Impresiones de 7th Dragon III Code: VFD. Luchando contra los dragones junto a una compañía de videojuegos

7th-dragon-iii-code-vfd-key-art

Con la llegada de Nintendo Switch el próximo marzo, hay dudas sobre si Nintendo 3DS tiene todavía algo atractivo que ofrecer, o si los juegos dejarán de llegar. Por suerte, de momento sabemos dos JRPG de ATLUS que estarán disponibles el próximo 2 de diciembre. Ya os hemos hablado de Shin Megami Tensei IV: Apocalypse, y junto a él llegará 7th Dragon III Code: VFD.

También pudimos probar alrededor de la primera hora de juego, que aunque no es el mejor indicativo de cómo será un JRPG de en principio gran duración. Aun así, sí que nos puede dar una ligera idea de cómo funcionará el sistema de combate, más o menos la importancia que se le da a la historia, etc. Todo esto lo pudimos comprobar con este título, que es radicalmente distinto a Shin Megami Tensei IV.

Con el título que tiene el juego, no sabía si estábamos ante una tercera entrega de una saga, y la verdad es que tampoco me quedó muy claro tras esta hora de prueba. Al parecer, la aventura se ambientará en el futuro, donde hay una especie de lucha entre dragones y humanos. Nosotros somos ajena a ella, ya que controlamos a un joven que simplemente ha ido a visitar una empresa de videojuegos, que tiene un último producto como de realidad virtual que queremos descubrir.

7th-dragon-iii-code-vfd-screenshot-3

La parte argumental terminaba ahí, y nos soltaban directamente en la acción. Con nuestro personaje creado, nos íbamos al mundo virtual, que se ambientaba en un mundo post-apocalíptico donde todo estaba destruido. Podíamos adentrarnos en el mundo virtual solos o con un grupo de otros tres aliados, siendo lo más recomendable, ya que los enemigos son bastante más duros de lo que podrían parecer en un principio.

Algo curioso es que, aunque nuestro protagonista va acompañado de un personaje importante, nuestro grupo está formado únicamente por personajes creados por nosotros mismos. Esto lo haremos en un terminal, donde podremos elegir la clase de personaje que nos acompañará, su nombre y su patrón de color.

Habrá una cantidad importante de clases en las que elegir, teniendo cada una sus puntos fuertes. En mi grupo puse a un espadachín, un pistolera y una hacker, teniendo los tres habilidades diferentes que me vinieron de perlas en esta hora inicial.

7th-dragon-iii-code-vfd-screenshot-2

El desarrollo de 7th Dragon III Code: VFD es bastante clásico. Vamos avanzando por el mapa (bastante lineal en estos primeros compases), y de cuando en cuando nos meteremos en un combate como en los clásicos del género. Las peleas son por turnos, teniendo cada personaje sus conjuntos de habilidades, debilidades, etc.

Las peleas tienen un buen ritmo, y son bastante desafiantes. Los conejitos y las polillas que nos atacarán al principio nos pueden matar fácilmente en un par de ataques, y por eso ir con un buen equipo es fundamental. Al mismo tiempo, hay que saber aprovechar los puntos fuertes de cada personaje.

Por ejemplo, el espadachín era bastante versátil, siendo especialmente efectivo contra los enemigos terrestres. Contra los aéreos, el pistolero es el personaje más poderoso. Por otro lado, el hacker podrá lanzar ataques mágicos con un bajo coste de MP en comparación con sus compañeros, pero antes será necesario tener las cartas necesarias para lanzar dicho ataque, sacándose en cada turno una nueva carta.

7th-dragon-iii-code-vfd-screenshot-1

Al subir de nivel, los personajes se curaban por completo, y tiene pinta que estaremos ante un juego en el que tener un nivel adecuado será clave para enfrentarnos a los enemigos. Esto lo empecé a notar cuando aparecieron una especie de nubes con cuernos rojos (los diseños son, cuanto menos, pecualiares), que ya hacían más daño todavía que los conejos y las polillas. Luego, el primer jefe final al uso, un dragón pequeño, me aniquiló, y justo ahí se acabó mi tiempo con el juego.

El ritmo de juego fue sin duda un contraste con respecto a Shin Megami Tensei IV, ya que apenas había diálogos, lo cual es incluso refrescante en un inicio de un JRPG. Por desgracia, técnicamente es justillo. El estilo visual no está mal, pero había varios tirones, y no se podía usar el efecto 3D de la consola. Al menos, la música en esta primera mazmorra era bastante atractiva.

En general, 7th Dragon III Code: VFD promete ser un JRPG divertido, pero no muy rompedor o espectacular. Sus puntos fuertes prometen ser las amplias opciones de personalización para nuestro grupo gracias al número de clases disponibles. Su estilo de juego más directo (a priori, luego puede que la historia cobre más importancia) puede ser otro punto a favor de lo que busquen una experiencia más directa en vez de una más durilla en sus inicios.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *