Primeras impresiones de Laser League. Se avecina un nuevo campeón del multijugador local

Laser League

Uno de los desarrolladores indies más destacados de los últimos años es sin duda Roll7, ya que gracias a sus recientes OlliOlliNot a Hero, han demostrado saber ofrecer mecánicas realmente sólidas para juegos arcades como los de antes, pero con elementos modernos que les sientan de maravilla. Durante el desarrollo de OlliOlli 2, el estudio descansaba jugando a un juego propio, donde sólo había un par de píxeles, pero una mecánica muy sólida. Cuando los medios británicos lo probaron les dijeron que tenían que hacerlo un juego entero, y así nació Laser League.

El juego fue uno de los principales ganadores de la escena independiente durante el pasado E3, y tras echar unas pocas partidas, es fácil ver por qué. Aunque todavía queda para su lanzamiento (que primero llegará en Early Access y más adelante también a consolas), pero ya me veo enganchado a Laser League y ocupando un puesto de honor en la consola para el multijugador local junto a Towerfall AscensionRocket League.

El concepto del juego es algo complicado de explicar, pero allá vamos. En el campo de juego, hay diferentes nodos que activan lásers de diferente forma, como aspas, muros o lásers móviles. Al pasar por encima de esos nodos en blanco, el láser se activará del color de nuestro equipo, pudiendo cruzarlo nosotros sin problema. Sin embargo, al tocar el láser del equipo contrario moriremos de forma instantánea, consistiendo las partidas en derrotar al equipo contrario. Las partidas podrán ser de hasta 4 usuarios en local, u 8 a través de internet.

Laser League

La gracia es que en el equipo, cada jugador pertenece a una clase con habilidades concretas. Por ejemplo, la clase “Shock” puede crear un campo eléctrico a su alrededor para noquear durante un breve de tiempo a los oponentes. La clase “Ghost” puede hacer de médico, ya que su habilidad le permite atravesar cualquier láser durante unos segundos, pudiendo así llegar a la marca de un compañero abatido para reanimarlo sin peligro. El francotirador por su parte puede dejar un orbe para que, al activarlo, se teletransporte hacia él, aniquilando a todos los rivales que haya en el camino.

Junto a las clases, hay modificadores para que, por ejemplo, el espadachín pueda recargar su habilidad de forma instantánea si tenemos éxito al acabar con un oponente en una embestida, por lo que así se aumenta la capa táctica del juego. A todo esto hay que sumar que durante la partida habrá potenciadores para cambiar los lásers de color, crear aberturas en ellos y mucho más. Por el momento, los lásers llevan patrones fijos, durando un tiempo en cada equipo y con unos movimientos fijos, por lo que el conocimiento de cada estructura de lásers será importante para crear diferentes tácticas.

Aunque suene todo esto a demasiado, al jugar por primera vez a Laser League no te sientes para nada abrumado. La interfaz es muy clara para ver qué lasers están inactivos, cuáles de cada bando, etc. Eso sí, al principio lo que es usar las habilidades me costaba, centrándome principalmente en sobrevivir y poco más. Además, a todo esto hay que sumar que podemos pasar por los laterales del campo para ir de abajo a arriba, como en Pac-Man. Esto añade otra capa más de complejidad, al poder activar lásers que en principio parecen lejanos, etc.

Laser League

Tras unas partidas, ya me empecé a sentir más cómodo usando la clase Shock para “campear” zonas con rivales abatidos y noquear a su compañero que quiera revivirlo, o estar alrededor de un potenciador para fastidiar al que quiera activarlo. También me encantó la clase de Ladrón, al poder cambiar los lásers al tocar la zona de nuestro alrededor los nodos, algo que no siempre es tan sencillo al estar el nodo de activación en puntos diferentes de cada láser. Aun así, puede ser muy útil, y si en el otro bando hay otro ladrón, los robos continuos hacen las partidas muy intensas.

Como en los juegos que mencionaba antes del multijugador local, la sensación que te deja Laser League es que parte de una idea muy fácil de entender, pero que luego tiene mucha miga por detrás. No es lo mismo jugar en una estructura de lásers que en otras. Por ejemplo, con la estructura “Warzone”, al activar un nodo se lanzan lásers al otro lado del campo, además de poder activar muros en el centro del campo, teniendo que usar estrategias radicalmente diferentes que en el primer mapa que probamos.

Otro punto muy a favor del juego es su apartado técnico. A pesar de estar en Pre-Alfa, la ambición de Roll7 es muy palpable, al querer crear un universi vivo. Esto significa que cada campo tenga una estilo visual diferente, que podamos ver que estamos ante un gran público, y que además haya grandes opciones de personalización para los personajes, lo que se irá desbloqueando mediante un robusto sistema de rangos.

Laser League

Lo mejor que puede pasar con un juego de estas características es que tras unas partidas, quieres seguir jugando. Eso es lo que me ha pasado con Laser League, y es que es divertido, rápido, accesible y complejo a la vez. Tengo mucha curiosidad por cómo irá evolucionando el juego a lo largo del Early Access (donde se espera para septiembre-octubre), ya que si es súper divertido en este estado, cómo lo será una vez esté en su versión final. Así que, si os gustan los juegos con multijugador local además del online, muy atentos a Laser League, que puede ser un auténtico pelotazo.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *