Impresiones de Last Day of June. Viajando en el tiempo para salvar a nuestro amor

Last Day of June

Los juegos narrativos son cada vez más frecuentes, al centrarse en contar una historia por encima de tener alguna mecánica destacable. Muchas veces se les conoce como “Walking Simulators” si prácticamente lo único que hacemos es andar, pero de vez en cuando, sale algún título que casi cae en este campo, pero tiene algún puzzle o mecánica interesante para engancharnos junto a su historia.

Este será el caso de Last Day of June, el próximo juego de Ovosonico, los desarrolladores del extraño pero entrañable Murasaki Baby, y que a pesar de su nombre, estará disponible el último día de agosto. Recientemente he podido probar los primeros compases de esta aventura, y he salido con ganas de que se acabe el verano para poder continuar con esta dramática historia.

La premisa de Last Day of June es que tenemos un accidente de coche tras un genial día de camping con nuestra esposa. En dicho accidente la esposa muere y nosotros acabamos paralíticos, por lo que el inicio no es que sea lo más alegre del mundo. En una noche oscura, de repente nuestro protagonista descubre que con las pinturas de su mujer puede rebobinar el día del accidente, y a través de los diferentes habitantes del pueblo en el que vivimos, cambiar los hechos para evitar el accidente y que su mujer sobreviva.

Last Day of June

El cambio de absolutamente todo del principio cuando se está con la mujer a cuando luego vamos en silla de ruedas es increíble, y lo que más me gusta es que toda la historia se narrará sin usar palabras. Sólo tendremos los gestos de los personajes (ni siquiera sus rostros) y el estilo visual, que logra indicar muy bien el estado de animo de sus personajes. En este sentido, no puedo más que quitarme el sombrero por lo que he visto, ya que parece que Last Day of June ha salido de un cuadro de Van Gogh. El fondo tiene un estilo muy similar a los cuadros del artista, y se usa de forma brillante para el desenfocado.

La paleta de colores también es genial, usando colores vivos cuando todo está bien, para luego colores oscuros no sólo porque es de noche, sino para plasmar el estado de animo del protagonista. Es lo que más me sorprendió en mi tiempo con el juego, y sin duda, quiero seguir jugando para ver con qué elemento visual sorprende el juego de nuevo.

La música jugaba un papel fundamental, siendo preciosa y estando perfectamente en sintonía con los sentimientos que el juego quería hacernos sentir.

Last Day of June

Volviendo al conflicto principal, nosotros no viajaremos directamente al pasado, sino que pasaremos a controlar a los diferentes habitantes del pueblo en el que vivimos, ya que por el efecto mariposa, todo lleva de alguna forma al accidente de coche. El capítulo que jugué nos permitía controlar al niño del pueblo, y desde el primer momento el juego ya evoca otra sensación que al controlar al protagonista antes y después del accidente.

Para empezar, sus movimientos son propios de un niño, y ver cómo se mueve su gorra al correr es genial. Sus acciones posibles por la ciudad son también diferentes, ya que con su pelota, podemos empezar a tirar todas las macetas, o pedir a otros habitantes que empiecen a jugar con nosotros. No quiero desvelar nada del juego, pero digamos que podemos hacer exactamente lo que lleva al accidente de coche, o empezar a buscar otra forma de pasar el día con el joven para evitar la causa principal del accidente.

Es aquí donde Last Day of June promete bastante, ya que cambiar un solo suceso no evitará el accidente como tal, sino que por el efecto mariposa, un cambio con un personaje puede llevar a otro a provocar el accidente, por lo que tendremos que ir viendo cómo va avanzando este día repetido, cómo se inter-relacionan las acciones de los personajes para, al final, evitar el trágico desenlace que veremos una y otra vez mientras sigamos fracasando.

Last Day of June

No quiero contar mucho más para no entrar en spoilers, pero la verdad es que me ha sorprendido para bien Last Day of June. Pensaba que iba a ser otro walking simulator más con un estilo artístico peculiar, pero la idea del efecto mariposa para evitar el accidente, y lo rematadamente bien que luce y suena todo, hacen que estemos ante una aventura narrativa que, si os gusta el género, tenéis que seguir muy de cerca. El estudio Ovosonico parece que le tiene cogido el truco ya a esto de sorprender en lo visual y en lo sonoro, por lo que todo apunta a que volverán a tener un gran juego entre manos para disfrutar justo antes de que se acabe el verano para muchos.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *