Impresiones tras dos horas con Nintendo Switch. ¿Vuelve Nintendo a recuperar su magia?

Nintendo-Switch

Un lanzamiento de una consola nueva es siempre importantísimo para una empresa, y más si la anterior no fue el gran éxito que esperaban. Ese es el caso de Nintendo Switch, que estará entre nosotros el próximo 3 de marzo, sirviendo como sucesora a Wii U, y con una propuesta de lo más interesante: juntar el mundo de la sobremesa y portátil en un mismo dispositivo.

A pesar de esta gran idea, desde su anuncio he sido algo escéptico con la consola. Al fin y al cabo, estamos a dos semanas de su lanzamiento, y hay muchas cosas que no sabemos, como detalles del SO, aplicaciones multimedia que se podrán usar, etc. Sin embargo, el tema de los juegos (el más importante) sí que está bastante claro, y gracias a Nintendo España he podido probar durante unas dos horas la consola y los juegos first party que la acompañarán en sus primeros meses de vida.

La consola

Nintendo Switch es, de todas las imágenes que se han podido publicar, únicamente la tablet de unas 6 pulgadas. Ni los mandos, ni la base, ni nada más. Todo el poder de procesamiento se encuentra en un dispositivo pequeño, extremadamente ligero, y que podría pasar por una tablet sin problemas. La gracia es que no viene sola, y junto a ella tendremos los Joy-Con, el Grip y el Dock.

Los primeros son los mandos que se acoplan a los laterales y con los que poder jugar. La forma de engancharlos y soltarlos es muy sencilla, teniendo que pulsar un pequeño botón en su parte trasera para poder moverlos, y sabremos que están enganchados al escuchar un “clack” (por desgracia no es el de los vídeos). Los mandos son muy pequeños cuando se cogen por separado (al jugar con ellos de forma independiente se me hacen pequeños, incluso con la correa), pero al estar en la tablet, son perfectos. Los botones están en una muy buena disposición, y sirven además para ofrecer un buen agarre.

Nintendo-Switch

Cuando queremos jugar con la consola en modo Tabletop o en el televisor, podremos usar el Grip, que sirve para combinar los mandos en un esquema más tradicional de un controlador de sobremesa. Es importante recordar que el Grip que viene de serie con la consola no carga los mandos, pero éstos tienen unas 20 horas de autonomía, por lo que si los recargamos cada vez que recarguemos la Switch (con una batería de entre 3 y 6 horas en función del juego), no tendremos problemas.

Por último, el Dock nos permitirá jugar con Nintendo Switch conectada al televisor, siendo ésta la única forma de poder sacar la imagen por HDMI. El dispositivo lo único que hace es eso y recargar la consola. Al mismo tiempo, tiene varios puertos USB adicionales para que usemos mandos adicionales, como el mando Pro. Este mando es fantástico, teniendo una disposición perfecta para que sea tan cómodo de usar como el de Xbox One, que personalmente me parece el mejor mando actual. Además, dispone de sensores de movimiento, que no estarán restringidos a los Joy-Con.

En general, la consola da muy buenas sensaciones al tenerla en la mano. Es robusta, y está hecha con materiales de calidad. Además, es muy cómoda y tiene un tamaño muy apropiado. No será una portátil que quepa en los bolsillos, pero para que os hagáis una idea, es algo más grande que una PS Vita, pero no tanto como para que sea como un iPad Pro ni mucho menos. También me ha sorprendido lo rapidísimo que se cambia entre modo Tableta y el modo televisor. En un segundo la imagen pasará de la televisión a la tablet, o al revés. Todo esto sin parar el juego ni nada por el estilo, lo cual facilitará notablemente la movilidad del sistema.

Nintendo-Switch

Los juegos

Aunque la consola es fundamental, los juegos que la acompañarán son casi igual de importantes, y aquí tendremos para todos los gustos. El día de lanzamiento llegará 1-2-Switch, que lo voy a decir directamente: pese a ser divertido, no me parece que vaya a merecer los 40 € que cuesta. Me explico. El juego es una recopilación de unos 28 minijuegos para demostrar las características de los Joy Con principalmente, teniendo que usar la pantalla lo menos posible. La primera prueba que me dejó boquiabierto es la de contar canicas que hay en una caja. Gracias a la “Vibración HD”, al mover el mando es posible sentir que realmente hay canicas dentro del mando, siendo perfectamente posible alinearlas para contar los golpes que dan y así averiguar cuántas “hay” en nuestro mando. Cuando luego ves el movimiento de las canicas en pantalla es increíble. Otro minijuego que aprovecha la vibración consiste en girar el dial de una caja fuerte hasta detectar un “clack” más grande que en el movimiento normal, para así abrir la caja fuerte que el oponente.

Esta tecnología me parece sublime, y no paro de pensar en posibles implementaciones, como en un juego de terror para sentir cuando el personaje es agarrado o cuando tenemos que meter en algo asqueroso y notar el movimiento de la mano con la vibración. Ahora bien, no sé cuántos juegos lo llegarán a usar, pero al menos la idea está ahí.

Otro minijuego divertido es el de duelos del Oeste, donde hay que ponerse frente al oponente, y levantar el brazo para disparar en cuanto escuchemos el “¡Ya!” del juego. Como el tiempo que tarda en dar la orden cambia en cada partida, es bastante intenso esperar hasta que lo diga en el “Preparados”. Finalmente, el minijuego de ordeñar vacas es absurdo, pero funciona de forma precisa para lo que propone.

Por tanto, 1-2-Switch deja claro solo en estos minijuegos la gran tecnología que hay dentro de los Joy-Con, pero me cuesta ver al juego como un tremendo éxito, en la línea de Wii Sports. Pese a haber 28 minijuegos, cada uno dura menos de un minuto, por lo que tengo la sensación de que terminarán cansando pronto. Pero bueno, hay muchas más pruebas por jugar (como mecer bebés o los duelos de espadas), con que puede que dé la sorpresa en el lanzamiento de la consola.

Nintendo-Switch

Uno de los lanzamientos que llegará en abril será Mario Kart 8 Deluxe, que contará con todos los circuitos, personajes nuevos basados en Splatoon y un revisado Modo Batalla. Jugablemente no ofrecerá por tanto nada realmente nuevo, pero me gustó mucho probar el juego en Switch por varios motivos. El primero, lo bien que se veía en la pantalla en el modo portátil. Los colores vivos se ven increíblemente bien, y es una delicia ver un juego portátil luciendo así de bien.

También me sorprendió lo bien que se puede jugar en pantalla partida, ya sea en el modo televisor (algo de esperar) y en modo tableta. El tamaño de la pantalla es el perfecto para una división de pantalla, lo que ayudará mucho para volver a fomentar el multijugador local. No me ilusionó tanto jugar con el Joy-Con en modo vertical, ya que se me hace algo pequeño, pero es cuestión de acostumbrarse. También creo que dependerá del juego, ya que en uno con más movimiento sientes que todo se queda pequeño, pero en un juego más tranquilo no supone tanto problema.

Esto es lo que me pasó con Snipperclips, un indie digital que llegará el día de la consola y que puede ser de los mejores para acompañar Switch. En esencia, se trata de un juego cooperativo de puzzles donde cada jugador controlará a un trozo de papel. Con los botones del mando se podrá rotar al personaje, y recortar al compañero. Con estas simples habilidades habrá que resolver puzzles o crear diferentes formas con nuestros cuerpos. Un ejemplo era crear un corazón entre los dos, mientras que un puzzle más original requería recortar al compañero, que éste pulsara el botón de un boli, y que el otro llevara con su cuerpo una pelota para encestar. La demo era muy corta, pero era tremendamente simpática, y me encanta lo bien que le puede servir el juego local a una portátil para poder jugar donde queramos con quien queramos.

Nintendo-Switch

Si nos vamos hasta mayo, tendremos el lanzamiento de una nueva IP en la forma de Arms. Este juego de lucha se ha promocionado muchísimo por el uso del sensor de movimiento de los Joy-Con, aunque no será la única forma de jugar. Sin embargo, en la demo sólo se podían usar los sensores de movimiento, y me sorprendió nuevamente la precisión de los mandos. El juego nos permite luchar dando puñetazos extra-largos, pudiendo controlar su dirección una vez lo hemos lanzado, y con habilidades especiales, esquivas, bloqueos, etc.

Todos los movimientos se realizan de forma muy intuitiva, y si vamos con cuidado, podemos hacer movimientos bastante chulos. También hay más táctica de lo que me esperaba, ya que cada personaje tiene sus estadísticas y conjuntos de guantes, pudiendo uno funcionar como un boomerang para hacer daño en la vuelta, o lanzar tres líneas para golpear en una mayor superficie, aunque a costa de hacer más daño. Es otro título que me pareció muy divertido, y si viene acompañado de grandes modos y un sistema de control tradicional a la altura para cuando juguemos en modo tablet, podemos estar ante una IP de lo más interesante.

Por otro lado, a principios de verano podremos disfrutar de Splatoon 2, y unos meses antes, en marzo, de su beta abierta. En esta ocasión pude jugar dos partidas, una en modo tableta y la otra en modo televisor. En ambos casos, la única forma de controlar el apuntado era mediante el sensor de movimiento, aunque en el juego final se podrá jugar con los sticks de forma tradicional.

Aunque es cierto que no llegué a jugar apenas al original, me costó encontrar novedades de peso en estas partidas. Sí, las pistolas duales y la habilidad de dar una voltereta con ellas es genial, pero más allá, todo era muy similar. Lo cual no es malo, ya que disfrutar de más mapas, otra campaña y más armas es lo que necesita la consola para ir potenciando su comunidad online. Eso sí, el juego sigue siendo la mar de divertido, y nuevamente, jugar a un título de estas características en una portátil es impagable.

Arms

Por último tenemos el plato fuerte del catálogo de lanzamiento: The Legend of Zelda: Breath of the Wild. No soy el mayor fan de la saga (sólo he completado Skyward Sword), pero los 10-20 minutos que jugué me encantaron. Empecé jugando en el modo televisor y el mando Pro para familiarizarme con los controles, disfrutar de la introducción con la voz de Zelda perfectamente doblada al castellano para despertar a Link y la visión del mundo en una pantalla grande.

Sin embargo, luego me pasé la mayor parte del tiempo de la demo jugando en modo portátil. Nuevamente, el cambiar de un modo a otro es trememdanete sencillo, teniendo únicamente que seleccionar el método de control para indicar que en el modo tablet usaremos los Joy-Con en vez del mando Pro. Es espectacular lo bien que se veía el juego en la pantalla de Switch. El estilo artístico le viene de perlas, y ver cómo el viento mece la hierba es genial.

El juego en sí también me gustó mucho, ya que adopta muchas filosofías modernas de los RPGs de mundo abierto, como el sistema de loot o la opción de acabar con los enemigos mediante el sigilo. Tampoco voy a entrar mucho en detalle porque los primeros minutos después de que Link se despierta de su letargo han aparecido en multitud de vídeos por internet, pero la sensación de jugarlo, y encima en una portátil, es indescriptible.

Otro aspecto que me sorprendió muchísimo es lo poco que tarda en cargar el inmenso mapa del juego. Me morí una vez al saltar desde lo alto de una torre sin paracaídas (pensaba que el bueno de Link ya lo tenía), y el juego tardó en volver a cargar el punto de control apenas unos 5 segundos.

Legend-of-zelda-breath-of-the-wild

En cuanto al rendimiento del juego, lo que probé iba como la seda, tanto en modo televisor como en modo portátil. Los únicos tirones que vi aparecían al sacar el menú rápido para seleccionar el arma o escudo y luego volver a la partida, pero es un tirón tan leve que no molestaba en absoluto.

Puede que esté algo saturado de juegos de mundo abierto, pero esta breve toma de contacto con Breath of the Wild me lo vendió por completo. La belleza del mundo, la historia y las mazmorras que ofrecerá serán geniales, y cuando pienso en jugar todo eso en el metro en modo portátil, sólo puedo esbozar una gran sonrisa.

Conclusiones

Estas dos horas con Nintendo Switch han acabado con mis dudas sobre la consola en tema de juegos y de calidad y comodidad. En líneas generales, Switch me ha encantado. Me parece una propuesta mucho más sólida de base que la de Wii U, y como fan de las experiencias portátiles, no podía tenerla más ganas.

Aun así, hay algo que me sigue preocupando, y eso es el catálogo de lanzamiento. El próximo 3 de marzo va a haber muy pocos juegos que merezcan la pena, y aunque Nintendo quiere ofrecer un AAA cada mes, el apoyo de las Third Parties será crucial. Esto es algo que habrá que comprobar de primera mano, pero esa fuerza en el catálogo es sin duda lo que más perjudica a la consola.

El tema de la potencia también es algo peliagudo, ya que en modo sobremesa está en una liga muy diferente a la PS4 y Xbox One. Por tanto, no sé cómo podrá competir en este duro mercado. Ahora bien, en el mercado portátil tiene todas las papeletas para triunfar, al ofrecer lo mismo que una PS Vita, pero muchísimo mejor en todos los sentidos, y con el añadido del juego local y la posibilidad de jugar en la televisión. Por tanto, parece que Nintendo Switch va a devolver la magia a la compañía en varios aspectos sí o sí tras el escaso éxito de Wii U, aunque habrá que esperar hasta el 3 de marzo y los siguientes meses para comprobar si la consola funcionará bien como sobremesa, portátil o ambos en función de los juegos que vayan saliendo a la venta.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *