Impresiones de la beta de Call of Duty: Infinite Warfare. Muy similar, pero en el futuro lejano

call-of-duty-infinite-warfare

Las betas han ido ganando en importancia en los últimos años no por lo útil que sean para mejorar el juego, sino por funcionar como demos que permiten probar antes de su lanzamiento los mayores juegos del momento. Esto normalmente nos ha dado una oportunidad de oro para echar unas partidas al Call of Duty de turno antes de que llegara noviembre, pero este año si cabe era más importante para Call of Duty: Infinite Warfare por la dura competencia que está poniendo Battlefield 1 y el odio que ha levantado esta entrega.

Por este motivo, la beta tenía que suponer un golpe de efecto para demostrar que la saga sigue en buena forma, y que la ambientación espacial iba a ofrecer algo nuevo que echara para atrás a los detractores. Tras todo un fin de semana con la beta en su versión para PS4, ¿habrá logrado la beta cambiar las expectativas de la gente de cara a Infinite Warfare?

Lo primero a destacar es que sí, ha habido varios problemas importantes durante este fin de semana, que de hecho hicieron que se ampliara la beta un día más de lo esperado. Estos problemas se centraban sobre todo en la conectividad, al hacer que estuviéramos mucho tiempo esperando para entrar a una partida, y que en algunas de ellas hubiera el dichoso lag. Mientras ha ido avanzando la beta estos problemas se han ido reduciendo, con que espero que el problema sea puntual de esta beta y no algo que se traslade a la versión final.

call-of-duty-infinite-warfare

A simple vista, se nota que Infinite Warfare parte de la base de Black Ops III, pero con algunas modificaciones pequeñas. El sistema de especialistas se ha cambiado por el uso de varios exoesqueletos, que tienen diferentes modificaciones. Cada uno tiene alguna ventaja pasiva que podremos elegir, como hacer que la vida se regenere antes. Además, podremos elegir el arma o habilidad especial, que podremos usar como en Destiny o el mencionado Black Ops III, pero habiendo más opciones por cada exoesqueleto. A cambio, hay menos opciones que especialistas, lo que permite centrarse en personalizar visualmente nuestro exoesqueleto preferido.

Otra novedad es que las armas tienen grados de rareza, pudiendo conseguirlas en las cajas aleatorias (se están convirtiendo en la norma actualmente, por desgracia) junto a otros elementos de personalización, o creándolas con la moneda del juego. Con cada nuevo nivel de rareza del arma, conseguiremos diferentes ventajas, como mejor rango, o en el caso de ser un arma Legendaria, poder solicitar la bomba nuclear con una racha de 25 bajas. Nuevamente, no es algo que cree una diferencia muy grande, y hasta me gusta que haya una progresión mayor a nivel de las armas.

call-of-duty-infinite-warfare

La última novedad importante es que hay un sistema de misiones algo diferente a los típicos desafíos. Ahora, podremos alistarnos a un grupo en concreto, que nos ofrecerá tres misiones en cada partida. Si las cumplimos iremos subiendo de rango en esa facción, lo que nos dará acceso a diferentes armas especiales y únicas.

Todos estos cambios no son muy grandes, y me gustan, pero no afectan como tal al núcleo del juego. Las mecánicas de Infinite Warfare son esencia las de Black Ops III, al poder usar el jetpack para deslizarnos o subir verticalmente mientras tengamos combustible. También podremos correr por las paredes, lo que en principio, debería aumentar la verticalidad del juego.

Por desgracia, esta verticalidad propia de la anterior entrega se ha perdido por el que me parece el punto más flaco del juego de momento: el diseño de niveles. Son mucho más cerrados y pequeños, habiendo apenas un par de zonas donde usar bien el jetpack. Esto hace que la jugabilidad sea más terrestre que en los dos últimos años, acercándose al espíritu visto en GhostsModern Warfare, pero con el añadido de las armas y habilidades especiales.

call-of-duty-infinite-warfare

Esto no es malo en absoluto, pero hay cosas por mejorar. Para empezar, los mapas se sienten demasiado pequeños, y uno de ellos me parece excesivamente caótico, sin apenas lugares emblemáticos que nos hagan diferenciar una sala de otra. Este diseño tan compacto en los mapas hace que los subfusiles estén a la orden del día, y como el grado de dispersión desde la cadera es tan bajo, casi todo el mundo va corriendo subfusil en mano.

Esto se agrava porque morimos en menos disparos que antes, habiendo muchas veces en las que veremos que nos han matado por un tiro en el pie porque tienen un arma más rápida que la nuestra, aunque sea incluso menos precisa.

Todo esto provoca un ritmo de las partidas algo diferente a lo visto en Black Ops III, pero como le falta ese toque de verticalidad y hay tantos subfusiles, la experiencia general es algo más pobre que en la obra de Treyarch. Lo bueno es que esto puede cambiar con unos pequeños ajustes en las estadísticas de las armas, y sobre todo, con un buen diseño de mapas. De los 4 de la beta, tres están bastante bien, pero espero que el malo, ambientado en una base espacial, sea una excepción y no la norma.

call-of-duty-infinite-warfare

Aunque me he centrado en cosas malas, la beta también tiene cosas bastante buenas que me han gustado. Las armas y habilidades especiales están genial. Una que me ha gustado mucho es un arma rápida del exoesqueleto de guerrero que tiene una gran cadencia de disparo, y además los disparos pueden rebotar en varias superficies. Con el exoesqueleto del mercenario, la habilidad de arrasar con todo gracias a un escudo que nos hace indestructibles por delante es fantástica.

Además, a pesar de las pegas que he comentado antes, Infinite Warfare claramente va a seguir siendo muy divertido. En el tiempo que he estado jugando me he enganchado, y gracias a los nuevos sistemas de progresión, sientes que avanzas más que en las entregas anteriores. Eso sí, el tema de las cajas aleatorias sigue sin hacerme demasiada gracia, pero por desgracia parece que está aquí para quedarse en la mayoría de los juegos online.

Técnicamente, la beta es otro punto en el que decepciona bastante. No es que luzca mucho mejor que Black Ops III, pero al menos sigue siendo fluido a más no poder. Lo que me ha parecido muy pobre es precisamente en el mapa peor diseñado, que los cuerpos al morir se quedan flotando porque aparentemente no hay gravedad. Pues bien, esa falta de gravedad no se aplica a ningún objeto, ya que hay extintores que pueden derribarse y actúan como si estuvieran en la Tierra. Lo mismo ocurre con las granadas, lo que crea un contraste muy absurdo.

call-of-duty-infinite-warfare

En definitiva, la beta de Call of Duty: Infinite Warfare deja un sabor agridulce. Por un lado, basarse en Black Ops III no es malo en absoluto, ya que se trata de un FPS increíble, y los cambios en los sistemas de progresión están la mar de bien. Sin embargo, varios aspectos jugables, como la dispersión de los disparos a la hora de disparar desde la cadera, o lo más importante, el diseño de los mapas, dejan bastante que desear.

Personalmente, esperaba algo más del cambio de ambientación tan futurista, y combates sin gravedad le habrían venido genial al título. Aun así, sigue siendo bastante divertido, y aunque todavía tienen cosas por pulir, tengo ganas de ver el resultado final el próximo 4 de noviembre.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *