Impresiones de Sniper Ghost Warrior 3. Bienvenidos al matadero más peligroso de Georgia

sniper-ghost-warrior-3

Los juegos que te hacen sentir como un francotirador ya no son solo simuladores de “camperos”, sino que nos permiten planificar, infiltrarnos y atacar como un francotirador lo haría. En este campo, ha habido dos series importantes, ambas recibiendo secuelas a principios del año que viene. El segundo en llegar será este Sniper Ghost Warrior 3 tras un retraso de última hora, y nos llevará a la Georgia actual desde una perspectiva en primera persona.

Hace unos días se acercó a Madrid Tomasz Pruski, un diseñador senior de los niveles del título, para presentar la versión más reciente del título, y mostrarnos un nuevo nivel por primera vez. Esta era ya la tercera vez que probaba el juego tras las dos últimas Gamescom, y además ha sido la sesión de juego más larga hasta la fecha. ¿Estará apuntando bien este francotirador a su objetivo?

Lo primero a destacar de Sniper Ghost Warrior 3 es que ha sido diseñado para permitir tres estilos de juego diferentes dentro de sus amplios escenarios abiertos en los que tendrá lugar la aventura: como francotirador, soldado de asalto o como un espía que se infiltra tras las líneas enemigas sin ser descubierto. Todos los estilos se pueden combinar si así lo queremos, sin haber ninguna restricción mientras completemos la misión que nos encomienden.

sniper-ghost-warrior-3

Esta demostración tenía dos partes bien diferenciadas. Por un lado, la zona de “Mining Town” era la más abierta de las dos, teniendo el mapa un considerable tamaño, y estando lleno de diferentes secretos. El primer objetivo es llegar a nuestra base de operaciones, desde la cual se pueden aceptar misiones, y tanto construir como reparar nuestro equipamiento. Para esto último se necesitarán varios recursos que tendremos que encontrar en los escenarios, por lo que no nos darán nada gratis.

Las opciones de personalización prometen ser muy amplias, al poder aplicar diferentes accesorios a las armas y crear diferentes tipos de balas, en función de si queremos más daño, penetración o velocidad entre diferentes factores. Junto a las armas, también podremos personalizar el equipo que llevemos, como una armadura de combate que nos frenará pero nos protegerá frente a los disparos, los explosivos que podamos llevar, el número de botiquines, etc.

La planificación es bastante importante, ya que si vamos a ir a una misión en la que creemos nos vendrá mejor llevar armas pesadas, igual usar silenciadores es una tontería. Esto puede parecer simple, pero los silenciadores no tienen un uso infinito como en otros juegos, sino que se van desgastando con diferente ritmo en función del arma, por lo que hay que usarlo solo cuando lo veamos oportuno.

sniper-ghost-warrior-3

Tras elegir una misión, tenemos dos opciones: ir en coche por el mapa, o seleccionar un destino de viaje rápido cercano. Hay bastantes por el mapa, y algo que me encantó es que no hay ningún tipo de carga al usar este método de viaje, lo que mantiene el ritmo de la partida. En esta demostración había 4 misiones principales a completar, siendo bastante diferentes entre sí. En una de ellas, teníamos que acercarnos a una iglesia donde los soldados tenían a varios civiles como rehenes, siendo nuestra tarea rescatarlos. En otra, teníamos que llegar a un complejo de edificios controlado por el enemigo para acabar con un oficial de alto rango.

En función de la misión, había tácticas que podían funcionar mejor, siendo esto algo que me gustó bastante de esta toma de contacto con Sniper Ghost Warrior 3. Por ejemplo, en la misión del bloque de edificios, ir a un bloque cercano abandonado para ir a una zona de francotirador era la mejor opción, aunque para ello tuviéramos que escalar. Sin embargo, en la misión de la iglesia podíamos ir por la retaguardia de los enemigos escalando por un barranco, o directamente subirnos entre las ruinas de la iglesia para atacarles desde ahí.

En las otras dos misiones, las tácticas tenían que cambiar necesariamente, al tener que acercarnos físicamente a varias zonas para completar el objetivo. En una de ellas, había que hackear diferentes antenas de una instalación llena tanto de soldados como de científicos enemigos. La gracia es que en esta fase, el dron aéreo que podemos usar para marcar a los enemigos a distancia no funcionaba cerca de los satélites, por lo que no podíamos depender siempre de él.

Sniper Ghost Warrior

Personalmente, este tipo de juegos me gusta disfrutarlos yendo con sigilo, estudiando las patrullas enemigas, atacando rápidamente y con precisión para no levantar las alarmas, etc. Aquí, se puede hacer eso perfectamente, algo que disfruté mucho en la misión de las antenas, al matar desde lejos con el rifle, acercarme por la espalda para interrogar a algún soldado y luego acabar con él sin que se enteraran sus compañeros. Sin embargo, cuando había hackeado dos de tres antenas, surge un objetivo secundario que nos hace ir rápidamente a una nueva instalación para evitar que bloqueen el acceso a nuestro contacto.

Esto cambia radicalmente el ritmo de juego, al pedirnos movernos rápidamente si queremos no fracasar en el objetivo. El mapa estaba bien diseñado para que precisamente pudiéramos ir hasta esa zona nueva desde una tirolina y colarnos por una ventana para atacar por la retaguardia a los soldados que querían bloquear nuestro acceso, cambiando de los estilos de juego de infiltración y sigilo a la acción por un momento.

Algo así me pasó en la cuarta fase, donde había que robar un manifiesto de una estación de tren, y luego volarla por los aires con unos trenes cisterna a los que había que disparar desde lejos tras liberar su gasolina. Aquí, los momentos de acción vinieron cuando me descubrieron, cambiando entonces de ritmo para sobrevivir y cumplir el objetivo, disparando sólo cuando era necesario y huyendo ante cualquier señal de más de dos soldados enemigos.

Sniper Ghost Warrior 3

La otra zona de la demo tenía lugar en una parte avanzada de Sniper Ghost Warrior 3, y nos situaba en un matadero, con el objetivo de rescatar a un soldado a quien tienen retenido en el sótano del edificio. Esta zona era mucho más complicada que la anterior, al haber cámaras de seguridad con las que nos podían detectar, y soldados pesados a los que sólo podemos matar de un disparo en la nuca o en las aberturas para los ojos de su máscara.

Esta fase me costó varios intentos, ya que no solo hace falta llegar al edificio, sino además encontrar una tarjeta de acceso para seguir yendo con sigilo, o directamente volar la puerta si no nos importa que luego vayamos pegando tiros. Estos nuevos enemigos pesados eran una auténtica amenaza, al igual que las cámaras de seguridad, ya que las interiores me pillaron por sorpresa la primera vez que logré entrar al edificio en sigilo total, solo para ser descubierto por una cámara.

Sobre el papel, todo lo que he descrito de Sniper Ghost Warrior 3 está bastante bien, y ciertamente me lo pasé muy bien con el juego, con algunos detalles que me gustaron como los nulos tiempos de carga o que al morir se mantengan los enemigos marcados de nuestro anterior reconocimiento. Sin embargo, también hubo varios aspectos que no me entusiasmaron tanto.

sniper-ghost-warrior-3

El primero es el apartado técnico. El título usa el CryEngine 3, y de forma estática, luce increíblemente bien. Sin embargo, el rendimiento todavía deja que desear, a pesar de jugar en PCs muy potentes. También había varios bugs importantes que obligaban a reiniciar la partida, como que las armas se pegaran a la cara del personaje.

Esto al fin y al cabo, no supone de momento mucho problema porque tienen tiempo para solucionarlo de cara al lanzamiento en unos meses. Lo que me preocupó más fue el tema de la IA. En líneas generales, la vi bastante pobre, actuando de manera muy básica la mayoría de ocasiones. Por ejemplo, si nos descubrían, era fácil ponerse en una puerta y disparar a todos los enemigos que iban a desfilar por ahí sin apenas variación. Ni siquiera corrían al lanzarles granadas, lo cual me chocó. Luego, los patrones de comportamiento cuando están en alerta son bastante extraños, al a veces entrar en este estado sin motivo, y salir de él casi sin saber cómo. Eso por no hablar de varios momentos en los que literalmente había soldados andando contra una pared.

En la misión del matadero, en mi último intento me encontré con tres soldados haciendo justamente eso contra la puerta por la que tenía que acceder, así que con una única granada logré abatirlos y de paso abrir la puerta de una forma muy directa. Todo esto hacía que la dificultad se redujera notablemente, al poder superar casi cualquier situación pegando unos tiros y corriendo, lo que reducía el impacto de ser descubierto.

Sniper Ghost Warrior 3

Por tanto, en líneas generales Sniper Ghost Warrior 3 me gustó al dar tanta libertad a la hora de afrontar las misiones, pero me preocupa bastante el tema de la IA. Los defectos gráficos y el rendmiento se pueden arreglar, pero no sé si la IA también de aquí al 4 de abril. Esto es de por sí bastante importante, pero teniendo un rival tan importante como Sniper Elite 4 saliendo unos meses antes, espero que el juego de CI Games logre subsanar estos defectos para ofrecer una experiencia de francotirador tan divertida como claramente tiene el potencial de ofrecer.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *