Impresiones del Global Test Fire de Splatoon 2. Lanzando tinta en el shooter más colorido

Splatoon 2

Uno de los mayores éxitos de Wii U fue Splatoon, por lo que es normal que haya muchas expectativas por su secuela para Nintendo Switch. Además, será uno de los reclamos principales para pagar por el servicio online desde finales de año, ya que uno de los principales atractivos del juego será su parte online.

Para ir poniéndonos los dientes largos, el pasado fin de semana tuvo lugar un Global Test Fire (una forma bonita de llamarlo beta), donde por fin pudimos jugar al título en la tranquilidad del hogar, ayudar a Nintendo a probar los servidores, y cómo no, hacernos una idea de qué esperar de Splatoon 2. ¿Listos para lanzar tinta por doquier?

Lo primero que me gustó de la beta es que podemos jugar de dos formas: con sensor de movimiento o con los sticks, de la forma tradicional. En el original, al parecer sólo se podía jugar moviendo el GamePad, y personalmente veo mucho más cómodo jugar con los sticks como en cualquier otro shooter del mercado. Dar la opción de un método de control u otro es todo un acierto para los que se adaptaran ya a cómo se jugaba en la primera entrega.

Splatoon 2

Al no tener Wii U, apenas jugué alguna partida suelta a Splatoon en algún evento o feria, pero la verdad es que esta beta deja muy claro que el juego será muy similar. Esto no es malo en absoluto, ya que es algo que ocurre en la mayoría de shooters online. Las novedades estarán en los retoques hechos a los diferentes equipamientos posibles, y cómo no, a las nuevas armas.

En la beta podíamos escoger entre cuatro equipamientos diferentes. Por un lado, el estándar es con el “rifle de asalto”, un arma versátil y perfecta para empezar a jugar. Otro equipamiento posible nos equipa con un potente rifle de francotirador, mientras que el rodillo nos hace imparables en el cuerpo a cuerpo. Por último, el nuevo arma de esta entrega que se podía probar en la beta eran las pistolas dobles, que podrían equipararse a los subfusiles en los shooters tradicionales, al darnos mucha maniobrabilidad y cadencia de fuego, pero menos alcance. Las pistolas duales se convirtieron en mis armas favoritas de la beta, al permitir también dar volteretas mientras vamos disparando.

Esta variedad en cada equipamiento me encantó, ya que además hay diferencias entre las granadas a usar y el ataque especial. Sin embargo, hubo un aspecto que me sorprendió para mal: cómo cambiar de equipamiento. Entiendo que no se pueda cambiar de arma en mitad de una partida para tener que mantenernos fiel a nuestra estrategia inicial, pero no poder hacerlo entre partidas es absurdo. En su lugar, hay que salir al menú principal, cambiar de arma y volver a buscar partida. Es un proceso más largo de lo que debería y que no tiene sentido, por lo que es lo que espero que cambien de cara a la versión final de Splatoon 2.

Splatoon 2

En la beta había dos mapas, muy diferentes entre sí. En ambos, sin embargo, el objetivo seguía estando muy claro: pintar el suelo más que los rivales. Esta forma de jugar me parece genial, ya que ofrece un cambio importante respecto a los típicos shooters online. Además, aquí entran en juego las posibilidades de cada arma. Igual estoy equivocado, pero me pareció que el rodillo es perfecto para ir pintando el suelo rápidamente, el rifle para acabar con los oponentes a distancia, mientras que tanto el rifle como las pistolas duales ofrecen un buen equilibrio entre ambos estilos.

Como nuestro movimiento se ve afectado al estar en la pintura del equipo rival, una buena táctica es disparar primero a los pies del enemigo, y luego a él. Es un cambio de pensamiento que me gusta, y hace que la experiencia sea muy fresca dentro del campo online. Además, las tácticas que se pueden hacer al convertirnos en calamar, sorprender al oponente por la espalda y seguir pintando es genial.

Aquí es una pena que no haya opciones de chatear con los compañeros, ya que se podrían hacer estrategias interesantes. Por ejemplo, podría haber un francotirador en el equipo para defender a los que van con el rodillo, mientras que los que lleven el rifle o las pistolas duales podrían defenderse por sí mismos mientras apoyan a los demás compañeros. Sin embargo, todavía no es posible hablar con los compañeros ni nada por el estilo. No sé si esto cambiará de cara al lanzamiento, o si tendremos que recurrir a Skype o similares cuando juguemos con amigos, pero es algo que ayudaría mucho a Splatoon 2.

Splatoon 2

Al menos, sin ningún tipo de comunicación todavía es posible pasárselo en grande. Las partidas son rápidas, y no tardaba nada en encontrar partida, disfrutando además de una conexión muy estable. Esto hace que sea un vicio, y la simpatía que derrocha el título ayuda mucho.

Poder jugar además en modo portátil o en el televisor es una auténtica pasada (como en todos los juegos de Switch, en realidad), y el control al jugar de ambas formas es genial. De nuevo, tengo predilección por el uso de sticks de forma tradicional, pero jugar moviendo la consola o los mandos en el “Mando Perro” es una opción igual de viable.

Técnicamente, en ambas formas se ve de auténtico lujo, con unos colores vibrantes a más no poder. En serio, es genial disfrutar de un shooter tan colorido y alegre, ya que en el resto de plataformas, lo único equivalente sería Plants vs Zombies Garden Warfare, siendo una excepción más que una norma.

Splatoon 2

En general, la beta de Splatoon 2 deja muy buenas sensaciones. Es tremendamente divertido, adictivo, y se juega y ve de lujo tanto en el televisor como en modo portátil. Es cierto que hay cosas que espero que cambien de cara a la versión final, como lo de cambiar de arma o añadir alguna forma de hablar con los compañeros de equipo, pero al menos, la estabilidad de las partidas está más que garantizada.

Todavía queda mucho por ver, como la campaña, cuántos mapas, armas y modos habrá, pero Splatoon 2 apunta maneras. Se puede convertir fácilmente en uno de los principales reclamos de la nueva consola de Nintendo, además de uno de los principales motivos para pagar por el online una vez el servicio a finales de año. Por tanto, tocará seguirlo muy de cerca, e ir mejorando nuestra puntería con la tinta de los niños-calamar más carismáticos.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *