Impresiones de Rascal Revolt. Luchando junto a los amigos con montones de azúcar

rascal-revolt

Los shooters cooperativos se centran últimamente en los modos online. Al fin y al cabo, esto permite que podamos jugar con cualquier persona del mundo. Esto está muy bien, pero también se echa de menos jugar codo con codo a nuestros amigos, Es una pena que los títulos con pantalla partida estén volviendo solo gracias a los estudios independientes, aunque menos da una piedra como se suele decir.

Una de las propuestas que pude probar en la pasada Madrid Gaming Experience fue Rascal Revolt de Sea Mantis Games. Si os suena el juego, igual se debe a que es uno de los finalistas de los Premios Playstation de este año, y aunque este año no he podido probar los demás finalistas como en las anteriores ediciones, no me extraña que estemos ante uno de los finalistas, ya que el juego pretende capturar la esencia de los shooters cooperativos, pero con un toque familiar y con la pantalla partida como bandera.

La premisa es muy sencilla: controlamos a uno de los cuatro protagonistas, que están atrapados en un parque de atracciones donde todo intenta matarlos. Así que juntos tendrán que usar sus habilidades especiales para poder sobrevivir y completar los objetivos que se van planteando. Al principio, pensaba que se trataba de un juego de superar oleadas, pero no es del todo eso. Sí, los enemigos aparecerán en oleadas, pero la clave está en completar los objetivos que se nos planteen para poder superar el nivel, lo que da algo más de propósito a cada partida que simplemente ver cuánto logramos sobrevivir.

rascal-revolt

Algo importante es que cada personaje tiene sus armas, atributos y habilidades. El macarrilla lleva dos pistolas y es versátil, mientras que el empollón usa una ballesta que me recordó a una pistola. Las habilidades fomentan mucho el trabajo en equipo, al poder soltar el empollón del grupo un montón de caramelos para que los compañeros recuperen vida, o el tanque puede crear una barrera a su alrededor para soportar más daño y ofrecer fuego de cobertura.

No es nada nuevo visto dentro de los shooters en tercera persona, pero funcionaba bastante bien. Los enemigos en el nivel eran piñatas y robots de todo tipo, atacándonos con sus propios cuerpos o con chicle. Sí, no es un juego serio, sino que pretende hacer disfrutar a toda la familia. Eso no significa que vaya a ser fácil, ya que cuando te rodean de piñatas las puedes pasar más canutas que el dentista al que vayan después los niños por las caries que tendrán de tantos caramelos.

Los objetivos que plantea Rascal Revolt tampoco son muy revolucionarios, al ser un defender la zona, acabar con cierto número de enemigos de un tipo, o una especie de capturar la bandera. Sin embargo, al tener un tiempo limitado para hacerlos, y ser tan importante el trabajo en equipo, la partida que eché fue bastante intensa al tener que hablar con los demás compañeros para ver dónde estaban, ayudarnos, etc.

rascal-revolt

Si se completaba un número determinado de objetivos, se llegaba a la ronda final, que consistía en un peligroso jefe. No logramos derrotarle, lo que daba una idea de que no estaremos ante un título fácil pese a su look infantil. Quizá el salto de dificultad choque bastante, ya que en las rondas anteriores, si se moría se reaparecía tras unos segundos, mientras que en la ronda del jefe la muerte suponía abandonar ya la partida.

Una habilidad que me gustó bastante es la de usar ataques especiales cooperativos con los demás usuarios. Para ello, se tenía que llenar una barra estando cerca de otros compañeros, y luego pulsar los dos a la vez los dos gatillos del mando. Igual un indicador en pantalla para ver que un compañero está haciendo el movimiento no vendría mal, pero es una mecánica que me gustó, al fomentar precisamente el trabajo en equipo y que no vaya cada uno por su lado, ya que la fuerza está en la manada y no en los Rambos de turno.

Otro aspecto curioso es que los caramelos, además de recuperar vida, aumentan el indicador de azúcar. Al llenarse, nos permite lanzar ataques más potentes con nuestro arma, por lo que había que medir bien si coger los caramelos ahora, o esperarse un poco para poder curarse y además llenar este indicador especial en situaciones más de necesidad.

rascal-revolt

Pese a todas estas bondades e ideas atractivas, se nota que a Rascal Revolt le queda mucho desarrollo por delante. Más allá de cuestiones técnicas, todavía le falta dar firmeza a los disparos o hacer que se sienta que realmente hemos impactado en un enemigo. También habría que medir los picos de dificultad, o poner más indicadores de qué hacen varios power-ups que se pueden recoger.

Aun así, el título va por buen camino, y si logran seguir adelante tras los Premios Playstation, les puede quedar un título de lo más divertido para disfrutar con los amigos pegando unos tiros y ganando unas caries. Así que buena suerte a Rascal Revolt en los Premios Playstation y a todos los demás finalistas, ya que si todos los proyectos eran igual de divertidos que este, se trata de una edición muy buena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *