Impresiones de Agents of Mayhem. El Crackdowm más ochentero y con sabor a Saints Row

Agents of Mayhem

Una de las sagas que más sorprendieron de la pasada generación fue Saints Row, al pasar de ser un mero clon de Grand Theft Auto a un sandbox de lo más loco, absurdo y divertido. Por eso, es de extrañar que aún no hayamos visto una nueva entrega de la franquicia en las actuales consolas, y parece que el siguiente rumbo de la franquicia va a ser Agents of Mayhem, al seguir uno de los posibles desenlaces de Gat Out of Hell.

Esta vez no estaremos controlando a una banda de gangsters, sino que formaremos parte del grupo MAYHEM para detener al malvado grupo MAYHEM, muy en la línea de las pelis ochenteras de grupos de espías contra grupo de supervillanos. La idea sonaba genial, pero en general, los vídeos que había visto no me habían convencido, aunque esa perspectiva ha cambiado radicalmente tras jugar las primeras horas de este alocado sandbox lleno de héroes, tiros, explosiones y risas, muchas risas.

Desde el primer minuto, se nota que desde Volition se han querido inspirar mucho en las series y películas ochenteras, empezando por las escenas de vídeo de animación con el estilo de la década. Los malos son muy malos, pero en su contra está la asociación MAYHEM, dirigida por la “femme fatale” de Perséfone, que ha ido reclutando a los héroes más extravagantes del planeta.

Agents of Mayhem

Los primeros a los que conocemos, y los que más tiempo pasé controlando en estas primeras horas, son el trío formado por el “Equipo Franquicia”, donde tenemos a un actor de cine llamado Hollywood, el ex-marine Hashtack y la ladrona Fortune. Los diálogos entre estos tres personajes y el resto de miembros de soporte de MAYHEM me encantaron durante mi tiempo con el juego, aunque no son los únicos personajes destacados.

Lo primero que noté en Agents of Mayhem es que el juego bebe muchísimo de Crackdown, al ser un shooter en tercera persona donde básicamente tenemos súper poderes. Aquí, los poderes dependen de cada personaje, ya que como en los MOBAs o los Hero Shooter, cada uno tendrá una serie de habilidades, armas personales y una habilidad definitiva donde desatar todo su potencial. En el caso de Hollywood se trata de estar como en una película de acción, con música épica de fondo y explosiones por todos lados, mientras que Hashtack puede usar un lanzador de minas tremendamente poderoso con el que reventar a sus enemigos.

La movilidad será clave en el título, ya que podremos realizar esquivas y hasta triples saltos, por lo que quedarse quieto es lo que no podemos hacer. Esto hace que cada tiroteo, ya sea en los escenarios cerrados de las bases de LEGION o en el mundo abierto, sea muy dinámico y vertical.

Agents of Mayhem

La característica más peculiar es que casi siempre estaremos en un escuadrón de tres personajes, pudiendo cambiar entre ellos en cualquier momento al pulsar en la cruceta. Esto nos ayudará enormemente, ya que cada personaje tiene asociada una clase, y eso afecta al tipo de daño que podremos hacer. Por ejemplo, con la clase de Fortune podemos acabar rápidamente con los escudos de los enemigos, mientras que con Hashtack las armaduras no serán un problema. A todo esto, mientras no usemos a un personaje, éste irá recuperando su salud, por lo que tendremos que ir rotando para mantenerlos a salvo, ya que si mueren, sólo podremos volver a seleccionarlos si cogemos un potenciador.

Todo esto hace que las partidas de Agents of Mayhem sean muy dinámicas, al ir rotando entre los personajes en función de los enemigos a los que nos enfrentemos, su estado de salud, o nuestra preferencia por las habilidades de cada personaje.

El mundo abierto también me gustó bastante, ya que la ciudad de Seúl es muy futurista y tiene un estilo de cómic muy llamativo (como todo en general). La movilidad por la ciudad es maravillosa gracias al triple salto y las esquivas, pero encima, cada personaje tiene habilidades propias para el movimiento. Por ejemplo, Fortune y Hollywood pueden realizar las esquivas en el aire, pero Hashtack puede emplear su arpón para impulsarse en los muros.

Agents of Mayhem

También podremos usar los vehículos, pero lo más útil es llamar a nuestro coche propio, que aparecerá rápidamente y al que nos montaremos con una animación muy chula y con mucho estilo. Eso sí, la conducción es algo que vi como muy secundario, y es que explorar la ciudad a base de saltos me pareció más divertido, sobre todo al poder coger cristales con los que luego desbloquear mejoras permanentes en los personajes.

Por lo que jugué, la historia es bastante sencilla, pero me gustó la estructura. Estuve varias horas, y me centré sobre todo en desbloquear nuevos héroes o conocer a los que ya tenía. Esto se logra mediante misiones propias en las que conocemos sus habilidades y qué les motivó a unirse a MAYHEM, además de tras una serie de misiones de personajes individuales, luego disfrutaremos de la misión de ese equipo de tres personajes.

Los otros personajes que desbloqueé fueron una arquera que puede usar el sigilo, y una comandante con un rifle de ráfagas la mar de potente. Lo mejor de todo es que eso es sólo la punta del iceberg, y en total habrá 12 personajes para controlar. Cada uno tiene su propio nivel de evolución, por lo que me veo enganchado probando los diferentes personajes hasta tenerlos todos evolucionados al máximo.

Agents of Mayhem

Por ahora, el juego me tiene bastante conquistado, ya que es realmente divertido. Los diferentes tipos de enemigos, las habilidades propias de cada héroe y lo rematadamente divertido que es explorar la ciudad a base de saltos, hacen que estemos ante un sucesor de Crackdown de lo más sólido.

Ahora bien, no todo pinta bien, y hay cosas que espero solucionen de aquí al lanzamiento de Agents of Mayhem en un mes. Para empezar, el rendimiento. Visualmente el juego no es extramadamente complejo, pero aun así, no logra ir fluido. Es cierto que todas las explosiones y demás efectos visuales que hay logran impresionar, pero por desgracia, cuantos más efectos hay, más petardea el título en una PS4 estándar. Lo que veo más absurdo es que el rendimiento iba peor en las bases de LEGION, llegando a varios momentos en afectar a la jugabilidad. Se puede seguir jugando, pero se pierde precisión durante los tiroteos, donde es esencial que nos movamos a toda velocidad.

También hay varios bugs, como que algunos enemigos se queden quietos como si fueran un maniquí, y a otros compañeros vi que se quedaban atascados en una misión porque no se cargaba cierto evento y otros problemas más. Son algo propio de una versión preliminar, pero espero que tampoco estén en la versión final.

Agents of Mayhem

A pesar de estas pequeñas preocupaciones, salí muy sorprendido tras mi tiempo con Agents of Mayhem. Es un juego que se va a disfrutar mucho en la fecha en la que va a salir (donde tampoco tiene mucha competencia), y su apuesta por el sentido del humor y la acción más loca me encanta. No es Saints Row, y que sea completamente diferente me gusta, ya que es una fórmula rematadamente divertida con muchos personajes con los que partirte de risa con sus diálogos y escenas de vídeo.

Por tanto, si os gustan los juegos del estilo de Crackdown, o buscáis acción directa con mucho sentido del humor, muy atentos a Agents of Mayhem, ya que puede ser una sorpresa de lo más agradable de este caluroso verano.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *