Impresiones de la beta de Destiny 2. Más de lo mismo, pero con mejor historia

Destiny 2

Uno de los mayores éxitos de esta generación es curiosamente una de sus mayores decepciones, y es que Destiny logró crear una increíble comunidad muy fiel gracias a sus geniales mecánicas principales, pero decepcionó bastante debido a su escaso contenido y prácticamente nula historia. Por suerte, en su secuela desde Bungie han prometido solucionar los principales errores observados por la comunidad, para ofrecer el juego que siempre habíamos deseado.

El primer momento de comprobar si Destiny 2 estará a la altura de las circunstancias es con su beta, que está teniendo lugar actualmente en PS4 y Xbox One, mientras que tendrá lugar durante agosto en PC. Gracias a la beta ya hemos podido probar su historia, un Asalto y El Crisol, y así comprobar si las promesas de Bungie van a buen puerto o no.

Tras elegir una de las tres clases ya conocidas por los aficionados, directamente pasamos a la única misión de la historia disponible en la beta. Esto quiere decir que ni podemos personalizar a nuestro personaje ni nada por el estilo, por lo que partiremos con un titán, cazador o hechicero predefinido.

Destiny 2

Esta misión es la que ya se ha visto en el evento de presentación de Destiny 2, y consiste en volver a la Torre para ver cómo los Cabal la destrozan y nos derrotan vilmente. Esta misión tiene una estructura propia de un FPS individual, y es mucho mejor que las misiones de la campaña del original. Para empezar, tener un momento en el que vemos a los líderes de cada clase luchando junto a nosotros hace que se sientan útiles, algo que sólo llegó a ocurrir con Cayde en El Rey de los Poseídos. También ayuda a que tenga muchos momentos épicos, como sobrevivir a una gran ofensiva en mitad de la plaza bajo la lluvia, o destruir una nave desde dentro.

El ritmo de la misión y la narrativa están francamente bien, y hacen que la misión sea muy divertida. Es una pena que no se pueda rejugar a no ser que elijamos a otro personaje, pero lo poco que hay me gusta bastante. Espero que puedan mantener el ritmo en el resto de la campaña a nivel de narrativa y de jugabilidad, ya que incluso me ha llegado a recordar a las campañas de Halo, y eso es algo muy bueno.

Esto se puede aplicar también al Asalto, pero poniendo más énfasis en la jugabilidad. La premisa de esta misión no es demasiado importante, pero al menos hay diálogos divertidos entre Zabala, una IA que parece que nos ayuda y nuestro Espectro, manteniendo el doblaje original los personajes que vuelven.

Destiny 2

Lo importante es que, nuevamente, esta misión es muy divertida, y sobre todo, variada. Hay zonas de tiroteo al uso, otras en las que tenemos que saltar sobre plataformas, y hasta un área muy espectacular donde tenemos que esquivar los brazos de un gigantesco taladro al mismo tiempo que luchamos contra nuestros enemigos.

Todo culmina en un jefe final, donde nuevamente, vemos una mejora sustancial en su diseño respecto a la mayoría del original. Para empezar, aunque sigue teniendo una barra de vida estúpidamente grande, lo bueno es que el combate tiene cuatro fases muy diferenciadas. A medida que vamos haciendo daño al enemigo, éste no sólo hace que cambie el escenario a nuestro alrededor, sino que también modifica sus patrones de ataque, lo que nos obliga a tener que readaptarnos, y que no se vuelva repetitivo.

La pelea no es extremadamente sencilla, por lo que cuando lo consigues derrotar, y así completar el Asalto, logras una satisfacción considerable, que es lo que debería de pasar con todos los Asaltos.

El último pilar de Destiny 2 que podemos probar en la beta es El Crisol, pudiendo participar en partidas de Dominación o de Destrucción. Las primeras siguen recordando mucho a las del original, y aunque ahora los equipos no vayan a superar en ningún momento los 4 usuarios, esto no hace variar estas partidas.

Destiny 2

Donde sí que se nota el enfoque más de escuadrón es en Destrucción, ya que son partidas rápidas donde no se reaparece, sino que tenemos que esperar un tiempo, y luego ya después otros compañeros nos pueden resucitar. Aquí el trabajo en equipo es más importante, por lo que estas partidas se disfrutan mucho más con amigos.

En general, la experiencia es muy similar en Destiny 2 con respecto al original. Hay pequeños cambios, como que ahora la escopeta sea el arma pesada junto al lanzagranadas, por lo que tendremos que llevar un arma normal y otra de energía. También se han añadido una subclase para cada clase, funcionando bastante bien y siendo súper divertidas. Personalmente, me encanta la nueva subclase del titán, al invocar un escudo y sentirnos como el Capitán América, pero en el espacio y con más magia.

También me gusta el hecho de que tengamos una habilidad de granada, otra de cuerpo a cuerpo y otra de soporte. Por ejemplo, el titán puede crear barreras para protegerse, y las tres habilidades tienen su propio tiempo de recarga. Son pequeños reajustes que tenemos que hacer a nuestra forma de jugar, pero que en principio, me gustan.

Destiny 2

Técnicamente, la beta no luce nada mal, y se nota algo de mejoría respecto al original. Por ejemplo, el nivel de la historia, cuando luchamos bajo la lluvia, es increíble. Eso sí, no esperéis un salto espectacular, ya que el look y la calidad son más o menos similares, destacando todo más por su arte y los efectos de partículas que por la potencia bruta.

Algo que todavía no se puede comprobar cómo funcionará en Destiny 2 es la progresión, ya que en esta beta estamos con un personaje de nivel 20 y Luz 200, por lo que no subimos de nivel ni nada por el estilo, y todo el equipo que obtenemos tiene las mismas estadísticas. La progresión era algo que al final cansaba en el original, con que tengo curiosidad por ver cómo funcionará.

En general, la beta de Destiny 2 me ha gustado mucho, y ha reforzado el optimismo que tengo de cara a esta secuela. Fui uno de los decepcionados con el original, y aunque me lo pasé en grande con mis amigos, también me dejó frío. Parece que esta secuela va a solucionar muchos de los problemas principales del original, y aunque todavía queda bastante por comprobar, parece que Bungie se ha puesto las pilas, y el 6 de septiembre será una auténtica delicia volver a convertirnos en Guardianes para recuperar la Torre.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *