirlos iremos progresando en la caza sin demasiados problemas. El nivel de precisión de las luciérnagas no es exacto desde el primer momento, por lo que en vez de indicarnos dónde está el monstruo, nos mostrarán su rastro. A medida que analicemos sus huellas o los restos que deje, su nivel de precisión aumentará, llegando un momento en el que nos guiarán directamente hacia el monstruo.

Esto lo hace todo bastante más accesible, pero igual hasta demasiado. No sé si habría sido mejor poner una especie de visión de detective opcional, o resaltar algo mejor las huellas, ya que había veces en las que sin las luciérnagas era imposible detectarlas en la hierba alta. Aun así, no llegan a molestar demasiado, y si se puede controlar su uso en la versión final, serán un añadido más que interesante.

Sobre el combate, Monster Hunter World sigue siendo algo similar, pero lo noto bastante más rápido. Los enemigos siguen siendo muy duros, necesitando decenas de golpes para acabar con ellos, por lo que una buena planificación es esencial. En la primera misión, al tener que cazar a un Jagra gigante, no era muy necesario, pero sí en la segunda misión. Aquí, el límite de 20 minutos hacía todo más desafiante, al tener que primero rastrear al monstruo en un complejo de árboles entre varios nidos de bestias menores, y luego por fin luchar contra él, lo que no era nada sencillo.

Monster Hunter World

Por suerte, al jugar solos, nos acompañaba un ayudante gatuno (me hicieron gracia algunas bromas en los textos en inglés como “Purrrrfect”) que si bien no aportaba demasiado en el combate, servía para distraer, quitarnos de efectos negativos o incluso curarnos, en función del equipo que le hayamos puesto.

También nos hay más mensajes que nos indican si el monstruo está huyendo, el arma está con el filo romo y toca afilarla o cosas así, lo que hace todo bastante más rápido y dinámico, ya que nos lo dicen por una especie de radio en vez de mediante un texto plano.

A pesar de esta mayor accesibilidad, la batalla era dura, al tener que esquivar sus embestidas, sus llamaradas y demás ataques, además de perseguirle a un nido de otras criaturas que hacían la caza algo más complicada. Aun así, con algo de táctica la cosa mejoraba, al poder llevar a la bestia hasta unas raíces para que se enrede en ellas, o en el propio nido, motivarle a que usara un ataque con el que se quedaba enganchado en el suelo por su poca estabilidad.

Gracias a todas estas tácticas, se puede acabar con el monstruo, siendo realmente satisfactorio al hacerlo tras tan ardua lucha.

Monster Hunter World

Algo que no he comentado es la increíble calidad técnica de Monster Hunter World. El salto a PS4, One y PC se nota, al ofrecer unos escenarios llenos de detalle (aunque eso haga que a veces sea complicado encontrar las pistas sin las luciérnagas), unas animaciones más trabajadas y, sobre todo, unos monstruos más aterradores e imponentes de lo que ya eran antes. Eso que todavía quedan muchas zonas del mapa por explorar y bestias que encontrar, con que va a ser todo un espectáculo. La versión que probé era la de PS4 normal, pero también tendrá soporte para PS4 Pro y One X para llegar a los 4K.

Con todo esto, he salido bastante contento con esta primera toma de contacto con Monster Hunter World. Sigue manteniendo todas las mecánicas y elementos propios de la saga (cocinar, rastrear criaturas, peleas épicas, etc), pero lo hace todo más accesible. Para gente como yo que antes renegaba de la saga por este motivo, es genial, ya que nos permite entrar nuevamente en la franquicia. Para los que ya eran fans, no sé si les gustará que les lleven tanto de la mano, aunque ciertamente, eso no resta espectacularidad a los demás apartados. Con todo el tema del crafting, las misiones, progresión y, cómo no, el cooperativo online todavía por probar, me ha dejado con muchas ganas de ver qué esperar del gremio de cazadores, ya que Monster Hunter World puede ser todo un bombazo para el próximo año.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *