Impresiones de Berserk and the Band of the Hawk. Los musou se vuelven muy sangrientos

Berserk-Band-of-the-Hawk

Al pensar un musou, es normal imaginarnos a soldados masacrando cientos de enemigos, pero siempre de la forma más estilosa posible. Además, algo típico es que no haya ni gota de sangre, algo que va a cambiar a lo grande con Berser and the Band of the Hawk, la adaptación del famoso manga-anime que ha vuelto a estar en boca de muchos por su reciente anime del verano de 2016.

Recientemente hemos podido probar los primeros niveles de este prometedor musou, que a priori, promete ofrecer la experiencia más sangrienta y violenta de todo el género. El inicio de la campaña pone el listón alto, al empezar directamente por el Eclipse, uno de los momentos más icónicos (y duros), que además supondrá un spoiler importante ante lo que está por llegar para los que no conozcan el anime.

Este inicio “in media res” es una especie de sueño premonitorio para Guts, que además sirve de tutorial. Al completarlo, iniciaremos la historia vista en el arco de “La Edad de Oro”, uno de los más populares de la franquicia. Para contarlo, parece que desde Omega Force han decidido usar escenas sacadas de las tres películas de 2012 que narran dicho arco, y que para los interesados, se pueden ver actualmente en Netflix.

Berserk-Band-of-the-Hawk

Aunque la historia es obviamente muy diferente a otros musous, sobre todo la saga Dynasty Warriors, lo que son las mecánicas no ofrecen demasiada diferencia. En los primeros niveles sólo se podía seleccionar a Guts, el protagonista de la franquicia, y que porta un enorme espadón que haría temblar a Cloud de Final Fantasy VII. Los objetivos dentro de las misiones eran los típicos del género, como limpiar una zona de comandantes, acabar con los enemigos de una zona, etc.

La gracia está en que el combate en Berserk es mucho más visceral que en otros musou, y no solo por la clara presencia de sangre. A medida que vamos aumentando el combo, llenaremos una barra de rabia, que podremos dejar almacenada para desatar de golpe el poder de varias barras de forma simultánea. Al activarla, nuestras estadísticas aumentarán notablemente, además de poder empezar a desmembrar a los enemigos con nuestros golpes.

Al desmembrar enemigos conseguiremos unos orbes que llenarán nuestro golpe más poderoso (algo de nuevo, típico en los musou), con el que las extremidades y la sangre de nuestros oponentes estarán volando por la pantalla, siendo bastante espectacular de ver.

Berserk-Band-of-the-Hawk

Algo que me ha gustado de estos niveles es que, junto a los objetivos principales de cada fase, habrá objetivos secundarios que nos darán Behelits, los medallones feos y místicos que aparecen en la saga, y que aquí servirán para desbloquear imágenes de arte.

Además, los jefes finales son eventos algo más importantes que en otros musou, al poder fijar la cámara sobre ellos, lo que nos permitirá estudiar mejor sus patrones de ataque para esquivarlos y contraatacar como mejor lo veamos oportuno. En estos primeros niveles apenas había un jefe final real, pero sabiendo que más adelante nos esperan combates contra seres no-humanos de gran tamaño como Zodd “El Inmortal”, tengo mucha curiosidad por ver cómo se plantearán.

Otro aspecto que ha sufrido algún que otro retoque en Berserk respecto a otros musou es el sistema del caballo. No lo podremos usar para meternos entre cientos de enemigos, ya que se parará ante el obstáculo que representan tantos soldados. Es algo que me chocó un poco al principio, pero al introducir el caballo en una misión de proteger la retaguardia de unos aliados que intentan escapar del mapa, nos motiva a no ir siempre sobre el caballo, sino a bajarnos y subirnos en función de si tenemos que combatir o no.

Berserk-Band-of-the-Hawk

Técnicamente, Berserk and the Band of the Hawk no pinta nada mal en estos primeros niveles. El primer aspecto positivo es que los mapas no están reciclados entre sí, siendo bastante variopintos, destacando cómo no el del sueño del momento del Eclipse.

Quitando los escenarios, la cantidad de enemigos en pantalla vuelve a ser lo más llamativo del juego, pudiendo ver a decenas de personajes en pantalla a la vez. Al poder encima desmembrarlos a base de espadazos y ver la sangre volar por todos lados, el espectáculo logra ser incluso mayor que en otros títulos del género.

El estilo cell-shading, por ahora, parece funcionar la mar de bien, ya que recuerda mucho al estilo visual del anime. En este sentido, el estilo es el de las películas, al intercambiar escenas de los films con otras hechas con el motor del juego para contar la historia. Tengo curiosidad por cómo avanzará la trama, ya que las películas no cuentan demasiado de cómo Guts se gana la confianza de la Banda de los Halcones una vez le recluta Griffith, y por lo visto en la última misión, en el juego no se lo van a saltar.

Berserk-Band-of-the-Hawk

Puede que Berserk and the Band of the Hawk no vaya a ser un musou demasiado innovador, pero entre sus pequeños retoques a los elementos básicos del género, y la licencia tan atractiva que tiene, puede resultar una opción más que recomendable para los fans de la acción durante el próximo mes de febrero.

Además, aún queda mucho por descubrir del juego, como el Modo Eclipse y sus diferentes variaciones, que nos permitirán luchar contra oleadas cada vez más numerosas y duras de enemigos, o ver hasta qué punto más allá de “La Edad de Oro” nos dejarán en la historia. Así que, si os gusta el género, y sobre todo la franquicia, atentos al lanzamiento de Berserk and the Band of the Hawk el 24 de febrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *