Impresiones de Rolling BOB. El mejor uso posible al sensor de movimiento del Dualshock 4

rolling-bob

Algo que está haciendo muy bien Sony en España es apoyar el desarrollo nacional, gracias a iniciativas como los Premios Playstation. De ahí van a salir este año productos de lo más interesantes, y uno de ellos lo pudo probar el público en el Pixel Bar de Madrid el pasado 23 de septiembre. Se trata de Rolling BOB, que a simple vista puede parecer un plataformas de scroll lateral más, pero es bastante más único que eso.

El trabajo de Moon Factory se podría describir como una especie del Kirby en el que se dirige a la bola rosa creando caminos con una pantalla táctil, pero adaptándolo a PS4 con el Dualshock 4. El año pasado probé el juego durante la Madrid Games Week y me gustó mucho lo que enseñaron, aunque se jugaba o en PC o con un móvil, por lo que no sabía muy bien cómo podría funcionar con un mando, y el resultado es sorprendentemente bueno.

El nivel que se podía probar era el segundo de los 30 que traerá el juego (10 por mundo, acabando cada uno en un jefe final), y mucho ha cambiado desde el año pasado. Antes, el personaje se movía solo, teniendo que hacer que se chocara con un camino creado para que cambiara de dirección. Ahora se puede controlar el movimiento de BOB al hacer que acelere, frene o cambie de dirección, algo muy útil, ya sea en tierra o en el aire.

rolling-bob-

La forma de jugar es moviendo el mando, como en uno de los métodos disponibles para escribir en el teclado de PS4. Este método de control solo se ha usado en otro título, Blue Estate, y ahí era más común su uso al ser un shooter on-rails. Aquí, con el puntero iremos creando caminos que nuestro adorable amigo tendrá que usar para superar todo tipo de obstáculos, o alcanzar algunos de los coleccionables repartidos por los niveles.

El control es mucho más preciso de lo que me esperaba, y tras un par de minutos ya te sientes muy cómodo creando nuevos trazados, eliminando los que nos molestan o moviendo a BOB para que haga justamente lo que queramos. El diseño del nivel es bastante bueno, ya que si bien es sencillito al no haber muchos obstáculos mortales, sí que nos van enseñando cosas sin la necesidad de tutoriales incesantes.

Por ejemplo, hay unas rampas que se pueden usar para superar unos huecos acelerando, y para la última de esas rampas aparece una señal de peligro para indicarnos que no nos servirá este truquillo y tendremos que tirar de los trazados. La posición de los coleccionables, que pueden ser puntos o BITS a rescatar, está pensado para que nos la juguemos un poco si queremos conseguirlo todo, o guiarnos en función del caso.

rolling-bob

Al finalizar el nivel se consiguen puntuaciones en función del tiempo, los puntos conseguidos, los BITS rescatados y las veces que hayamos muerto. Es así como organizaron un torneo entre los asistentes, con varios premios para los mejores en cada una de las categorías. Algo que me gustó ver es que incluso gente que no es muy mañosa con los videojuegos, se podía poner y dibujar algún trazado para mover a BOB, por lo que es un método de control intuitivo y mucho más efectivo de lo que me imaginaba.

Aunque solo se podía probar ese segundo nivel, los chicos de Moon Factory enseñaron algunos de los jefes finales, y se ve que no todo será adorable, sino que la dificultad irá subiendo de forma gradual para obligarnos a usar todo lo que hemos aprendido en cada mundo para derrotar al jefe final de turno. El del primer mundo, por ejemplo, es un robot gigantesco que nos puede lanzar minas, tiene a varios BITS enjaulados a los que debemos salvar de caer a la lava, y con sus brazos además nos puede dar la del pulpo.

Con solo crear diferentes trazados para llevar a salvo a nuestros compañeros, evitar las minas o llevarlas hacia sus brazos cuando ataquen se derrotaba al jefe, aunque claro, antes había que tener ya una soltura haciendo los trazados. Aun así, murieron unas cuantas veces, por lo que no será tampoco un paseo por el parque. Otro jefe era radicalmente diferente, pero prefiero no spoilearlo para que cada uno lo descubra por sí mismo.

En definitiva, Rolling BOB me ha dejado muy buenas sensaciones. Sinceramente, no esperara que funcionara muy bien con el Dualshock 4, pero me han sorprendido para bien. De esta forma, todo apunta a que estaremos ante un plataformas muy fresco y que será único en PS4, lo cual es de agradecer. Aunque el desarrollo está casi ya terminado, las aventuras de BOB y sus amigos llegarán el próximo mes de noviembre, y hay ganas de seguir dibujando trazados para derrotar a los malvados robots del juego.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *